Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

28 oraciones y frases con iv

Las oraciones con iv que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar iv en una frase. Se trata de ejemplos con iv gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar iv en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Carlos IV, que se vio obligado a destituir a Godoy y a abdicar en favor de su hijo Fernando, comunicó a Napoleón lo ocurrido y reclamó su ayuda para recuperar el trono.

  • El de la libertad de culto y posterior ascenso del cristianismo a religión oficial del Imperio, durante los siglos IV y V .

  • El plomo (número de oxidación II y IV) forma dos óxidos: PbO, óxido de plomo (II) y PbO, óxido de plomo (IV) .

  • El tránsito de la prohibición a la legalización del cristianismo coincide con el de la pintura al mosaico; en otras palabras: La pintura mural al fresco se desarrolló desde finales del siglo II hasta comienzos del siglo IV, esencialmente en las catacumbas, y su estilo presenta en la mayoría de los casos la tosquedad propia de artistas poco cualificados.

  • En cambio, surgió una nueva estructura social polarizada en dos grupos principales, que refl ejaban la nueva situación económica: a Los grandes propietarios de tierras (latifundistas), entre los cuales debe incluirse a la Iglesia cristiana, que, desde que fue legalizada en el siglo iv, aumentó su patrimonio de forma espectacular por las donaciones de los fi eles.

  • En conclusión, el reinado de Felipe IV se desenvolvió en un escenario de guerra permanente, que dejó arruinada a la monarquía, y al país en un estado de agotamiento económico y de postración.

  • En la época en que nació Aristóteles, a comienzos del siglo iv a. C., la hegemonía del mundo helénico se repartía entre Esparta, Tebas y Atenas.

  • Esta inesperada rebelión sorprendió a Felipe IV y a Olivares, que, ante la incapacidad de atender dos frentes simultáneos, optaron por concentrar sus esfuerzos en la rebelión catalana, tal vez convencidos de que Portugal sería más fácil de recuperar por su aislamiento geográ fi co.

  • Estas invasiones fueron en aumento durante los siglos iv y v .

  • Felipe IV era un monarca culto y con un mayor interés por las tareas de gobierno y los problemas de España.

  • Felipe IV, rey de Francia.

  • Fragmento de Contrato social (IV).

  • Fragmento de Crítica de la razón pura (IV).

  • Fragmento de Fundamentación de la metafísica de las costumbres (IV).

  • Fragmento de Meditaciones metafísicas (IV).

  • L os tres monarcas del siglo xvii –Felipe III, Felipe IV y Carlos II– han sido denominados como Austrias menores, ya que ninguno de ellos tuvo la talla política de sus predecesores, Carlos I y Felipe II, denominados Austrias mayores.

  • La rebelión portuguesa tuvo desde el principio un marcado carácter nobiliario, anticastellano e independentista, que condujo a la proclamación del duque de Braganza como rey con el nombre de Juan IV .

  • Luis IV de Baviera, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

  • Pero su éxito fue a la larga la causa de su fracaso, pues en el reinado siguiente (el de Carlos IV) las di fi cultades incitaron a abusar de esta medida hasta tal punto que la Corona ya no podía atender el pago de los intereses, con lo que los vales reales eran rechazados y empezaron a perder su valor.

  • Poco después de su muerte, falleció también el rey, Felipe IV, y los nuevos retratistas de Carlos II, siendo grandes pintores, en especial Claudio Coello, no alcanzaron la maestría y genialidad de su antecesor.

  • Quizá esta experiencia, equiparable a la de Atenas en los siglos v y iv a. C., le sugirió su teoría de la necesaria participación de todos los ciudadanos en el poder del Estado, porque cada individuo es una porción de la voluntad general.

  • Si Carlos III se ajustaba en gran medida al mo- delo ideal de monarca del despotismo ilustrado, con Carlos IV comenzó lo que algunos autores denominan despotismo mi- nisterial, ya que el verdadero poder lo ejercía el primer ministro, y no el rey.

  • Sin embargo, no son comparables las fi guras de Felipe IV y el conde duque de Olivares con las de sus predecesores, Felipe III y el duque de Lerma.

  • Sin embargo, en el siglo IV la situación del cristianismo experimentó un cambio radical, pues pasó de la clandestinidad y la persecución a la legalidad y la protección imperial.

  • Sorprende, en cambio, que la Pasión de Cristo no se representara hasta la segunda mitad del siglo IV, y aun así, sin el pasaje de la crucifixión, que se registra por primera vez en el siglo V, en una puerta de la basílica de Santa Sabina en Roma.

  • Su hermanastro (Filipo III) era oligofrénico y su hijo (Alejandro IV) aún no había nacido cuando Alejandro murió.

  • Sus comienzos fueron difíciles, con etapas de persecuciones y clandestinidad, pero a partir del siglo IV la situación cambió por completo al convertirse en religión oficial.

  • Una de las escasas excepciones fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, construido para Felipe IV por su valido el Conde Duque de Olivares, del que apenas se conserva un par de edificios y sus amplios jardines, muy modificados con el paso del tiempo.