Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

75 oraciones y frases con laterales

Las oraciones con laterales que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar laterales en una frase. Se trata de ejemplos con laterales gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar laterales en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Alzado de tres pisos: arquería de separación de las naves laterales, triforio y ventanales con vidrieras.

  • Alzado en tres pisos: arquería de separación de las naves laterales, triforio y ventanales con vidrieras.

  • Ante la a fl uencia masiva de peregrinos, que acudían a visitar las reliquias de ciertas iglesias –en especial las del Camino de Santiago–, surgieron las denominadas iglesias de peregrinación, cuyas naves laterales se prolongan por detrás de la capilla mayor, creando un deambulatorio o girola, al que comunican pequeñas capillas semicirculares.

  • Como estas son cortas y laterales al desplazarse su cuerpo roza con el suelo.

  • Como estas son cortas y laterales, al desplazarse su cuerpo roza con el suelo.

  • Consiste esencialmente en la superposición de dos fachadas de templo antiguo: una central con cuatro semicolumnas de orden colosal sobre plintos, que se corresponde con la nave central; y otra más ancha y retraída respecto a la anterior, con pilastras de altura igual a la de las naves laterales.

  • Constaba de tres naves: una central, más elevada, cubierta con bóvedas de arista; y dos laterales, con bóvedas de cañón.

  • Cubierta mediante bóveda de crucería sencilla o cuatripartita en todos los tramos, tanto de la nave central como de las laterales.

  • De ellas, la central, más alta y más ancha, está separada de las laterales por series de arcos sobre columnas de mármol corintias del siglo, reaprovechadas.

  • De este modo los peregrinos podían recorrer la iglesia por las naves laterales y la girola sin interferir los o fi cios litúrgicos.

  • De este modo los peregrinos podían recorrer toda la iglesia por las naves laterales y la girola, sin interferir en los actos de la nave central y el presbiterio.

  • El alzado interior de la iglesia gótica clásica quedaba, pues, dividido en tres niveles: La arquería de separación de las naves laterales, sustentada por altos y gruesos pilares.

  • El alzado se divide en tres partes: arquerías, tribuna sobre una de las naves laterales (pervivencia del Románico) y ventanas.

  • El arco apuntado ejerce empujes laterales menores que el arco de medio punto y posibilita, por tanto, aumentar la altura del edificio.

  • El Descendimiento es la tabla central de un tríptico del que no se conservan las puertas laterales.

  • El interior, inspirado en la basílica romana de Constantino y Majencio, constaba de una sola nave con capillas laterales y transepto.

  • El módulo que define todo el sistema de proporciones es la distancia entre las pequeñas cabezas que recorren el entablamento: multiplicado por dos da la anchura de las calles laterales; por cuatro, la del arco de entrada central; la anchura total de la fachada es igual a su altura hasta el vértice del frontón; y así sucesivamente.

  • El registro superior, en el muro occidental, a ambos lados de la puerta de acceso, muestra escenas relacionadas con los orígenes de Roma; en el muro opuesto, personificaciones de Roma y la Paz; y en los muros laterales, el cortejo encabezado por Augusto en la ceremonia del sacrificio, realizado en aquella ocasión sobre un altar de madera.

  • El sistema de cubierta es con bóveda de crucería sexpartita en la nave central, y sencilla o cuatripartita en las laterales.

  • El tipo más frecuente era el tríptico, en el que los laterales servían de portezuelas.

  • En el piso inferior, el centro lo ocupa el tema principal, la Adoración del Cordero Místico, en un fondo de paisaje que se continúa en las cuatro tablas laterales, donde se personifican las virtudes cardinales: a la izquierda, la justicia (representada por jueces) y la fortaleza (caballeros); y a la derecha, la templanza (ermitaños) y la prudencia (peregrinos, precedidos por el gigante San Cristóbal, patrón de los viajeros).

  • En el piso superior de la tabla central se representa a Cristo en Majestad, flanqueado por la Virgen y San Juan (tema bizantino de la Déesis); y en las tablas laterales, a Adán y Eva en los extremos, y a ángeles cantores y músicos.

  • En el registro superior se representan siete escenas de la pasión de Cristo, en el inferior siete gozos de la Virgen y en los laterales quince santos.

  • En las iglesias de peregrinación a este camino se añade el que permite recorrer la iglesia por las naves laterales bordeando el altar por la girola.

  • En las jambas, a la derecha del espectador, apóstoles, y a la izquierda, profetas; unos y otros aparecen también en las jambas de las dos puertas laterales, en sus lados respectivos.

  • En las tribunas o galerías que discurren por encima de las naves laterales, bóveda de cuarto de cañón.

  • Esto implica que a cada tramo de la nave central le corresponden dos de las laterales.

  • Girola Absidiolo Crucero Naves laterales Nave central Naves laterales Flecha Clave Dovela Salmer No está clara su función, tal vez albergar a los peregrinos o, simplemente, aumentar la capacidad de la iglesia en las grandes celebraciones.

