Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

162 oraciones y frases con justicia

Las oraciones con justicia que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar justicia en una frase. Se trata de ejemplos con justicia gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar justicia en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿En qué consiste la justicia distributiva o principio de solidaridad ? .

  • ¿Es posible alcanzar la paz social si no reina la justicia?

  • ¿O la justicia fluye de una fuente externa a ellas?

  • «La justicia sin la fuerza es impotente.

  • «Para la amistad —escribe— es preciso que haya benevolencia recíproca y que cada uno desee el bien del otro sin que esto más allá de la justicia, porque supone querer el bien del amigo, aunque no le sea debido.

  • A su cabeza estaban los intendentes, hombres de con fi anza de la monarquía, que actuaban como delegados territoriales del gobierno, con muy amplias y variadas funciones: justicia, policía, recaudación de impuestos, reclutamiento y mantenimiento de las tropas, etc. Y a través de ellos la monarquía impulsó a nivel provincial muchos de sus proyectos de reforma.

  • Además el jefe del Estado personi fi caba la soberanía nacional, podía vetar lo aprobado en las Cortes y la justicia se administraba en su nombre.

  • Ahora bien: ¿qué entendemos por justicia?

  • Al igual que hizo Anaximandro, esa oposición fundamental sirve a Heráclito para explicar el movimiento en la naturaleza: hay enfermedad porque hay salud, hay guerras porque hay paz, etc. «Preciso es saber —a fi rma— que la guerra es común; la justicia, contienda, y que todo acontece por la contienda y la necesidad».

  • Amplía los temas de la DSI al atraso del sector agrícola, a la justicia en las relaciones entre países desarrollados y subdesarrollados, al aumento de la población, etcétera.

  • Asesinatos de prelados, ex gobernadores, agentes de autoridad, patronos, capataces y obreros; [...] rastreras intrigas políticas tomando por pretexto la tragedia de Marruecos, incertidumbre ante este gravísimo problema nacional, indisciplina social, que hace el trabajo ineficaz y nulo; precaria y ruinosa la producción agrícola e industrial; impune propaganda comunista, impiedad e incultura, justicia influida por la política, descarada propaganda separatista, pasiones tendenciosas alrededor del problema de las responsabilidades [...].

  • Así como el Estado liberal de derecho consagra el principio de igualdad formal de los ciudadanos, o igualdad ante la ley, el Estado social de derecho pretende hacer efectivo el principio de igualdad material de los ciudadanos, o justicia social.

  • Así pues, el régimen señorial, característico de la península Ibérica, no se diferenciaba en lo esencial del feudalismo europeo: a En el plano jurídico, implicaba un traspaso de competencias del rey (gobierno, justicia, cobro de tributos, etc.) a los titulares del señorío.

  • Así que la justicia, en derecho, se agota en la justicia formal o conformidad entre la situación planteada y la norma jurídica aplicada al caso.

  • Aunque existían algunas diferencias entre unas y otras, en general todas las basílicas respondían a unas características esenciales: Se utilizaban como lugares de reunión para negocios o como sede de tribunales, de ahí su nombre, ya que una de las atribuciones tradicionales de las monarquías antiguas era la administración de justicia.

  • Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos.

  • Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.

  • Cada provincia, a su vez, estaba dividida, a efectos de admi- nistración de justicia, en varios conventos jurídicos .

  • Con el tiempo estas reuniones adquirieron carácter permanente en el Imperio y se transformaron en distritos provinciales para impartir justicia, con capi- tales fi jas.

  • Cuanto se está viendo enseña que las Naciones más grandes y prósperas, y donde el orden, la libertad y la justicia se admiran mejor, son aquellas que respetan más su propia historia.

  • De forma análoga, Vitoria defendía el derecho a la libre circulación de personas, al libre comercio, a la pertenencia a una sociedad concreta, etc. Su doctrina es la base de lo que hoy se denomina derecho internacional, por medio del cual se busca la justicia entre instituciones y personas de distintos países que tengan legislaciones diferentes.

  • De la ética de la virtud a la ética política Clásicamente, se han distinguido cuatro virtudes fundamentales que reciben el calificativo de cardinales: la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza.

  • De la virtud de la justicia se deducen diversos deberes y derechos.

  • Decimos que el poder político es legítimo cuando se accede a él y se ejerce conforme a criterios de justicia.

