Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

37 oraciones y frases con gestos

Las oraciones con gestos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar gestos en una frase. Se trata de ejemplos con gestos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar gestos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A pesar de la variedad de posiciones y gestos, carece de movimiento.

  • A pesar de los indiscutibles avances en el naturalismo (proporciones, tratamiento de los ropajes) y de la humanización de los gestos de la Virgen y el Niño, que esbozan una sonrisa, aún no existe verdadera comunicación entre ellos.

  • Asimismo, llama la atención el lenguaje de los gestos, en particular el de la mano de Jesús, que recuerda la de Dios creando a Adán en la Capilla Sixtina, y que se repite en la de San Pedro y en la del propio San Mateo, señalándose a sí mismo con sorpresa.

  • Como la máscara impedía ver la expresión de la cara, el actor expresaba los sentimientos de los personajes con gestos exagerados o verbalmente.

  • Desde un punto de vista formal, el pórtico presenta una serie de características que reflejan una nueva visión del arte más próxima al estilo gótico que al románico, como son el tratamiento naturalista de las figuras –en particular los apóstoles y profetas de las jambas–, con rasgos individualizados, recreación en los detalles, y gestos y actitudes más humanas (obsérvese, por ejemplo, la sonrisa del profeta Daniel).

  • Dicen que los indígenas son inhibidos y, sin embargo, me expresaron tanto… con sus gestos, sus miradas, su entrega.

  • El Geminoid DK cierra y abre los ojos deprisa, como si tuviera sueño, y hace gestos un poco más bruscos, que lo delatan como máquina.

  • El jugador podría aprender por sí mismo algunos de esos gestos, pero conviene que alguien le facilite su aprendizaje.

  • El rostro que flota en la parte central es un autorretrato y todo el conjunto es una exhibición sin tapujos de sus fantasías y obsesiones sexuales, a las que se alude por medio de gestos y detalles más o menos explícitos.

  • En estos pequeños gestos de entrega experimentamos algo misterioso: que darse a los demás es de tal eficacia que Dios lo premia con una profunda alegría, que salimos ganando cuando nos entregamos al prójimo.

  • En Jesús, Dios se da a los hombres de tal modo que él mismo se hace hombre, uno de nosotros, para mostrarnos el amor divino a través de palabras y gestos humanos que podamos comprender.

  • En la escultura las fi guras se hicieron n s más naturales y humanizaron sus gestos y actitudes ( de León ) –véase imagen de la derecha–. .

  • En cuanto al tipo de composición, es cerrada, ya que no se establece conexión entre lo representado en el cuadro y el mundo exterior al mismo; unitaria, porque los personajes se relacionan entre sí mediante gestos y manos; y superficial, pues las dos figuras están situadas en un primer plano paralelo al de representación.

  • Entre las piedrecitas, grupos de grandes hormigas negras se tambaleaban haciendo gestos en torno a extraños trofeos como orugas muertas, un trozo de pétalo de rosa o una vaina seca colmada de semillas...

  • Es el máximo exponente del clasicismo griego: sus obras transmiten una belleza tranquila y una actitud serena, con expresiones y gestos majestuosos .

  • Es una copia idéntica de su creador, el profesor Scharfe, quien desarrolla un proyecto para dotar a los robots de gestos y para que puedan detectar sensaciones.

  • Es unitaria, porque los personajes se relacionan entre sí por grupos y mediante gestos o conversaciones, aunque algunos quedan intencionadamente aislados del conjunto.

  • Establecer unos rasgos formales comunes a toda la pintura gótica resulta muy arriesgado, pero en general se pueden aplicar los señalados para la escultura (tendencia al naturalismo, humanización de gestos y actitudes, sentido narrativo), a los que habría que añadir, como específicos de la pintura, los siguientes: La búsqueda de volumen en objetos y figuras, dotándolas de corporeidad mediante la gradación tonal de los colores, a diferencia de las tintas planas del Románico.

  • Estos hechos no surgen inesperadamente: están precedidos por gestos despectivos, insultos o amenazas.

  • Figuras con gestos y actitudes teatrales de gran expresividad.

  • La escultura y la pintura reflejaron igualmente una visión de lo sagrado más complaciente y cercana, lejos de la solemnidad distante del Románico: la iconografía mostraba un renovado interés por escenas de la Virgen y de vidas de los Santos; y las imágenes se humanizaban, expresando sentimientos, gestos y actitudes más naturales, sin renunciar a la belleza.

  • La escultura y la pintura se independizaron progresivamente del marco arquitectónico y las figuras se hicieron más naturales y con gestos más humanos .

  • La expresividad de los rostros y la naturalidad de los gestos y actitudes.

  • La tensión de las figuras, expresada a través de los músculos y los gestos.

  • La visión de los personajes es realista y, al contrario de lo habitual en los retratos regios, sin concesiones a la idealización, plasmando la psicología de cada uno de ellos a través de gestos y actitudes que muestran sin rodeos su verdadera naturaleza: soberbia y altanera la de la reina María Luisa, en el centro y como figura dominante; débil y bondadosa la del rey; taimada la del futuro Fernando VII, a la izquierda.

  • Lo mismo ocurre con los gestos y actitudes: las manos manifiestan juramento y unión matrimonial; los pies descalzos (los zuecos de uno y otra aparecen en distintos lugares del dormitorio), que pisan suelo sagrado.

  • Los gestos y actitudes se humanizaron y ganaron en expresividad, incluso los de los personajes sagrados.

  • Los gestos y actitudes son teatrales y de gran expresividad.

  • Los personajes, de belleza idealizada, se vinculan entre sí a través de las miradas y los gestos de las manos: la Virgen sujeta por detrás a San Juan Bautista niño, que está adorando a Jesús mientras este, situado a un nivel más bajo y protegido por un ángel, le bendice con la mano derecha.

  • No obstante, ten en cuenta que, en la mayoría de las presentaciones, sigues siendo tú el protagonista, por lo que debes cuidar tus habilidades comunicativas, verbales y no verbales (gestos, tono de voz, ritmo…) y otros aspectos formales y de estilo que hacen de que tú seas tu propia marca personal .

  • Nuestro interior se muestra a través de nuestros gestos, de nuestro rostro o de nuestra forma de vestir.

  • Pero lo más llamativo es la belleza idealizada de los rostros y la conmovedora expresividad de sus gestos.

  • Recuerda que la comunicación verbal y no verbal, es decir, lo que dices, tus gestos, tono de voz y expresión corporal, son fundamentales.

  • Sin embargo, empleó, como Gericault o Delacroix en la pintura, ciertos recursos barrocos (el agitado movimiento, la composición abigarrada con acentuados entrantes y salientes, la expresividad de los rostros y los gestos) para exponer su visión romántica del tema, que recuerda a «La Libertad guiando al pueblo», de Delacroix, con sus protagonistas anónimos y el tono de exaltación patriótica.

  • Todas ellas mantienen una posición de contrapposto y se relacionan entre sí con absoluta naturalidad por gestos y miradas.

  • Todas ellas presentan unas características similares: La naturalidad de gestos y expresiones.

  • Todos los personajes se relacionan entre sí por grupos, en una composición flexible que resalta la figura de Cristo por diferentes medios: aparece enmarcada por el vano sobreiluminado a sus espaldas, los gestos de las manos de los apóstoles nos conducen a él, y su cabeza ocupa el centro geométrico del cuadro y en ella confluyen todas las líneas de fuga de la perspectiva aplicada.