  • La solución consistió en sustituir las tradicionales cubiertas de madera por estructuras de piedra abovedadas: en la nave central, más ancha y más alta, se usaba la bóveda de medio cañón reforzada por arcos fajones; y en las naves laterales, la bóveda de arista.

  • La actual de Santa de Fe de Conques (iniciada a mediados del siglo y concluida a principios del siglo ) presenta los rasgos esenciales de este tipo de iglesias, aunque sus dimensiones son algo más pequeñas de lo habitual: planta de cruz latina, transepto con naves laterales, girola detrás del altar, capillas radiales y tribuna por encima de las naves laterales.

  • La adopción de insólitos puntos de vista y encuadres, similares a los que proporciona la visión a través de una cámara fotográfica: motivos descentrados o cortados por los bordes del cuadro; ángulos de visión laterales, picados o contrapicados, etc. En esto probablemente influyeron también los grabados japoneses.

  • La altura de los árboles y el grosor de sus troncos excedía todo lo que yo, criado en las ciudades, hubiese podido imaginar; se disparaban hacia arriba como columnas magníficas hasta que allá, a enorme distancia sobre nuestras cabezas, podíamos distinguir borrosamente el lugar donde se abrían sus ramas laterales que se enlazaban para constituir una enorme cúpula de verdor, atravesada únicamente por un ocasional rayo de sol que trazaba una fina y deslumbrante línea de luz que bajaba por entre la majestuosa oscuridad.

  • La base del rascacielos consiste en un núcleo de hormigón del que parten tres secciones laterales que ascienden y se van aproximando al núcleo central, de modo que este se va estrechando y acaba en punta.

  • La cubierta sustituyó la bóveda sexpartita, característica del preclásico, por la bóveda de crucería sencilla o cuatripartita, lo que conlleva la correspondencia de cada tramo de la nave central con uno solo de las laterales, y no con dos, como ocurría con la bóveda sexpartita.

  • La fachada es cóncava y se presenta como un nexo de unión entre los dos laterales del patio porticado.

  • La iglesia es de una sola nave con capillas laterales entre los contrafuertes, con transepto no destacado en planta y un crucero cubierto por un magnífico cimborrio sobre trompas.

  • La intención del artista es convertir al observador de la obra en participante activo del fervor religioso de la santa, y para ello le invita, en primer lugar, a asistir a una representación, simulando a su alrededor un auténtico recinto teatral, con un escenario enfrente y palcos laterales con espectadores; y después, le capta emocionalmente por la tensión dramática y la fuerza expresiva de los personajes.

  • La nave central era más alta que las laterales, con ventanas en el tramo de más altura y con ábside en la cabecera.

  • La nave central es más alta y más ancha, con cubierta a dos aguas; su armadura es de madera, a veces oculta por un techo plano con casetones; y su diferencia de altura con las naves laterales permite la apertura de ventanas que la sobreiluminan.

  • La pintura sobre tabla, generalmente al temple, propició en su versión monumental la producción de retablos, colocados tras el altar mayor o en las capillas laterales, dedicadas a los santos.

  • La planta, como todo el edificio, es de gran complejidad, pero se puede reducir esencialmente a una cruz latina, formada por cinco largas naves longitudinales, de las cuales la central tiene el doble de anchura que las laterales; las naves del transepto son de la misma anchura que sus correspondientes longitudinales, pero se reducen a tres: una central y dos laterales.

  • La supresión definitiva de la tribuna, todavía presente en el Gótico preclásico, obligó a la utilización de arbotantes para contrarrestar los empujes laterales de la nave central.

  • Las brocas para perforar paredes y materiales pétreos tienen en la punta dos pastillas laterales de un material muy resistente a la abrasión.

  • Las cubiertas son las propias del Románico: bóveda de cañón con arcos fajones en la nave central y el transepto, bóvedas de arista en las laterales y el atrio, cúpula sobre trompas en el crucero, y bóveda de horno en el ábside.

  • Las dos naves laterales se prolongan en el ábside de la cabecera en un deambulatorio o girola.

  • Las dos torres laterales fueron duplicadas en altura tras la restauración realizada al finalizar la Guerra Civil.

  • Las estoas eran espacios porticados, con columnas y muros laterales; a menudo se encontraban en el ágora.

  • Las naves laterales son sustituidas por capillas comunicadas entre sí, para potenciar el culto a los santos, rechazado por la Reforma protestante y potenciado por el Concilio de Trento.

  • Las super ficies equipotenciales serán super ficies laterales cilíndricas, concéntricas con el tubo.

  • Los arcos de medio punto, sobre columnas corintias, se realzan con la inserción de un fragmento de entablamento sobre el ábaco de los capiteles, permitiendo así que las columnas tengan el mismo canon que las pilastras de las naves laterales con las que se corresponden.

  • Los muros laterales se prolongan en antas (pilastras) hasta el nivel de las columnas.