  • Del mismo modo, los tribunales de justicia, o el sistema judicial entero, constituyen el conjunto de procedimientos establecidos —normas sociales— que responden a la cuestión de cómo actuar con justicia cuando hay conflictos entre los derechos de los ciudadanos o cuando se incumplen las leyes.

  • Derecho y justicia se encuentran íntimamente relacionados, pues toda ley dirigida a organizar la sociedad debe estar fundamentada en la justicia.

  • Dos términos muy repetidos en el lenguaje cotidiano y en los medios de comunicación son derecho y justicia.

  • El aspecto más original –y uno de los que resultaron más polémicos– es la organización territorial del Estado, que no responde ni al modelo de Estado unitario ni al de Estado federal, sino que adopta una estructura intermedia, que se podría de fi nir como Estado unitario descentralizado o Estado unitario de las autonomías : a Es un Estado unitario porque la Constitución establece la « indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles», y además porque el Estado tiene competencia exclusiva en numerosas materias fundamentales –relaciones internacionales, defensa y Fuerzas Armadas, administración de justicia, legislación en muy diversos campos, etc.– b Sin embargo, se reconocen las diferentes comunidades históricas de España, a las que se concede un amplio margen de autonomía, concretado en la instauración de órganos de gobierno propios, con importantes competencias e, incluso, con la posibilidad de elaborar leyes propias en los ámbitos que no son materia exclusiva del Estado.

  • El cristianismo, con su defensa de la dignidad intrínseca del ser humano y de la igualdad de todos los hombres como hijos de Dios, constituye el fundamento de los grandes ideales de justicia, igualdad y fraternidad.

  • El criterio fundamental de justicia o legitimidad en la actuación del poder político es el respeto a la dignidad y a los derechos humanos de los ciudadanos.

  • El estado de naturaleza, previo a la constitución del Estado, es dibujado por Hobbes como un estado de guerra en el que no hay derecho, justicia ni ley.

  • El fi lósofo distinguió entre justicia legal —que relaciona al ciudadano con la polis—, distributiva —que reparte proporcionalmente los bienes y las cargas entre los ciudadanos— y conmutativa —que regula las relaciones entre los individuos—.

  • El fi n último del individuo y el de la comunidad coinciden: si los individuos son buenos, la polis alcanzará la justicia y viceversa.

  • El libro de texto y las exposiciones de vuestro profesor o profesora os aportarán conocimientos que sustentarán vuestro proyecto y conceptos clave de ciudadanía como éstos: persona, dignidad humana, comunidad, sociedad, convivencia, ley y justicia, vida humana, igualdad-equidad, ecología, bien común, distribución de la riqueza, derechos de la infancia, etc. No bastará con concebir y elaborar un proyecto que os motive.

  • El lugar de la usticia en la sociedad Como sabemos, la justicia consiste en dar a cada uno lo que le corresponde.

  • El más importante era el Consejo de Castilla, que tenía más funciones que el resto, pues, además de encargarse de los asuntos de esta Corona, asumía competencias de gobierno muy amplias y variadas (económicas, religiosas, culturales) y actuaba como Tribunal Supremo de Justicia, por encima de cualquier Chancillería o Audiencia.

  • El objetivo de una de estas virtudes, la justicia, es la armonía de la vida social.

  • El principio de igualdad material o justicia social.

  • El que prendiere a un ladrón en el acto de robarle, le retendrá en su poder hasta que recobre lo suyo, y después lo entregará a la justicia de la Curia.

  • El resultado fue la basílica cristiana, cuyo modelo pudo ser la basílica del foro romano –lugar de administración de justicia y de reunión para negocios– o la basílica palatina –Aula Regia o Salón del Trono donde el emperador recibía en audiencia oficial–. En cualquier caso, se inspiró en los edificios romanos destinados a reuniones y audiencias.

  • El rey rea fi rmó su poder, y estipuló que en lo sucesivo correspondería al monarca designar al Justicia de Aragón.

  • El término legitimidad es sinónimo de justicia.

  • El Tribunal Constitucional es independiente de los demás órganos legislativos y señala la extensión y los límites de valores como la libertad, la igualdad y la justicia.

  • El Tribunal Superior de Justicia, que es como el Tribunal Supremo de cada comunidad.

