Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

74 oraciones y frases con fuego

Las oraciones con fuego que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar fuego en una frase. Se trata de ejemplos con fuego gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar fuego en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Después de estudiarlos, afirma que ni el fuego ni la tierra son elementos?

  • ¿Qué cambios sociales supuso para el hombre tener un fuego encendido en la vivienda?

  • A pesar de su sencillez, tenían un gran número de aplicaciones: cortar, serrar, romper, moler, perforar, pulir, lijar, etc. Prender fuego golpeando dos piedras o frotando dos maderas fue el segundo gran avance tecnológico del ser humano.

  • Además de en los hogares, se la honoraba en los espacios públicos, en los que se mantenía un fuego sagrado en su honor, que los colonos llevaban consigo cuando iban a fundar colonias en nombre de la metrópolis.

  • Ahora bien; nótese que hacer fuego es un hacer muy distinto de calentarse, que cultivar un campo es un hacer muy distinto de alimentarse, y que hacer un automóvil no es correr.

  • Aquel proceso se fue sofisticando, hasta que desarrollaron un conjunto de técnicas para encender fuego sin necesidad de esperar a una tormenta.

  • Arjé: el fuego.

  • Asimismo, su grado de desarrollo era alto: producían instrumentos de piedra muy elaborados, eran capaces de hacer fuego y enterraban a los muertos.

  • Boyle se describió a sí mismo como un químico «escéptico» porque puso en duda las antiguas nociones griegas de los elementos (para los griegos, los cuatro elementos eran tierra, aire, agua y fuego).

  • Consulta en un diccionario o en Internet qué es el fuego de San Telmo.

  • Cuando aclaró un poco nos pareció que no se hacía de día, sino que el fuego se iba aproximando; pero se detuvo a lo lejos y después regresaron las tinieblas y, otra vez, la ceniza densa y espesa.

  • Cuando el fuego se apagaba del todo, la multitud se despedía del difunto y se dispersaba.

  • Cuando se declara un incendio forestal, la tarea de extinción se hace muy difícil, a menudo prácticamente imposible, y el fuego calcina miles y miles de hectáreas de bosque, sin que podamos controlarlo.

  • Cuando trabajamos en cualquiera de estos dos espacios tenemos que procurar que no caigan cosas al suelo, que no chorree nada al traspasar líquidos de un lugar a otro, hay que intentar tener solo lo necesario sobre la mesa, vigilar con los puntos de fuego, proteger las partes más vulnerables de nuestro cuerpo...

  • De este modo, no solo la España Ulterior, sino también la Citerior, hasta Zaragoza, antiquísima y floreciente ciudad, abierta ya por manifiesto juicio de Dios, la despobló con la espada, el hambre y el cautiverio; destruyó, quemándolas con el fuego, las bellezas ciudadanas; envió a la cruz a los señores y poderosos del siglo, y descuartizó con los puñales a los jóvenes y pequeños.

  • El animal huye del fuego, mientras que el ser humano lo «domestica» (el lugar donde se hace el fuego es el hogar ), lo enciende cuando quiere, e incluso es capaz de guardarlo (piensa en un mechero, por ejemplo).

  • El fuego no era, en absoluto, una sustancia, sino sólo el resplandor de una materia calentada.

  • El fuego también había ocupado un lugar destacado en la doctrina de Heráclito.

  • El fuego tiene efectos irreparables sobre la biodiversidad, ya que cambia notablemente las condiciones y los recursos del ecosistema afectado.

  • El fuego tiene que estar necesariamente relacionado con el logos, puesto que todo cambia según una ley o medida racional común a todas las cosas.

  • El impacto provocado sobre la población de un ecosistema dependerá, por un lado, de la capacidad de restablecerse de las especies una vez extinguido el fuego y, por otra parte, de que, una vez recuperada la población, tenga la capacidad de sobrevivir en las nuevas condiciones.

  • Empédocles amplió el rango para afirmar que la materia se componía de cuatro elementos fundamentales: aire, agua, fuego y tierra.

  • Empédocles creyó hallar respuesta al problema proponiendo la existencia de varios arjés, que identi fi có con los cuatro elementos, «raíces de todas las cosas»: tierra, agua, aire y fuego.

  • Empezamos con el «fuego» y la «tierra».

  • En las domus de los adinerados, el larario se situaba generalmente en el atrio; en las casas más humildes, se encontraba en la cocina, cerca del fuego central.

  • En el atrio de la casa se construía una pequeña capilla llamada lararium, donde estaba el fuego de la casa y se depositaban pequeñas figuras de fango o cera que representaban al dios del hogar ( lar familiaris ) y los dos dioses de la despensa ( penates ).

  • En general, en las grandes zonas afectadas por el fuego, la diversidad del ecosistema disminuye notablemente.

