Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

44 oraciones y frases con hablamos

Las oraciones con hablamos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar hablamos en una frase. Se trata de ejemplos con hablamos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar hablamos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A veces hablamos de la inspiración artística como de un cierto don singular.

  • Así, cuando hablamos de conducta (del latín conducere, ‘conducir’, ‘guiar a’), nos referimos a aquella que es libre y consciente.

  • Cuando buscamos el conocimiento como algo valioso en sí mismo y no como un medio para alcanzar alguna clase de beneficio práctico, hablamos de racionalidad teórica.

  • Cuando en un sistema se producen cambios, pero estos no implican que se transforme la composición de las sustancias iniciales que tenemos, hablamos de cambios físicos.

  • Cuando hablamos de conciencia nos referimos, claro está, a esa voz interior bien fundamentada, anclada en la verdad.

  • Cuando hablamos de contaminantes inorgánicos, nos referimos comúnmente a los metales.

  • Cuando hablamos de fe, no nos referimos solo a la fe religiosa: de hecho aceptamos infinidad de asuntos de los que estamos seguros por el testimonio o la autoridad de otros.

  • Cuando hablamos de perturbación, nos referimos a un cambio o sucesión de cambios en el valor de una o varias magnitudes físicas.

  • Cuando hablamos de una solución, si no se menciona el disolvente, se sobrentiende que es agua.

  • Cuando las realidades creadas por el hombre al-canzan una belleza excelente, hablamos de belleza artística.

  • El bien deleitable En contraste con lo anterior, cuando hablamos de un buen vino, un buen filete, un buen cuadro, una buena siesta o una buena música, estamos utilizando la palabra bueno en un sentido distinto: llamamos buenas a esas realidades porque nos resultan agradables o placenteras.

  • El exoskarn se da en rocas carbonatadas y es al que nos solemos referir cuando hablamos de yacimientos metamórficos.

  • El modo de moverse es el que nos permite clasificar ese movimiento; así, por ejemplo, si el móvil sigue una trayectoria recta a velocidad constante hablamos de movimiento rectilíneo y uniforme (MRU).

  • El valor de la belleza Hablamos de algo bello cuando resulta depositario del valor de la be-lleza.

  • En cambios, cuando los diferentes componentes no se pueden diferenciar entre sí, hablamos de una mezcla homogénea.

  • En consecuencia, hablamos también de unos límites éticos que una cultura no ha de sobrepasar.

  • En primer lugar, cuando hablamos de «nosotros, los humanos», estamos aceptando una categoría común que nos abarca a todos en una definición —naturaleza— compartida.

  • En realidad, a fi rmó, cuando hablamos de espíritu, nos referimos a algo corporal, pero de una naturaleza tan sutil que los sentidos no lo perciben.

  • Es a estas diferencias a las que nos referimos al decir que algo «no es así» o que «los centauros no existen»: no hablamos de un mundo del no-ser donde estén los centauros, porque solo hay realidad, sino que expresamos que, en el mundo real, el único que hay, el modo de ser de las cosas es diferente al de los centauros.

  • Esto supone que la aceleración media y la instantánea son iguales, por lo que no las distinguimos y hablamos simplemente de aceleración.

  • Hablamos de dimensión objetiva cuando se consideran, ante todo, los resultados externos o extrínsecos, las obras o bienes externos más allá de su autor.

  • Hablamos de energía cinética media porque, aunque la temperatura de un cuerpo no cambie, las energías cinéticas de cada una de sus partículas son diferentes y varían continuamente.

  • Hablamos de socialización secundaria cuando la persona se incorpora a nuevos grupos sociales como el matrimonio, una empresa, una organización social, etc. Estas incorporaciones exigen una actividad de socialización específica, para aprender a actuar en ese nuevo contexto.

  • Hablamos de tecnociencia porque no es posible separar la ciencia teó rica de la ciencia aplicada.

  • Hablamos, en definitiva, del desarrollo de la propia vocación en el ámbito laboral.

  • Hablamos, entonces, de conmoción existencial.

  • Hablamos, por lo tanto, de una dimensión práctica de la razón en la medida en que esta es capaz de formular juicios prácticos, es decir, juicios sobre aquello que es bueno hacer aquí y ahora.

  • Hipótesis: Si la velocidad cambia a lo largo del tiempo, hablamos de movimiento variado.

  • Los alquenos y los alquinos reciben también el nombre genérico de hidrocarburos insaturados .No hablamos de un tatuaje, que es más de quien lo ha hecho que del que lo lleva, sino de: • Unas maneras habituales de obrar, de responder a las situaciones: con timidez, con agresividad, con alegría, con ironía, con compasión… Cuando alguien no posee una manera propia de obrar, decimos que no tiene personalidad.

  • Los fluidos son sustancias que se pueden deformar con facilidad (concreta-mente, cuando hablamos de fluidos hablamos de líquidos y gases).

  • Mientras hablamos habrá huido, envidioso, el tiempo.

  • No es que hablar nos haya dejado de gustar, sino que ahora hablamos de otro modo.

  • No hablamos de hechos aislados.

  • Nos identificamos con el lugar donde hemos nacido, con la lengua que hablamos, con las costumbres e ideas que tenemos, etc. Todo eso define nuestra identidad, y es bueno porque ayuda a formar nuestra personalidad.

  • Por eso, hablamos de una escala de la vida, es decir, de un orden entre los seres vivos.

  • Por tanto, cuando en física hablamos de trabajo, hacemos referencia siempre al trabajo «realizado por una fuerza»: Se dice que una fuerza realiza trabajo cuando su punto de aplicación se mueve en dirección no perpendicular a esa fuerza.

  • Por tanto, la Creación es algo mucho más radical que un mero cambio, porque, mientras que en todo cambio se parte siempre de un material preexistente, esto no ocurre cuando hablamos de la Creación.

  • Razona por qué hablamos del carácter aproximado de las medidas.

  • Si los átomos unidos para formar una molécula son de un mismo elemento, hablamos de la molécula de un elemento.

  • Si los átomos unidos para formar una molécula son de un mismo elemento, hablamos de molécula de un elemento.

  • Sólo hablamos de perder o ganar electrones, no protones, puesto que las cargas negativas son las que se pueden desprender fácilmente del átomo.

  • Solo uno de los siguientes seres vivos es procariota, ¿de cuál hablamos?

  • Y perdemos ese don cuando ponemos a Dios en segundo lugar —si no rezamos, si no asistimos a Misa— y cuando somos egoístas, hablamos mal de alguien, nos dejamos llevar por la envidia o la lujuria, etcétera.

  • Ya hemos señalado que, si los átomos unidos para formar una molécula son de un mismo elemento, hablamos de la molécula de un elemento.