Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

15 oraciones y frases con instintos

Las oraciones con instintos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar instintos en una frase. Se trata de ejemplos con instintos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar instintos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A diferencia de los animales, que están determinados por sus instintos, la grandeza del hombre deriva de su indeterminación, pues es él mismo quien decide libremente si se eleva con su inteligencia y es como los ángeles, hasta llegar a Dios, o si se degrada a una vida animal.

  • Al decir que son inclinaciones, se está excluyendo que sean instintos, los cuales determinan necesariamente el comportamiento, como ocurre en los animales.

  • Así pues, gracias a su libertad, era capaz de sobreponerse a las ataduras de los instintos y de las necesidades básicas, y conducir una vida racional.

  • Cada (...) es un individuo y es capaz de vivir por encima de sus instintos, según unos (...).

  • El domino de sí sitúa al ser humano por encima de los instintos, de manera que es un ser capaz de controlar su agresividad, sus miedos, su deseo de poseer, etc. Esto hace que el hombre sea responsable de sí mismo.

  • En este sentido, es ilustrativo el pensamiento de los grandes pensadores griegos (Sócrates, Platón, Aristóteles), para quienes la mujer tenía que estar sometida a la tutela del hombre porque su naturaleza la empujaba a dejarse arrastrar por los instintos, en lugar de dejarse guiar por la razón.

  • Esta facultad compara el objeto percibido con el propio organismo (así, el miedo que siento ante un insecto no se debe solo a su aspecto, sino también a que lo percibo como una amenaza para mi salud).En los animales superiores, la sensibilidad está vinculada a las emociones y controlada por la programación genética (instintos).

  • Frente a la libertad exterior o legal, que se resume en no ser esclavo de otro, se propone la libertad como algo interior del hombre, que consiste en no ser esclavo de los propios gustos o instintos.

  • La forman nuestro cuerpo y nuestras funciones fisiológicas, instintos, etc. Quizás nos cuesta reconocerlo pero formamos parte del reino animal: es el «material» del cual estamos hechos.

  • Libertad: capacidad del ser humano para vivir una vida racional y activa, que lo lleva a sobreponerse a los instintos y a las necesidades más perentorias.

  • Mientras que la existencia de otros seres vivos está marcada por sus instintos, los seres humanos podemos marcarnos nuestras metas y decidir qué queremos hacer (dónde ir, qué estudios seguir, qué hacer con nuestra vida…).

  • Nuestras tendencias no pueden reducirse al querer voluntario: la propia experiencia muestra otro tipo de inclinaciones —como los instintos o deseos— que acompañan más directamente a la dimensión corporal del hombre.

  • Por ejemplo, considerar que cuando la leona caza una presa reacciona del mismo modo que nosotros cuando acudimos a la nevera y nos alimentamos, evidentemente es un error: la leona persigue a la gacela porque está totalmente dominada por sus instintos inmediatos.

  • Se rige por las demandas de los instintos y la voluntad de los señores, que, así, crea valores mudables.

  • Todos percibimos objetos ante los que reaccionan nuestros instintos.