Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

10 oraciones y frases con inquietud

Las oraciones con inquietud que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar inquietud en una frase. Se trata de ejemplos con inquietud gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar inquietud en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Sientes especial inquietud por algún problema actual de la humanidad?

  • A continuación veremos las principales respuestas del ser humano a esta inquietud y por qué esas respuestas no son igualmente válidas.

  • El mundo ordenado y optimista del Renacimiento se empezó a resquebrajar y surgió un arte intelectual y efectista que se apartaba de las normas clásicas, reflejando a su manera la inquietud y la crisis de valores de la época.

  • Esta inquietud traspasa la cultura occidental.

  • La ciencia nace para dar una respuesta basada en hechos comprobables a la inquietud que tienen los humanos por conocer las causas y el funciona-miento de los fenómenos naturales.

  • La Victoria se malograría si no continuásemos con la tensión y la inquietud de los días heroicos, si dejásemos en libertad de acción a los eternos disidentes, a los rencorosos, a los egoístas, a los defensores de una economía liberal que facilitaba la explotación de los débiles por los mejor dotados.

  • Lo sublime, a diferencia de lo pintoresco, nos aterroriza, sobrecoge o provoca inquietud, pero paradójicamente y contra toda razón, nos atrae con fuerza a veces irresistible, e incluso nos causa placer, como la oscuridad, la sensación de peligro, lo misterioso o lo desconocido (gigantescos precipicios, mares embravecidos, cielos amenazadores, figuras inquietantes, etc.).

  • Por ello es conveniente que tu excelencia sepa que hemos decidido anular completamente las disposiciones que te han sido enviadas anteriormente respecto al nombre de los cristianos, ya que nos parecían hostiles y poco propias de nuestra clemencia, y permitir de ahora en adelante a todos quienes quieran seguir la religión cristiana que lo hagan libremente sin que ello les suponga ningún tipo de inquietud o molestia.

  • También es verdad que muchos —por comodidad o por cobardía— dejan que esa inquietud se vaya apagando hasta casi desvanecerse.

  • Vivir como cristiano es una bendición, porque por la gracia se encuentra la paz de esa inquietud radical: hemos sido hechos para Dios.