  • Ellos estarán en condiciones de conocer el Bien y la Justicia en sí mismos, por lo que podrán tomar decisiones buenas y justas, pensando en el bien de la ciudad, y olvidándose de sus intereses particulares y egoístas.

  • Emulaban la edad dorada: durante su transcurso se suspendían temporalmente las actividades comerciales, se cerraban las escuelas, el senado o los tribunales de justicia, se permitía todo tipo de juegos de azar y apuestas y era habitual regalar saquitos de nueces, velas o muñequitos de arcilla.

  • En España, son instituciones importantes Cáritas, Manos Unidas, y Justicia y Paz.

  • En efecto, el principio que impregna todo el mecanismo de los impuestos es la llamada justicia distributiva o principio de solidaridad, según el cual se intenta distribuir la riqueza del conjunto de la población entre todos los individuos, de manera que nadie se quede al margen de los bienes y servicios de la sociedad.

  • En efecto, si logramos llegar a la de fi nición de la justicia, esta ya no será cambiante y relativa, sino algo inmutable e igual para todos.

  • En el ágora había una serie de edificios característicos: templos; bouleterion, sala cubierta donde se reunían los miembros del consejo o boulé ; pritaneion, lugar de reunión de los doce miembros de la comisión del gobierno de la ciudad; estrategeion, lugar de reunión de los estrategos o generales del ejército; heliea, lugar de reunión de los tribunales de justicia; stoa, galerías porticadas que se dedicaban al ocio, al comercio, a la conversación…; y otros edificios, como bibliotecas, baños públicos ( balaneia ), prisión, metroon (archivo público).

  • En el foro romano hay una serie de edificios característicos: uno o varios templos ; la basílica, edificio de planta rectangular donde se impartía justicia, además de ser el centro de la vida económica; el tesoro ( aerarium ) y el archivo ( tabularium ), donde se guardaban los documentos importantes de la ciudad; la curia, con funciones legislativas, donde se reunía el Senado; ante la curia estaban las rostra, tribunas en que los oradores se dirigían al pueblo; las tiendas ( tabernae ), que se encontraban a lo largo del foro, y el macellum o mercado.

  • En el piso inferior, el centro lo ocupa el tema principal, la Adoración del Cordero Místico, en un fondo de paisaje que se continúa en las cuatro tablas laterales, donde se personifican las virtudes cardinales: a la izquierda, la justicia (representada por jueces) y la fortaleza (caballeros); y a la derecha, la templanza (ermitaños) y la prudencia (peregrinos, precedidos por el gigante San Cristóbal, patrón de los viajeros).

  • En este sentido, la Constitución de nuestro Estado reconoce que la justicia es un valor superior del ordenamiento jurídico.

  • En este sentido, la vida económica ha de inspirarse en la justicia y la solidaridad.

  • En la medida en que el derecho se conecta con la justicia, solo será auténticamente ley la que respete los postulados de la ley natural.

  • En nuestros días existe un amplio acuerdo en la ciencia jurídica de que la justicia no puede estar autocontenida en la ley positiva, sino que su fundamento es externo a ella.

  • En segundo lugar, la justicia manda que nadie se apodere de lo ajeno ni sea desposeído de lo propio.

  • En sentido objetivo, el derecho es un conjunto de leyes que tienen por finalidad regular la conducta de la persona en sociedad, inspiradas en criterios de justicia.

  • En todo Estado se pueden distinguir tres poderes fundamentales: el legislativo, encargado de la elaboración de las leyes por las que se ha de regir la sociedad; el ejecutivo, o gobierno efectivo del Estado; y el judicial, o administración de justicia, que garantiza el cumplimiento de las leyes y sanciona a quienes no las observan.

  • En una de sus paredes la belleza se simboliza con una pintura del Parnaso; en la pared de enfrente, las Virtudes y la Ley aluden a la bondad y la justicia; por último, en las otras dos paredes, a su vez enfrentadas entre sí, se hace referencia a la verdad a través de dos temas: la Disputa del Santo Sacramento (o Triunfo de la Religión), que simboliza la verdad revelada por la fe y transmitida por el cristianismo; y la pintura aquí comentada, «La Escuela de Atenas», que alude a la verdad alcanzada a través de la filosofía y la razón.

  • Es cierto que limita la libertad de los individuos, pero se compensa con mayores ventajas, como la paz, el orden o la administración de justicia.

