Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

30 oraciones y frases con grandeza

Las oraciones con grandeza que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar grandeza en una frase. Se trata de ejemplos con grandeza gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar grandeza en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Cuál crees que tienen más valor y grandeza?

  • ¿Cuál es la altura, la grandeza, de tus metas?

  • ¿No podría yo gastar mi vida entera en la misión de anunciar al mundo la grandeza de su amor a través del sacerdocio, la vida consagrada o el matrimonio?

  • A diferencia de los animales, que están determinados por sus instintos, la grandeza del hombre deriva de su indeterminación, pues es él mismo quien decide libremente si se eleva con su inteligencia y es como los ángeles, hasta llegar a Dios, o si se degrada a una vida animal.

  • Buscando la solemnidad y la grandeza, el monarca optó por los materiales de calidad, mármol y bronce, para lo cual reunió a especialistas italianos.

  • Con él llegó la paz y Roma volvió a su antigua grandeza, por lo que su gobierno se convirtió en símbolo de una edad de oro romana en el plano político, cultural y artístico.

  • Conviviendo con el Barroco y el Rococó, en un proceso similar al de la arquitectura, a partir de la segunda mitad del siglo se fue imponiendo a través de las Academias el Neoclasicismo, con su interés por la escultura antigua, en especial la griega, de «noble simplicidad y serena grandeza» en palabras de Winckelmann.

  • El resultado fue un gran cuerpo centralizado que competía en magnificencia con la cúpula del Panteón romano y transformaba por completo la imagen de Florencia, sobre la cual emergía como símbolo de grandeza.

  • El tratamiento de los motivos era clasicista, en composiciones muy dinámicas y espectaculares que trataban de aturdir al espectador, admirado ante la grandeza del comitente de la obra (la Iglesia o la monarquía).

  • En consecuencia, respecto al Barroco se puede afirmar lo siguiente: Fue un arte dirigido por el poder como instrumento de propaganda de sus valores ideológicos, ya fuera la defensa de los dogmas y de la autoridad de la Iglesia católica, o la exaltación de la grandeza de los monarcas.

  • En conclusión, el palacio de Versalles con sus jardines es uno de los mejores ejemplos de arquitectura barroca por su carácter propagandístico, como símbolo de la grandeza y el poder absoluto de Luis XIV, y sirvió de modelo para muchas cortes europeas.

  • En definitiva, el monasterio de El Escorial no solo fue la obra arquitectónica más importante de la Contrarreforma católica, sino también y sobre todo la imagen de la grandeza y severidad de la monarquía de Felipe II; una monarquía que, como el monasterio, estaba aislada y encerrada en sí misma.

  • En ellos se vislumbra la grandeza que tiene, a los ojos de Dios, lo pequeño y lo humilde.

  • En realidad, ocurre justo lo contrario: la fe en Dios es un estímulo para comprender la grandeza de Dios a través de sus obras, impulsa a trabajar para los demás y confía en las posibilidades del conocimiento humano.

  • Esta es una verdad que se sigue del poder de Dios y de la grandeza del ser humano.

  • Esta propaganda adquiría una especial relevancia en los territorios provinciales, ya que cumplía la función esencial de persuadir a las poblaciones dominadas de la grandeza y del papel benefactor de Roma.

  • Función simbólica y propagandística También hay que destacar su función simbólica y propagandística, reforzada por los temas de sus relieves: fue erigido tras la victoria sobre los persas en las guerras Médicas, como símbolo visible de la grandeza y la fuerza civilizadora de Atenas y su diosa protectora Atenea.

  • La fe sobrenatural es una gracia que Dios da a aquel que se la pide con humildad, porque es consciente de su propia pequeñez ante la grandeza de un Padre creador.

  • La obra de arte no se concebía solo como símbolo espiritual, sino que expresaba también la grandeza de quien la encargaba o de la propia ciudad, por lo que se acentuó con el tiempo el afán por lo decorativo.

  • La obra, en su conjunto, representa, por tanto, el poder y la gloria del emperador Augusto, elevado a la categoría de protector y garante de la grandeza de Roma.

  • La serenidad y dignidad de las figuras son comunes a ambos frisos, ya que el arte de época augústea pretendía recrear la grandeza del clasicismo griego; no obstante, en el romano las actitudes son más naturales y realistas (obsérvese, en este sentido, la del niño que se agarra al general Agripa).

  • Las catedrales, cada vez más altas y ornamentadas, se erigieron en símbolo de la grandeza de sus respectivas ciudades y la extraordinaria luminosidad de sus vidrieras polícromas creaba en sus amplios interiores un ambiente de intensa espiritualidad, como prefiguración del Cielo.

  • No es capaz de ver la grandeza de lo que tiene delante, con lo que se acorta su capacidad de amar.

  • Para el pensador renacentista, la grandeza del ser humano deriva de su superioridad sobre otras especies, así como de su capacidad de perfeccionarse.

  • Pero también fueron numerosas e importantes las obras realizadas por encargo y financiación de reyes, señores feudales o, simplemente, comunidades de fieles de una parroquia, para quienes contribuir a la grandeza de la Iglesia era una forma de engrandecerse a sí mismos a los ojos de Dios.

  • Si los mosaicos de tema religioso se sirven del color para infundir emociones de carácter espiritual, exaltando la grandeza de la Iglesia y su doctrina, este mosaico de tema solo parcialmente profano pretende con esa riqueza cromática infundir veneración y respeto ante la grandiosidad del poder político y la majestad de sus gobernantes.

  • Sin embargo, antes de que la guerra diera al traste con todo, el nuevo monarca, y en particular su valido, el conde duque de Olivares, habían iniciado el reinado con un ambicioso programa de gobierno que pretendía reformar todo lo necesario para devolver a la monarquía hispánica su perdida grandeza.

  • Sin embargo, si nos atenemos a un criterio sociológico, el Rococó expresa una concepción de la vida propia de una sociedad aristocrática, refinada y hedonista; mientras que el Barroco es un arte propagandístico del poder y la grandeza de la monarquía o la Iglesia.

  • Su grandeza se vinculaba a la de su legendario rey Minos, razón por la cual a la civilización cretense se la denomina también minoica.

  • Vuestra grandeza y vuestro poder hacen parte del mío.