Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

21 oraciones y frases con iconográfico

Las oraciones con iconográfico que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar iconográfico en una frase. Se trata de ejemplos con iconográfico gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar iconográfico en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Abierto, consta de doce tablas, divididas en dos pisos, en las que se despliega un programa iconográfico sumamente complejo, inspirado en el Apocalipsis, pero repleto de referencias religiosas a través de personajes y objetos simbólicos, a menudo difíciles de descubrir e interpretar.

  • Aunque su estructura más característica se verá en el apartado dedicado a la pintura, adelantaremos que solía dividirse en paneles con escenas independientes, normalmente relacionadas dentro de un programa iconográfico general.

  • Cortejo de Justiniano Todo el presbiterio de la iglesia está decorado con mosaicos, cuyo programa iconográfico es una exaltación de la Iglesia y del poder divino.

  • Dentro de la escultura romana, el relieve histórico es la manifestación más interesante y sirvió de complemento iconográfico a la arquitectura conmemorativa.

  • Dentro del complejo programa iconográfico que se despliega en la sala, destacan las dos grandes pinturas murales dispuestas en paredes enfrentadas: en una se representa «La Disputa del Sacramento»; y en la otra, «La Escuela de Atenas».

  • Desde un punto de vista iconográfico, es una sacra conversazione, denominación que se aplica en arte a la representación de la Virgen con el Niño rodeada de santos.

  • El programa iconográfico gira en torno a la figura de Cristo, pero la distribución espacial de las diferentes escenas plantea numerosos interrogantes.

  • El primero era el creador intelectual, en cuanto que la ideaba y decidía su programa iconográfico; normalmente era un religioso, a menudo el propio promotor de la obra, el obispo o el abad, pero también podía ser un monje culto.

  • El programa iconográfico es complejo, pero su sentido general es el elogio de la monarquía como benefactora de la Universidad.

  • El programa iconográfico y la dirección de estos relieves se deben a él, pero pocas fueron las partes ejecutadas de su mano.

  • El tema iconográfico de Magdalena fue poco frecuente en la escuela andaluza, en cambio tuvo una gran aceptación en la castellana, ya que permitía, como ningún otro, plasmar con intenso patetismo el arrepentimiento y el dolor por una vida de pecado.

  • Elementos decorativos Los elementos decorativos más importantes del Partenón son las esculturas que decoraban los frontones, las metopas y el friso interior, cuya dirección y programa iconográfico se deben a Fidias.

  • En el plano iconográfico, a los temas religiosos demandados por la Iglesia se añadieron cada vez más temas profanos o mitológicos, encargados por nobles o burgueses para sus villas y palacios, siguiendo el espíritu humanista de recuperación de la cultura clásica.

  • En ella Giotto desarrolló, en escenas independientes encuadradas en falsos marcos pintados, un amplio programa iconográfico que comienza con la vida de los padres de la Virgen (San Joaquín y Santa Ana), sigue con la vida de Cristo y culmina en el Juicio Final del muro oeste.

  • Función simbólica o propagandística Si existe algún rasgo que define a la Sagrada Familia es el simbolismo que irradia del edificio en su totalidad, reforzado por un denso programa iconográfico que Gaudí pensaba distribuir de acuerdo con un estricto y ordenado plan.

  • La mayor parte de sus esculturas y relieves es una reutilización procedente de obras de emperadores del siglo (Trajano, Adriano y Marco Aurelio), lo que ejemplifica la crisis que atravesaba el Bajo Imperio, al tiempo que dificulta la interpretación de su programa iconográfico.

  • La progresiva humanización de la cultura y el arte se tradujo en la ampliación del repertorio iconográfico hacia nuevos temas relacionados con la Virgen y los Santos, cuyas vidas resultaban más humanas y próximas que las visiones apocalípticas o los juicios finales, que, no obstante, se mantuvieron en los tímpanos de las portadas occidentales.

  • Se trata, por tanto, de un programa iconográfico unitario como el propio edificio, en el que se exalta la figura de Atenea y de los atenienses, quienes como modelo de civilización y con ayuda de su diosa habían derrotado a los persas, de igual modo que los lapitas derrotaron a los centauros, los dioses a los gigantes, los griegos a los troyanos, o los propios atenienses a las amazonas: la civilización (simbolizada por Atenea y su pueblo protegido, los atenienses) triunfa siempre sobre la barbarie.

  • Su autor nos es desconocido, como la mayoría de los escultores románicos, pues el mérito de la obra no recaía sobre el artista (artífice práctico), ni siquiera sobre el autor del programa iconográfico (artífice teórico), sino sobre el promotor de la misma, en este caso el abad Bonifacio.

  • Todo el conjunto se completó con un programa iconográfico que combina lo histórico y lo mitológico para exaltar las victorias militares del emperador: las marítimas en la portada meridional, y las terrestres en la occidental.

  • Todo el programa iconográfico gira en torno a los amores de los dioses paganos, tema más propio del Renacimiento que del Barroco, lo que solo se explica por tratarse de la decoración de un ambiente privado.