Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

52 oraciones y frases con intelecto

Las oraciones con intelecto que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar intelecto en una frase. Se trata de ejemplos con intelecto gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar intelecto en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A la vez, el intelecto humano comienza con los sentidos.

  • Abstraer signi fi ca separar; en este caso, se re fi ere a la acción del intelecto agente por la que separa la forma inteligible de las formas sensibles.

  • Afirma que, si se concibe a Dios como ser perfecto, se ha de concluir su existencia necesaria, tanto en el intelecto como en la realidad.

  • Al no admitir distinción entre alma intelectiva e intelecto, tampoco podía aceptar la diferenciación aristotélica y tomista entre entendimiento agente y paciente.

  • Aquino consideró, in fl uido por el iluminismo de san Agustín, que el intelecto agente es como una luz que participa de Dios, gracias a la cual conocemos los conceptos.

  • Aristóteles llamó a este principio intelecto agente.

  • Aristóteles también dirigió su re fl exión hacia la metafísica o fi losofía primera, que tiene como fi n el estudio de las realidades permanentes y no materiales, que solo se pueden captar mediante el intelecto.

  • Así, por ejemplo, gracias al intelecto agente, abstraemos la idea de caballo a partir de la imagen sensible de este caballo.

  • Así, toda acción humana supone, por parte del intelecto, un acto de deliberación sobre los medios más convenientes para alcanzar aquel bien y, tras este, el acto de elección, donde ha de intervenir activamente el apetito racional o voluntad.

  • Con este intelecto.

  • Distinguió entre el intelecto en acto o agente y el material o paciente, que son eternos, inmortales, extrínsecos y comunes a todos los hombres, por ser propios de su especie.

  • El conocimiento racional procede de la contraposición dialéctica de a fi rmaciones y negaciones, mientras que el conocimiento del intelecto niega estas oposiciones y llega a una síntesis o unidad que se aproxima al conocimiento de Dios, esto es, a la identidad de los opuestos.

  • El conocimiento verdadero solo procede del intelecto y es posible porque el alma se asemeja a la unidad divina.

  • El hombre se une imperfectamente a este intelecto a través del saber fi losó fi co, aunque lo hará de un modo de fi nitivo después de la muerte si ha cultivado el saber en esta vida.

  • El intelecto deduce, a partir de esa unidad, todos sus conocimientos acerca de los seres del universo, de manera semejante a como, en matemáticas, de la unidad se deduce toda la serie de los números naturales.

  • El intelecto humano sobrevive a la muerte del cuerpo, pero no subsiste individualmente, sino integrado en esas inteligencias universales y comunes a todos.

  • El ser o ente es lo primero que el intelecto conoce, percibiéndolo necesariamente a través de los sentidos, tanto en la existencia de las cosas como en la propia existencia.

  • En el momento en que aparecen útiles o herramientas, decimos que existe un cuerpo con las características biológicas adecuadas para albergar un intelecto o psique que no procede del proceso biológico.

  • En el momento en el que el intelecto agente hace pasar la forma inteligible, potencialmente presente en la imagen, de la potencia al acto, se produce el concepto o idea universal, que no es más que la aprehensión de la forma inteligible en acto.

  • En el siglo xiv permanecía vivo el interrogante sobre si los conceptos universales son algo real, además de estar en el intelecto que los posee.

  • En la contemplación intelectual, los hombres se asemejan a los dioses, porque el intelecto es «lo más divino que hay en nosotros».

  • En primer lugar, cuando el insensato oye al creyente decir que Dios es un ser mayor que el cual nada se puede pensar, conoce el signifi cado de lo que está escuchando y, por eso, tiene que admitir que existe en su intelecto una idea sobre el ser máximamente perfecto.

  • Es un hábito voluntario, puesto que conlleva deliberación y elección, es decir, requiere la intervención del intelecto y la voluntad.

  • Estas formas se adquieren por medio del intelecto, que necesita partir de los datos de los sentidos, ya que sin ellos es como un papel en blanco.

