Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

10 oraciones y frases con genio

Las oraciones con genio que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar genio en una frase. Se trata de ejemplos con genio gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar genio en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • El genio de Kepler y de Galileo consiguió armonizar con precisión los datos de la experiencia, la exigencia de la reducción matemática y la teoría copernicana.

  • El ser perfecto, Dios, no permitiría que ese genio me engañase ni que yo confundiera mis ideas con imaginaciones o sueños.

  • Igualmente, impulsó las expresiones culturales como fruto del genio individual, a diferencia de las normas que había respetado el clasicismo.

  • La duda cartesiana presupone la existencia de un genio maligno como hipótesis.

  • No obstante, corresponde al genio griego la elevación de esos saberes a la condición de ciencia.

  • No es de extrañar, por tanto, que Goya fuera admirado por tantos pintores vanguardistas de los siglos y, que vieron en él a un genio inclasificable y precursor de todos ellos.

  • Podemos formular la hipótesis de que existe un genio maligno que nos induce a creer que estamos en lo cierto siempre que erramos, y viceversa.

  • Rude ejecutó un alto relieve de carácter alegórico en el que las figuras son tratadas al modo clásico: el Genio de la Patria, alado como la diosa de la Victoria, conduce a los soldados del pueblo, que aparecen desnudos o con armaduras romanas.

  • Si además se consideran las revolucionarias soluciones técnicas, la variedad del conjunto, las referencias al mundo natural y el ritmo curvilíneo, la conclusión es que nos encontramos ante una obra maestra del Modernismo, fruto de la visión personal y profundamente religiosa de un genio universal de la arquitectura.

  • Solo si Dios existe es posible superar p por completo todo motivo de duda, particularmente la hipótesis del genio maligno engañador.