  • Es fácil y lo hemos repetido muchas veces: a imponer el orden, a dar pan y trabajo a todos los españoles, y a hacer justicia por igual...

  • Es la fuente de justicia de las leyes positivas.

  • Es la fuente última de la justicia de las leyes.

  • Es necesario que la sociedad esté impregnada de unos valores como la justicia, la verdad, la libertad, la honradez, el respeto a los derechos humanos, etc., que guíen la conducta de todos; las personas o las sociedades que ignoran estos valores reducen su vida a alcanzar únicamente el bienestar material, y esto es insuficiente para cualquier persona.

  • Es un deber de justicia que todo ser humano viva en este ámbito las virtudes de la honradez —con rectitud e integridad— y la diligencia, es decir, cumpliendo ágil, esforzada y cuidadosamente la actividad.

  • Ese modelo de racionalidad pasó a instaurarse de forma universal; la justicia, la verdad o el bien como objetos del saber habían dejado paso a la funcionalidad y la e fi cacia de este.

  • España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia.

  • España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

  • Esta será posible si nos esforzamos en lograr que todos los asuntos de la vida humana —la justicia, la economía, la educación, etc.— queden supeditados al amor.

  • Esta peregrina consecuencia puso al descubierto los límites del formalismo jurídico y, con el fin de la Segunda Guerra Mundial, la ONU impulsó el reconocimiento de los derechos humanos como criterios fundamentales de justicia, basados en el derecho natural.

  • Esta se basa en los valores que predicó y vivió Jesús como la verdad, la libertad, la justicia y el amor.

  • Esta teoría, conocida también como formalista, no admite más fuente de justicia que el derecho positivo establecido por el Estado.

  • Este ordenó encarcelarlo por sus manipulaciones y engaños, pero Antonio Pérez logró huir a Aragón, donde se acogió a la protección del Justicia Mayor.

  • Esto signi fi ca que la esencia de la justicia, es decir, lo que tienen en común todas las acciones justas, se hace patente mediante su de fi nición.

  • Esto no significa que no podamos estar seguros de nada, como defiende el escepticismo, pero nos obliga a revisar las respuestas que tenemos para determinar si hacen justicia a la realidad o no. Dudar quiere decir, pues, someter a crítica lo que sabemos o creemos saber con vistas a avanzar en el conocimiento y a profundizar en lo ya conocido.

  • Esto significa que el objetivo del Estado ha de ser la justicia social y que ha de garantizar los derechos y las libertades fundamentales de los ciudadanos y ciudadanas y su igualdad ante la ley.

  • Estos sustituyentes o ramificaciones son los radicales o grupos alquílicos .A menudo aplicamos a los demás etiquetas simplificadoras que no hacen justicia en absoluto a su riqueza como personas: «Es un carca», «Es un empollón», «Está loco» y otras que en más de una ocasión son directamente un insulto.

  • Exige la práctica de la justicia y es la única que nos hace capaces de esta.

  • Existen ideas de todo lo que es; hay ideas de los objetos físicos (como una piedra o un caballo) y hay ideas de valores estéticos o morales (la belleza, la bondad, la justicia, etc.).

  • Fortaleza, templanza, justicia, magnanimidad, Arte y prudencia.

  • Hay que tener en cuenta que en la Edad Media los municipios gozaban en general de un alto grado de autogobierno, con un amplio abanico de competencias (establecer normas de funcionamiento interno, mantenimiento del orden público, organización de milicias concejiles, administración de justicia en primera instancia, recaudación de tributos municipales, regulación y control del mercado y del uso de los bienes comunales, etc.).

  • Horkheimer, por su parte, acabó acercándose al pensamiento teológico, porque consideró que la miseria del hombre y su sufrimiento hacían despertar la esperanza en una justicia perfecta y divina.

  • Interiorizar los valores de respeto, cooperación, solidaridad y justicia, no violencia, compromiso y participación, tanto en el ámbito personal como en el social.

  • Interiorizar los valores de respeto, cooperación, solidaridad y justicia.

  • Justicia: virtud social por la que cada miembro de la comunidad desempeña bien sus funciones, sin inmiscuirse en las funciones de otros miembros.

  • La fuerza sin justicia es acusada.

  • La justicia (diké) consiste «en hacer lo que corresponde a cada uno de modo adecuado» y en «que cada uno no se apodere de lo ajeno ni sea privado de lo propio».