  • Este conocimiento se realiza por medio del intelecto, que necesita partir de los sentidos, ya que, sin ellos, es como un papel en blanco.

  • Este proviene de la facultad más alta del alma, el intelecto; en su máximo grado, se ocupa de los objetos más elevados: el ser en general y el acto puro, objeto de estudio de la metafísica.

  • Este recibe los conceptos abstraídos por el intelecto agente y los une o separa en juicios y razonamientos.

  • Gracias a la intervención del intelecto agente, esas formas inteligibles pasan de la potencia al acto y surge el concepto, que es la aprehensión en acto de la forma inteligible de una cosa.

  • In fl uido por el neoplatonismo y por la fi losofía musulmana, Maimónides sostuvo que Dios creó el mundo a través de diez inteligencias intermedias, de las cuales, la décima es el intelecto agente.

  • Intelecto agente: intelecto que actúa sobre la imagen sensible para sacar de ella, mediante la abstracción, lo inteligible o el concepto.

  • La décima inteligencia, el intelecto agente, difunde las formas que con fi guran la esencia de los seres materiales y posibilita el conocimiento humano.

  • La interpretación más común es que, tras la muerte, solo permanece su parte intelectiva, que en el tratado Acerca del alma redujo al intelecto agente.

  • Luz incorpórea es original de Agustín, aunque ya Aristóteles había comparado el intelecto agente Sigue una posible solución del ejercicio.

  • Nicolás distinguió entre razón e intelecto.

  • No crean los valores, sino que se aferran al intelecto, que supuestamente suministra obligaciones universales e inmutables.

  • Participa de la fuerza del Espíritu divino, bien sea por medio de su intelecto (que le permite entender el orden establecido por el Creador) o por su voluntad, gracias a la cual se puede acercar libremente hacia la verdad del amor y el bien.

  • Perfeccionan el intelecto práctico.

  • Perfeccionan el intelecto teórico.

  • Por encima del apetito sensible se encuentra el apetito racional o voluntad, exclusivo del ser humano, que es la tendencia que mueve hacia el bien captado por el intelecto.

  • Por eso, poco a poco fueron afrontando los enigmas del mundo y de la existencia con una nueva actitud: Apelaron más al intelecto —al logos — que a la imaginación.

  • Por este motivo, se opuso al vitalismo nietzscheano, que eliminaba el ser y el intelecto, poniendo en su lugar el puro devenir, la intuición y la voluntad.

  • Por tanto, el intelecto agente es único, separado del hombre e inmortal.

  • Por último, no admitió la tesis averroísta que reducía todos los espíritus humanos a un intelecto común.

  • Quienes integraron lo material y lo no material (Aristóteles y Aquino), enlazaron los sentidos con el intelecto.

  • Razón: como intelecto, es la facultad del espíritu cuyas operaciones son la intuición y la deducción; como voluntad, es la facultad cuya operación es el querer y se caracteriza por gozar de libertad sin límites.

  • Respecto al ser humano, los averroístas habían presentado un intelecto separado y los agustinianos habían puesto el acento en la iluminación de Dios, restando poder a las facultades intelectuales del hombre.

  • Se obtiene mediante el cultivo de las virtudes intelectuales y, en grado máximo, a través de la sabiduría; esta consiste en aplicar el intelecto, la facultad más alta, a los objetos más elevados, como el ser en general y el acto puro.

  • Se puede definir como una impresión o movimiento en alguna parte del cuerpo, que provoca una percepción en el intelecto.

  • Solo suscita dudas acerca de esto un pasaje de difícil interpretación, en el que escribió que el intelecto «viene de fuera y que solo él es divino».

  • Tras la abstracción, el intelecto paciente une o separa los conceptos, dando lugar a juicios y razonamientos.

  • Una vez abstraído el concepto, entra en escena otro principio de la inteligencia, que Aristóteles denominó intelecto paciente.

  • Verdad: adecuación de la cosa y el intelecto.