  • Los sistemas de cubierta son los característicos del Románico: la nave central, con bóveda de cañón reforzada por arcos fajones; las naves laterales, con bóvedas de arista por tramos; la tribuna, con bóveda de cuarto de cañón; los ábsides, con bóveda de horno; y la cúpula, con bóveda octogonal sobre trompas.

  • Los soportes de la arquería de separación de las naves laterales son pilares compuestos de un robusto núcleo central y cuatro columnas adosadas al mismo que se prolongan en los arcos correspondientes, pero se disponen alternativamente pilares poligonales con columnas cilíndricas y pilares cilíndricos con columnas poligonales.

  • No obstante, a diferencia de la disposición superficial de los personajes de la parte inferior, en el ámbito de la Gloria se insinúa, mediante variaciones de luz y tamaño, una cierta profundidad espacial, apreciable en la figura de Cristo y en los bienaventurados de la derecha, así como en los grupos laterales.

  • Organización vertical en tres pisos: el inferior, con las portadas, de la misma altura que las naves laterales; el del medio, hasta la altura de la nave central; y el superior, con el remate de las torres laterales.

  • Otro rasgo definitorio de las iglesias de peregrinación, aunque no se percibe en la planta, es la existencia de tribunas, galerías que transcurrían por encima de las naves laterales, de igual anchura que ellas y con arcos que se abrían a la nave central.

  • Para las ventanas, introduce parcialmente un palillo en las paredes laterales a modo de viga pequeña.

  • Pero la parte más interesante es la fachada, inconclusa, que sigue el modelo de un arco de triunfo romano, cuyos laterales debían albergar los sepulcros de Sigismondo e Isotta.

  • Por otra parte, todo el conjunto tiene un intencionado carácter teatral puramente barroco: la historia se desarrolla dentro de una estructura arquitectónica de líneas quebradas y curvas, a modo de escenario, y en las paredes laterales de la capilla sendos relieves simulan palcos en profundidad desde los que se asoman diversos espectadores –los miembros de la familia Cornaro, que encargó la obra–, para contemplar el milagro como si se tratara de una puesta en escena.

  • Se han de ajustar las posiciones del disco y la pantalla para que los tres puntos queden alineados; el central tiene que coincidir con el agujero de la pantalla y los puntos laterales tienen que quedar equidistantes del central.

  • Se puede dar mayor estabilidad a los elementos verticales de las estructuras adjuntando elementos laterales que realicen un esfuerzo de, como ocurre, por ejemplo, en los contrafuertes de las iglesias.

  • Se trata de un claro ejemplo de influencia italianizante, ya que en su interior sigue el modelo de iglesia jesuítica iniciado en Il Gesù de Roma: una gran nave con capillas laterales comunicadas entre sí, y un crucero coronado por cúpula.

  • Sobre dos puertas gemelas con arcos escarzanos se elevan tres pisos, separados por frisos y enmarcados en los laterales por dos semicolumnas.

  • Sobre las naves laterales circula la tribuna, que se continúa sobre el transepto y la girola.

  • Son de especial interés los relieves laterales del intradós del arco, que se comentarán más adelante, en el apartado de la escultura.

  • Su exterior, en cambio, solo se entendía como parte de un conjunto urbanístico, por lo que solamente se cuidaba la fachada y se desatendían los laterales o las partes menos visibles.

  • Su planta consta de un nártex, cinco naves (las laterales con prolongación por el doble deambulatorio) y un transepto que no sobresale en planta, de la misma altura que la nave central.

  • Su planta es de cruz griega inscrita en un rectángulo, pero si se observa con atención se puede comprobar que en realidad deriva de la planta basilical de tres naves, de las cuales la central es más ancha y más alta que las laterales y culmina en un ábside en la cabecera.

  • Supresión de los arbotantes y empleo de robustos contrafuertes exteriores, entre los cuales se disponen en el interior capillas laterales.

  • Surgieron así las llamadas iglesias de peregrinación, con transepto de igual estructura que el brazo longitudinal, cuyas naves laterales se prolongan por detrás de la capilla mayor, creando un deambulatorio o girola, a la que comunican pequeñas capillas semicirculares o absidiolos.

  • También maravillan sus armoniosas proporciones: la anchura de la nave central es el doble que la de las laterales, y la longitud del transepto equivale a la del cuerpo principal (sin considerar el pórtico ni el ábside de la cabecera).

  • También pueden aparecer duplicados en la parte delantera o en los laterales.

  • También puedes usar un tubo de cartón cilíndrico como el del papel de cocina, cortado longitudinalmente y pegado a los laterales del cepillo.

  • Tiene planta basilical de tres naves (más ancha y más alta la central) que culminan en sendos ábsides semicirculares; un transepto que apenas sobresale respecto a las naves laterales; tribuna sobre estas; y un atrio a los pies, abierto al exterior por una arquería de cinco vanos.

  • Todo el edificio se rige por un estudiado sistema de proporciones, cuyo módulo es el cuadrado definido por los tramos de las naves laterales.