  • La respuesta de Felipe II fue contundente: envió un ejército para restablecer el orden y mandó ejecutar al Justicia, que había encabezado la protesta.

  • La administración de justicia En el ámbito de la administración de justicia los Reyes Católicos pronto abandonaron la práctica medieval de juzgar en persona durante sus viajes, y se limitaron a desarrollar las instituciones creadas por sus predecesores.

  • La Constitución europea ofrece una base legal más sencilla y eficaz para el fomento de la libertad, la seguridad y la justicia.

  • La cultura cristiana se expresa en el derecho, en las instituciones, en las relaciones entre los pueblos, en la defensa de la justicia y en la custodia de los más débiles.

  • La Danza de la Muerte [La Muerte invita a bailar al obispo, que dice lo siguiente:] Mis manos aprieto, de mis ojos lloro, porque soy venido a tanta tristura ; yo era abastado de plata y de oro, de nobles palacios e mucha holgura: ahora la muerte con su mano dura tráeme en su danza medrosa sobejo [...] [La Muerte se dirige al rey y le dice:] Rey fuerte, tirano, que siempre robastes todo vuestro reino e fenchistes el arca, de hacer justicia muy poco curastes, según es notorio por vuestra comarca: venid para mí, que yo soy monarca que prenderé a vos e a otro más alto [...].

  • La ética política se ocupa de las virtudes públicas fundamentales: la solidaridad, la responsabilidad y la justicia.

  • La felicidad consistiría, por consiguiente, en liberarse de las falsas opiniones y de las complicaciones innecesarias, ajustar los propios deseos a lo que basta para una vida austera, respetar la justicia, gozar de la amistad leal y abstenerse de la vida política.

  • La filosofía del derecho estudia su fundamento, los derechos y deberes de los ciudadanos y los distintos tipos de justicia.

  • La fuerza sin la justicia es tiranía.

  • La imagen de un mundo arrasado por Skynet no es más que una fabulación pedestre que no hace justicia a la realidad.

  • La justicia no posee un fundamento externo al derecho positivo.

  • La justicia emana de una fuente externa al derecho positivo, con arreglo a la cual se puede juzgar si una norma es ley.

  • La justicia en Aristóteles.

  • La justicia está autocontenida en el derecho positivo, más allá del cual no existe lo jurídico.

  • La justicia ha de ejercerse con equidad, que es el hábito de interpretar y aplicar la ley respetando la intención del legislador.

  • La justicia no basta para regular las relaciones entre las personas.

  • La justicia sin fuerza es contradicha porque siempre hay malvados.

  • La justicia, según Kelsen, se da siempre que al supuesto de hecho se le aplique la consecuencia jurídica prevista por la ley.

  • La justicia.

  • La La polis tiene una primera fi nalidad, que reside en en solventar las necesidades materiales de sus ci ciudadanos, pero no se detiene ahí, porque su fi fin principal es ayudarlos a vivir bien, esto es, a lo lograr una vida feliz mediante la promoción de l las virtudes, principalmente las virtudes intelect tuales y la justicia (que es la virtud básica de la s sociedad política).

  • La legitimidad es un concepto filosófico, superior y más relevante que el concepto jurídico de legalidad, pues sirve para juzgar si una norma jurídica es justa o si el poder político se ejerce según criterios de justicia.

  • La ley (del latín lex, legis ) es un precepto establecido por la autoridad competente, con el que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia.

  • La ley debe estar basada en la justicia para lograr un orden social adecuado.

  • La ley positiva o derecho positivo objetivo es aquella norma o precepto dado por una autoridad humana, cuya justicia depende de su conformidad con la ley natural.

  • La parte de la filosofía que se ocupa de la justicia, desde el punto de vista del buen gobierno y de la organización social racional, es la filosofía política.

  • La simbología en estos casos ya no es negativa como en otros centauros, acer cándose a valores positivos la fuerza, la vigilancia, el valor o la justicia.

  • La voluntad de todos no es criterio para juzgar sobre la justicia social, por no incluir todas las voluntades de los ciudadanos.

  • Las provincias, a su vez, se subdividían en conventos, que eran divisiones para la administración de justicia.

  • Las utopías posteriores, siguiendo el ejemplo de Platón, nacieron como una crítica a la situación política de su época y como una propuesta de cómo debía constituirse la comunidad para alcanzar la justicia y la felicidad.

