Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

19 oraciones y frases con legítimo

Las oraciones con legítimo que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar legítimo en una frase. Se trata de ejemplos con legítimo gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar legítimo en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A fi rmaba luchar en nombre del legítimo rey de España, Fernando VII.

  • Aunque no se cono- cen pruebas de una implicación directa, sorprende al menos su pasividad inicial y su escaso apoyo al gobierno legítimo.

  • Con este procedimiento Franco no restablecía a su muerte la monarquía tradicional, sino que instauraba una nueva monarquía continuadora de su propio régimen, ya que obviaba al heredero legítimo al trono –don Juan de Borbón– y obligaba al sucesor designado por él a jurar fi delidad a las Leyes Fundamentales.

  • De este modo, un discurso será legítimo siempre que se acerque a estas condiciones: la igualdad de los participantes, la libertad y la universalidad.

  • Decimos que el poder político es legítimo cuando se accede a él y se ejerce conforme a criterios de justicia.

  • El empleo de la fuerza solo sería legítimo para proteger los derechos cuando fracasaran todas las demás vías de negociación.

  • El matrimonio solo era legítimo entre ciudadanos y se concebía como un mero contrato ( engyesis ) con el objetivo esencial de tener descendencia.

  • El poder político, para ser legítimo, debe ser justo; es decir, ha de estar orientado al bien común y tiene que respetar los derechos humanos.

  • En Cataluña, desde el comienzo de la guerra, coexistían en la práctica dos centros de poder: a La Generalitat, el legítimo gobierno autonómico, presidido por Companys, de Esquerra Republicana, y que integraba a catalanistas de izquierda, comunistas y anarquistas.

  • Esta separación sirvió para que la ciencia se sancionara como único conocimiento legítimo.

  • Este abominable hecho histórico muestra cómo se puede detentar un determinado poder político conforme a la ley, pero sin ser legítimo.

  • La represión contra los liberales y los pronunciamentos Fernando VII no se conformó con ignorar toda la labor inspirada en los principios del liberalismo, sino que acometió contra los liberales mismos, sin reparar en el hecho de que ellos también habían luchado contra los franceses para conseguir su regreso a España como rey legítimo.

  • Las Cortes generales y extraordinarias de la nación española, congregadas en la real Isla de León, conformes en todo con la voluntad general, pronunciada del modo más enérgico y patente, reconocen, proclaman y juran de nuevo por su único y legítimo rey al señor D. Fernando VII de Borbón; y declaran nula, de ningún valor ni efecto la cesión de la Corona que se dice hecha en favor dc Napoleón, no solo por la violencia que intervino en aquellos actos injustos e ilegales, sino principalmente por faltarles el consentimiento de la nación.

  • Los mayores asombran a los pequeños, que crecen entonces con prisa para hacerse pronto dueños de su ración de sol, y al esparcir las raíces bajo la tierra, hay algunos quizá demasiado codiciosos que estorban a los demás en su legítimo empeño de alimentarse.

  • Si este decidía reconocerlo como hijo legítimo y, por lo tanto, aceptarlo, lo alzaba y lo abrazaba; al cabo de unos días (ocho para los niños y nueve para las niñas), en una fiesta llamada Lustratio lo purificaban, le daban un nombre y le entregaban un amuleto, llamado bulla .

  • Sin embargo, el Comité fue del todo ine fi caz: Alemania, Italia y Portugal continuaron ayudando militarmente a los sublevados, en contra de los compromisos adquiridos; en cambio, las potencias democráticas negaron la asistencia necesaria al gobierno legítimo de la República, que al fi nal solo contó con la ayuda militar de la Unión Soviética, único país que, a la vista de la actuación de Alemania e Italia, decidió ignorar también los compromisos adquiridos de no intervención.

  • Su in fl ujo se percibe, por un lado, en las corrientes más próximas al positivismo que reivindican las ciencias como única forma de saber legítimo.

  • Una nación puede carecer de soberanía e integrarse en un Estado más amplio, dando lugar a un Estado plurinacional, perfectamente legítimo, como sucede en Gran Bretaña.

  • Y por último, su ubicación en Rávena, en Italia, reforzaba aún más las pretensiones de Justiniano de reunificar el antiguo Imperio Romano, del que se consideraba legítimo heredero tras la caída de Occidente en manos de los bárbaros.