Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

20 oraciones y frases con islámica

Las oraciones con islámica que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar islámica en una frase. Se trata de ejemplos con islámica gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar islámica en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Carlos I mostró un especial interés por dos ciudades emblemáticas: Granada, donde se había culminado el proceso de Reconquista; y Toledo, antigua capital del reino visigodo y, por tanto, referente histórico de la monarquía cristiana anterior a la invasión islámica.

  • Como consecuencia de las profundas diferencias en el seno de la población islámica dirigente, el Califato de Córdoba se disgregó en diversos reinos independientes, algunos de los cuales sobresalieron por la labor de mecenazgo artístico y cultural de sus soberanos.

  • El libro sagrado de la religión islámica es el Corán («lectura»), que, según la tradición, recoge literalmente la revelación divina recibida por Mahoma a través del arcángel San Gabriel.

  • El nuevo mapa político era el resultado, y al mismo tiempo la demostración más clara, de las profundas divergencias que existían en el seno de la población islámica dirigente.

  • Elementos decorativos Al estar prohibidos los elementos figurativos en la arquitectura religiosa islámica, la decoración se reduce a motivos vegetales, geométricos e inscripciones.

  • Estas circunstancias facilitaron el surgimiento de los cuatro primeros focos de resistencia frente a la invasión islámica, embriones de los futuros reinos cristianos.

  • Estas obligaciones y los demás preceptos coránicos condicionan el comportamiento individual de todo creyente y el funcionamiento de la sociedad islámica en su conjunto.

  • Este se caracteriza por la profusión decorativa propia del Gótico final, pero se distingue en que a los elementos propios del periodo flamígero (bóvedas estrelladas, arcos carpaneles y conopiales) añade algunos específicos, como los escudos y otros motivos heráldicos, así como las bandas epigráficas de clara inspiración islámica (en la siguiente unidad se verá cómo un tipo de decoración característico del arte islámico son las inscripciones caligráficas).

  • Función simbólica o propagandística Toda mezquita es en sí misma el símbolo por excelencia de la fe islámica, pero en esta de Bab al Mardum no consta que existan otros elementos simbólicos que las bóvedas de sus cubiertas, como imágenes del mundo celeste.

  • La lucha contra los turcos En su concepción medieval del Imperio, Carlos I consideraba, como una de sus misiones fundamentales, la defensa de la Cristiandad frente a la amenaza islámica, representada por el Imperio turco otomano, que se extendía desde el sureste de Europa hasta el norte de África y estaba en plena expansión.

  • La mayoría aceptó el bautismo, pero sin convicción, y siguió practicando la religión islámica de forma más o menos encubierta.

  • La situación, por tanto, era muy diferente a la de la España islámica.

  • Mayor interés por el interior que por el exterior del edificio, por varias razones: la influencia de la tradición romana y bizantina; la propia tradición del pueblo árabe, originario de una región cuyo clima extremo obliga a refugiarse en interiores confortables aislados del exterior; la naturaleza intimista e individual de la religión islámica, que propicia el desarrollo de la vida en el ambiente privado de las casas; y el rechazo, por el carácter igualitario del Islam, de la ostentación pública de lujo y riquezas, que se reservan para los interiores de los edificios mientras al exterior presentan fachadas de muros desnudos, especialmente en casas y palacios.

  • Pero la ciudad islámica no era un centro básico de la organización política, como en el Imperio romano, sino una simple concentración humana en torno a la mezquita y el mercado.

  • Por otra parte, el triple ingreso de cada una refleja la distribución espacial interior, lo cual no es frecuente en la arquitectura islámica.

  • Por otra parte, en la sociedad islámica la religión es el centro absoluto de todas las facetas de la vida comunitaria: la política, el derecho, la educación, etc. El arte no escapa a esta regla y presenta, por tanto, ciertas peculiaridades: La principal actividad es la arquitectura religiosa, cuyo edificio más característico es la mezquita, aunque también son importantes, dentro de la arquitectura civil, los palacios y las construcciones militares.

  • Por otra parte, en los territorios reconquistados por los cristianos, la arquitectura islámica pervivió a través del denominado arte mudéjar, estilo sin equivalentes en el resto de Europa, que fusionaba estructuras y elementos musulmanes con otros cristianos en la construcción de iglesias o palacios.

  • Refuerza esta hipótesis el hecho de que algunos de sus precedentes, como el ya visto de San Miguel de la Escalada en León, se encuentran en la arquitectura de influencia islámica realizada por gentes procedentes de Al-Ándalus.

  • Sin embargo, a pesar de esta doctrina común a todo el ámbito musulmán, la interpretación de los preceptos coránicos y la aplicación de la ley islámica no tuvieron el mismo rigor ni en todos los territorios ni en todas las épocas.

  • Su contenido es un conjunto de dogmas y preceptos, junto con narraciones del Antiguo y del Nuevo Testamento, por lo que la religión islámica está fuertemente relacionada con el judaísmo y el cristianismo, religiones de los pueblos vecinos de Arabia, la cuna del Islam.