  • Los duunviros presidían la curia, impartían justicia y, en ocasiones, ejercían algunas funciones militares.

  • Los algos les tomaban por mal e por codicia; las tierras se yermaban por mengua de justicia [...] [Los campesinos denuncian su situación en estos términos:] Tómannos los haberes e hacen nos mal pesar; los hijos e las mujeres piensan de los cautivar.

  • Los pretores administraban justicia o encargaban el proceso a un juez profesional.

  • Mantiene el orden y la justicia en el mundo y garantiza los juramentos.

  • Necesitamos la justicia, pero también podemos dar respuestas más exigentes de fraternidad universal, amor al prójimo o solidaridad.

  • No obstante, las competencias del rey eran amplias (máxima jefatura militar, legislación, instancia superior de justicia, etc.), aunque en la práctica estaban muy limitadas por el poder de la nobleza y la Iglesia.

  • No se habla solo de la pobreza material —si bien es cierto que los más necesitados contarán de modo especial con el consuelo de Dios—, sino de una actitud de libertad interior que hará posible la justicia social.

  • Nuestra Constitución, en su primer artículo, establece que la justicia se considera, más que una norma jurídica, un valor superior del ordenamiento jurídico.

  • Ordena la siguiente frase: o la justicia, / como son la paz / que el estado ha de asegurar / También son comunes aquellos bienes inmateriales / pero que hemos de construir entre todos / imprescindibles para la convivencia.

  • Pero la acción del cristiano, inspirada por el ejemplo de Jesús y por el Evangelio de las Bienaventuranzas, está motivada no solo por este afán de justicia, sino también por el amor a los pobres.

  • Platón no aceptó ningún sistema político concreto, sino que se planteó la búsqueda de la organización social perfecta —modelo para todas las polis—, que aproximara a los hombres al bien y a la justicia.

  • Podría tratarse de alguien que trabaje en una ONG, o en alguna agrupación ciudadana que ayude a mujeres maltratadas, a personas desahuciadas... (se pueden tratar los temas de la justicia social, los derechos humanos y la participación de los ciudadanos en el bien común).

  • Por otra parte: Considerando que la necesidad, la razón y la justicia exigen que el antagonismo entre una y otra clase desaparezca, reformando o destruyendo un estado social que tiene sumidos en la más espantosa miseria a los que emplean toda su vida en producir la riqueza que poseen los que en muy poco, o nada, son útiles a la sociedad; que esto no se puede conseguir más que de un solo modo: aboliendo las clases y con ellas los privilegios y las injusticias que actualmente reinan y creando en su lugar colectividades obreras unidas entre sí por la reciprocidad y el interés común; que las transformaciones de la propiedad individual en propiedad social o de la sociedad entera es la base firme y segura en que ha de descansar la emancipación de los trabajadores; que la poderosa palanca con que estos han de remover y destruir los obstáculos que a dicha transformación de la propiedad se opongan ha de ser el Poder político, del cual se vale la clase media para impedir la reivindicación de nuestros derechos.

  • Por ejemplo: la verdad, el universo, el bien, la justicia, la realidad, la belleza, el amor, el alma, Dios, etcétera.

  • Por ello, es de justicia que el Estado facilite todas las condiciones sociales y políticas necesarias para ese desarrollo personal de sus ciudadanos.

  • Por encargo de Filipo II, Aristóteles fue el responsable de la educación del joven Alejandro, a quien enseñó la importancia de virtudes como la sabiduría, la magnanimidad, la amistad y la justicia.

  • Por esa razón, el Estado liberal se ha considerado un Estado mínimo: se limita a ejercer las funciones de policía, justicia y fomen to de infraestructuras económicas, pero no se hace cargo de la prestación de otros servicios públicos.

  • Por eso se afirma también Los que tienen hambre y sed de justicia, es decir, los que, más allá de las opiniones dominantes, buscan el bien verdadero.

  • Por eso, desde el principio, junto con la evangelización se han predicado la justicia, la igualdad y la fraternidad entre todos los hijos de Dios en Cristo.

  • Por lo tanto, el bien común de la sociedad exige justicia en la distribución de los recursos materiales, sin que nadie quede al margen.

  • Por lo tanto, sin justicia y sin respeto a los derechos de los demás, no puede haber verdadera paz.

