Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

17 oraciones y frases con grabados

Las oraciones con grabados que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar grabados en una frase. Se trata de ejemplos con grabados gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar grabados en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A esta etapa pertenece su segunda serie de grabados, Los desastres de la guerra, que ofrecen la imagen terrible de la guerra: prisioneros mutilados, pueblos destruidos, hombres empalados.

  • A estos años pertenece su primera serie de grabados, Los caprichos, auténticas sátiras de la sociedad y de la condición humana.

  • A todo ello se añadió la difusión de grabados de obras italianas, ya que esta técnica se generalizó a partir del siglo y contribuyó en gran medida a la popularización del arte.

  • Como los pintores realistas, los impresionistas renegaron de los grandes temas y fijaron su atención en la realidad inmediata, pero a diferencia de ellos, renunciaron a cualquier mensaje de carácter social y, como en los grabados japoneses, recurrieron a temas banales y cotidianos.

  • Consta de ochenta y dos grabados, que giran en torno a tres temas: la violencia de la guerra, los efectos del hambre, y la restauración absolutista de Fernando VII sobre la que ofrece una reflexión tan enigmática como crítica.

  • Construían tumbas funerarias y realizaban pinturas y grabados en las piedras, lo que demuestra una inteligencia y una actitud ante la vida similar a las nuestras.

  • El contacto con los impresionistas influyó en su estilo: su paleta se llenó de luz y colores claros; abordó la temática normal del Impresionismo, fundamentalmente paisajes; compartió la fascinación por los grabados japoneses, que imitó en algunas obras; y se sintió atraído por el puntillismo de Seurat, aunque no de forma sistemática.

  • Entre ellas destacan los llamados bastones de mando, aunque no hay certeza ninguna de que lo fueran realmente, con grabados de animales, como caballos, cabras o ciervos.

  • Fotografía y grabados japoneses influyeron decisivamente, junto a otros factores, en la mayoría de los pintores impresionistas.

  • Guarda temporalmente y puede borrar los datos grabados.

  • La adopción de insólitos puntos de vista y encuadres, similares a los que proporciona la visión a través de una cámara fotográfica: motivos descentrados o cortados por los bordes del cuadro; ángulos de visión laterales, picados o contrapicados, etc. En esto probablemente influyeron también los grabados japoneses.

  • La instalación de un pabellón dedicado a Japón, donde se exhibían cien grabados realizados en aquel país.

  • Los grabados japoneses desde el siglo habían roto con la rigidez del arte oficial, para ofrecer una visión más poética y placentera del paisaje o la vida cotidiana, mediante encuadres y ángulos de visión inusuales que proponían una forma distinta de mirar la realidad.

  • Los protagonistas de sus cuadros y grabados de esta época no son personajes conocidos o importantes, sino seres anónimos de ambos bandos, en ocasiones verdaderos tipos humanos, que ejercen o sufren la violencia del conflicto en su cotidianeidad.

  • Pero la crítica racional de la pasión descontrolada, la defensa de ciertos valores pretendidamente universales, la reducción de las composiciones a sus elementos imprescindibles, la deformación de los rasgos al servicio de la fuerza expresiva, su desbordada fantasía y el carácter simbólico u onírico son características que hacen de esta serie de grabados de Goya una obra demasiado compleja e innovadora como para encasillarla dentro de los límites del Clasicismo o el Romanticismo de su tiempo.

  • Pero, además, sus pinturas y grabados son un magní fi co testimonio de la con fl ictiva época histórica que le tocó vivir.

  • Por otra parte, sus pinturas y grabados son un magnífico testimonio de los conflictivos tiempos que le tocó vivir: el tránsito de la Ilustración dieciochesca, confiada y optimista, al convulso inicio del siglo XIX, que fue una auténtica encrucijada de la historia española, plasmada por él con lucidez y espíritu crítico.