Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

14 oraciones y frases con gobernar

Las oraciones con gobernar que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar gobernar en una frase. Se trata de ejemplos con gobernar gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar gobernar en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Quiénes deben gobernar?

  • Atenas consolidó la democracia a través de un largo pro ekklesia, una asamblea en la que participaban todos los ciudadanos de la polis maban decisiones para gobernar la ciudad.

  • Bien: idea suprema en el diálogo La República, aquella de la cual participan todas las ideas y cuya contemplación es necesaria para llevar una vida buena y para saber gobernar la ciudad.

  • El pensamiento político de Locke se contiene en sus Dos tratados sobre el gobierno civil, en los que refutó el derecho divino de los reyes, criticó el absolutismo defendido por Hobbes y expuso sus ideas sobre el arte de gobernar.

  • Excluidos de la posibilidad de gobernar quedaron los carlistas, por anticonstitucionales, y los partidos republicanos, por antimonárquicos.

  • Lo innecesario, aunque cueste un solo céntimo, es caro» «Con el primer árbol derribado comenzó la civilización; con el último árbol derribado terminará la civilización».«Cuando hayáis talado el último árbol, cuando hayáis matado el último animal, cuando hayáis contaminado el último río, os daréis cuenta de que el dinero no se come» «El hombre es la única criatura que con-sume sin producir» «En Etiopía muchas personas viven con cinco litros de agua al día, lo que gastamos nosotros al tirar de la cisterna» «La tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a la tierra» ( «Los polos y las montañas no se conquistan: tú eres el que cambias cuando logras llegar» «Para gobernar la naturaleza, es preciso obedecerla» «Tomar más de lo que se necesita es ser un ladrón» «Una fuente importante de energía es el ahorro» «Vivimos esta vida como si llevásemos otra en la maleta» «Vivir con menos no solo es necesario para construir un mundo más justo, sino que también puede ser un modo de hacer nues-tro día a día más relajado» «El mundo es un lugar peligroso.

  • Los que hayan superado las pruebas anteriores, quedarán obligados a mirar hacia el Bien en sí, que será su modelo para gobernar la polis.

  • No se puede a fi rmar que elaborase una doctrina política en sentido estricto, sino que analizó los hechos históricos que le parecieron más relevantes, de manera que se pudieran extraer experiencias de otros lugares y épocas que enseñasen, en aquel preciso momento, el arte de gobernar con éxito o el de fortalecer un Estado.

  • Para poder restablecer el orden público, solicitó a las Cortes –y estas se lo concedieron– poderes especiales para gobernar por decreto durante tres meses.

  • Seth, su envidioso hermano, se sintió humillado porque opinaba que debía gobernar él y no Isis.

  • Sin embargo, aunque Isabel y Fernando, después conocidos como los Reyes Católicos, decidieron gobernar conjuntamente en todos sus territorios, según lo establecido entre ellos en la Concordia de Segovia tras proclamarse reina Isabel, la unión de Castilla y Aragón fue meramente dinástica, ya que cada reino conservó sus propias leyes e instituciones.

  • Tanto el Partido Conservador como el Liberal tenían su propia red organizada, para asegurarse los resultados electorales adecuados cuando les correspondiese el turno de gobernar.

  • Una vez acordado el cambio de gobierno, se convocaban nuevas elecciones y se amañaban para que arrojaran resultados favorables al partido que iba a gobernar: era la práctica del caciquismo y el fraude electoral .

  • Y puesto que la voluntad de los Reyes que en estos tiempos han reinado y sus consejos ha sido proveerlos de justicia y conservarlos en ella, y no consentir que les fuesen hechos daños y agravios, y así lo han mostrado por sus muchas leyes y provisiones, pero llegadas allá no se han cumplido por la grande y desmedida codicia y ambición de los que allí han pasado, mayormente de los que a aquella gente han ido a gobernar[...]. Y así, de días en días, y de años en años, se han ido entablando y arraigando y olvidando las dos especies de tiranía con que habemos asolado aquellas tan innumerables repúblicas: lo uno en nuestra primera entrada que llamaron conquista, en aquellos reinos, no nuestros sino ajenos, de los reyes y señores naturales en cuya pacífica posesión los hallamos.