  • Por otra parte, el cargo de Justicia Mayor se encargaba de garantizar el respeto a los fueros de este reino frente a los abusos o intromisiones del rey o sus representantes, por lo que era una fi gura altamente considerada entre la población aragonesa.

  • Por su carácter coactivo, el estado civil comenzó a defender la justicia distributiva y la propiedad privada, y evitó la violencia entre los individuos.

  • Precisamente, la virtud de la justicia aplicada a la polis consiste en eso: si cada ciudadano está en su puesto y hace lo que debe, se logrará la polis ideal, en la que reinará el orden y las personas alcanzarán la felicidad.

  • Protegen el valor de la igualdad material o justicia social (derecho a un salario digno, a la protección social, etcétera).

  • Quien piensa conformarse a la virtud sobrenatural del amor sin tener en cuenta su correspondiente fundamento natural, que incluye los deberes de la justicia, se engaña a sí mismo: «La caridad representa el mayor mandamiento social.

  • Se parece a la justicia conmutativa, ya que hay un intercambio en el amor, pues el que ama ha de ser, a su vez, amado.

  • Según esta doctrina, no habría un criterio objetivo para distinguir verdad y falsedad ni justicia e injusticia, independientemente de sus consecuencias prácticas.

  • Según este autor, los conceptos universales —como el de Bien en sí o la Justicia en sí— pueden ser alcanzados por la razón, que debe descubrirlos y extraerlos del interior del alma.

  • Sin embargo, a pesar de estos intentos de organización, la administración de justicia adolecía de graves inconvenientes y di fi cultades, como la considerable extensión de los lugares de señorío, que en muchos asuntos quedaban fuera de la jurisdicción real; y en las tierras de realengo, la gran diversidad de fueros locales y de normas, a menudo confusas y contradictorias entre sí.

  • Sin justicia ni libertad, la paz social se pone en peligro, ya que las personas pueden exigirlas con violencia y provocar así graves tensiones dentro de la sociedad.

  • Sin justicia no hay respeto a los derechos de los ciudadanos.

  • Sócrates y Platón afirmaban que las leyes elaboradas por la polis solo eran justas si realizaban la idea natural de justicia.

  • Su ideario, algo difuso, defendía el progreso y la justicia social.

  • Su origen estaba en las reuniones ( conventus ) que se convocaban en días y lugares fi jos dentro de cada provincia, para que el gobernador provincial administrara justicia.

  • Surgió así una incipiente organización territorial de la justicia.

  • También emprendió reformas en la educación, la administración de justicia y el ejército, que adquirió un carácter más profesional y al servicio del Estado.

  • También invita a corresponder, siendo uno fiel a sus propias promesas, y así lo exige la justicia ante los demás (y el bien de quienes quieres y te quieren).

  • Teoría del derecho natural La teoría del derecho natural defiende que, por encima de las leyes que establece el Estado, existe un orden trascendente de justicia al que toda ley debe sujetarse: la ley natural.

  • Tomás de Aquino añadió que la justicia de una ley depende, además, de su ordenación al bien común.

  • Un Estado debe asegurar ese mínimo orden que permita la búsqueda del bien común y, por tanto, la progresiva adquisición de una paz más profunda basada en la justicia.

  • Una paz sin justicia es precaria y, antes o después, degenera en violencia.

  • Valorar el pago de los impuestos como una manifestación de justicia distributiva y una actitud de solidaridad.

  • Valorar las acciones encaminadas a la consecución de la paz y la justicia en todo el mundo.

  • Y puesto que la voluntad de los Reyes que en estos tiempos han reinado y sus consejos ha sido proveerlos de justicia y conservarlos en ella, y no consentir que les fuesen hechos daños y agravios, y así lo han mostrado por sus muchas leyes y provisiones, pero llegadas allá no se han cumplido por la grande y desmedida codicia y ambición de los que allí han pasado, mayormente de los que a aquella gente han ido a gobernar[...]. Y así, de días en días, y de años en años, se han ido entablando y arraigando y olvidando las dos especies de tiranía con que habemos asolado aquellas tan innumerables repúblicas: lo uno en nuestra primera entrada que llamaron conquista, en aquellos reinos, no nuestros sino ajenos, de los reyes y señores naturales en cuya pacífica posesión los hallamos.