Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

21 oraciones y frases con intimidad

Las oraciones con intimidad que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar intimidad en una frase. Se trata de ejemplos con intimidad gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar intimidad en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Actualmente, este riesgo se encuentra, por una parte, en el uso abusivo de la tecnología que persigue el control de otras personas, invadiendo su intimidad y menoscabando su libertad.

  • Aparte de esto, la intimidad y las relaciones entre hombres y mujeres eran poco frecuentes, ya que unos y otros se movían en ámbitos distintos: las mujeres en el ámbito doméstico y los hombres en el público y, dentro del hogar, las mujeres en el gineceo y los hombres en el andron .

  • El cristiano debe cuidar el «silencio interior», un recogimiento que lo lleve a la intimidad con Dios: desde el ruido no se puede rezar.

  • El grupo de amigos comparte nuestra intimidad: pueden ser dos personas, pero difícilmente serán diez.

  • El Rococó fue un estilo esencialmente decorativo, que reflejaba la nueva actitud ante la vida de los círculos aristocráticos: el deseo de deleite, comodidad e intimidad, así como el carácter mundano y elegante, propios de una época de prosperidad que había superado la crisis del siglo anterior y renegaba de la pompa ceremoniosa del arte cortesano del Rey Sol.

  • El verdadero amor humano debe suponer entrega del cuerpo, del proyecto vital, de la intimidad, de la vida… en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, etc. Si la entrega no alcanza este nivel de compromiso, entonces es una falsa entrega y, por lo tanto, una realización falsa del amor.

  • Eran momentos de intimidad y comunión que reservaba para estar con su Padre.

  • Es también una experiencia común el hecho de que no somos capaces de conocer en toda su profundidad la propia intimidad.

  • Este es el mejor conocimiento, pues nos conduce a su intimidad de una manera que nuestra inteligencia es incapaz de lograr.

  • Existe gente que, hostil a toda experiencia religiosa, querría que los cristianos solo actuásemos como tales en la intimidad de nuestras casas o en la privacidad de los templos.

  • La espera, la paciencia, la valoración de uno mismo y de la propia intimidad, son elementos valiosos unidos a la castidad.

  • La familia proporciona, así, un conjunto de orientaciones de acción acerca de la convivencia cercana: el compartir los bienes, el respeto y crecimiento de la intimidad de las personas, y la procreación y la educación de los nuevos miembros de la sociedad.

  • La intimidad, el núcleo de la persona Pero, ¿así se define perfecta y absolutamente al ser humano?

  • La persona tiene intimidad.

  • La vida, por consiguiente, se presenta como la relación entre un yo y un tú: es la respuesta a un Dios personal desde la intimidad única de cada ser humano.

  • Las redes sociales e internet han traído grandes ventajas, pero también tienen sus riesgos: la conculcación del derecho a la intimidad —que no está siempre asegurada— o el de la propiedad intelectual; y el peligro de adicción, que puede acarrear problemas personales y sociales.

  • No somos seres matemáticos, frutos de teoremas, sino que hay algo más —lo que Pascal llama «corazón»—: un núcleo personal que denominamos intimidad.

  • Se corresponde con la intimidad humana: la capacidad de conocer y de amar, la conciencia de existir, la capacidad de encaminar la vida según unos valores que van más allá de los bienes materiales.

  • Son limitaciones: el respeto a la verdad y a la moral; el acatamiento a la Ley de Principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundametales; las exigencias de la defensa nacional, de la seguridad del Estado y del mantenimiento del orden público interior y la paz exterior; el debido respeto a las Instituciones y a las personas en la crítica de la acción política y administrativa; la independencia de los Tribunales, y la salvaguardia de la intimidad y del honor personal y familiar.

  • Sostiene que la religión debe quedar relegada al ámbito privado de la vida, a la intimidad de cada persona.

  • Tal reconocimiento permite dar continuidad a la intimidad subjetiva.