  • En la imagen se puede observar el sistema de apertura y cierre de puertas de un templo una vez se encendía fuego en el altar.

  • En su caso, es el fuego.

  • En una primera fase, el Homo erectus observó que en algunas tormentas los rayos prendían fuego a árboles y matorrales.

  • Eran sagradas y se ocupaban de velar por el fuego que ardía en el atrio de Vesta en el Foro.

  • Es necesario prohibir las actividades de riesgo, tam bién hay que aumentar los dispositivos de defensa desde las administraciones y el voluntariado en las zonas fores tales y urbanizaciones, con el objetivo de detectar el fuego y llegar en pocos minutos.

  • Esta particularidad se debe a que sus semillas no solo están prote gidas contra las llamas, sino que son pirófilas, esto es, el fuego es timula su capacidad germinativa.

  • Este nuevo material, económico y resistente al fuego, resultaba idóneo para la elaboración de pilares, vigas y losas, en un principio con destino a las construcciones fabriles, pero después para todo tipo de edificios.

  • Existen una serie de condicionantes que determinan el grado de incidencia del fuego sobre la vegetación: ◆ La frecuencia o intervalo de tiempo entre fuegos sucesivos.

  • Hay latas o vasos que se calientan solos, para evitar poner al fuego o al microondas el líquido de su interior.

  • Hay que decir, no obstante, que las comunidades vegetales mediterráneas tienen una buena respuesta de resistencia al fuego.

  • Hefesto, cuando encadena a Prometeo por haber robado el fuego para los hombres, le dice: «Con tu amor al mortal esto ganaste.

  • Hierro forjado, muy duro y más elástico, que adquiría su forma definitiva exponiéndolo al fuego en una fragua y maleándolo después con un martillo sobre el yunque.

  • La agricultura sustituyó vegetación natural por especies de cultivo, taló bosques para obtener tierras cultivables y uti lizó el fuego como elemento modelador del paisaje.

  • La función principal de las vestales consistía en mantener encendido el fuego del templo de Vesta.

  • La materia estaría constituida por cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego, ordenados del más pesado a más ligero.

  • La pizarra es un material compacto e impermeable al fuego y la corrosión.

  • La rarefacción consistiría en que el aire pierde densidad, de modo que se convierte en fuego y después, en viento.

  • La situación de aquellos primeros estadios del hombre contrasta con la actual, en la que una de nuestras principales preocupaciones es evitar que se prenda fuego y que se propague sin control.

  • La tierra ocuparía la capa más baja y, por encima de ella, se situaría el agua, luego, el aire, y en la capa más alta estaría el fuego.

  • La utilización del fuego modifi caría de modo artificial y por pri -mera vez los ecosistemas.

  • Los conceptos, según Ockham, se parecerían a algunos signos no lingüísticos, como el humo, que es signo natural del fuego, o el gemido del enfermo, que es signo natural de sufrimiento.

  • Los incendios en el bosque también se producen al lanzar colillas encendidas o hacer fuego para calentar alimentos.

  • Los seres del mundo sublunar están compuestos de cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego.

  • Material del horno Zona de calentado Zona de pulido al fuego Zona de enfriado Calentadores Túnel de recocido Cortadores Punta de diamante Láminas de vidrio Cinta de vidrio fundido Estaño fundido Ventanas.

  • Material del horno Zona de calentado Zona de pulido al fuego Zona de enfriado Calentadores Túnel de recocido Cortadores Punta de diamante Láminas de vídrio Cinta de vidrio fundido Estaño fundido Ventanas.

  • No encender ningún tipo de fuego ni quemar desperdicios.

  • No es extraño que elija este elemento como principio de todo, ya que representa adecuadamente el movimiento, puesto que el fuego todo lo destruye y transforma.

  • No obstante, por parte de la banda terrorista se sucedieron las declaraciones de alto el fuego y de vuelta a las armas; y por parte del gobierno, se mantuvo la política de persecución policial y encarcelamientos.

  • Para este sabio, el alma humana también está compuesta de fuego.

  • Pero los vi caer por la lanza de los griegos y me corté estos cabellos ante sus tumbas y a Príamo que los engendró lo lloré por no haberlo escuchado de boca de otros, sino porque yo misma con estos ojos míos vi cómo lo degollaban sobre el fuego del hogar, y cómo destruían la ciudad.

  • Pero, para cocinar, es necesario dominar el fuego.

  • Pregunta o investiga para explicar qué procedimiento se sigue cuando se quiere encender el fuego de una chimenea o una barbacoa.

  • Producían y utilizaban el fuego.

  • Se realizaban con la técnica del fresco, del temple o del fuego, y con pigmentos obtenidos de elementos naturales.

  • Se usa como lubricante, para la fabrica ción de baterías, minas de lápiz… El asbesto es un silicato filamen toso inatacable por los ácidos y por el fuego, por lo que se emplea como aislante térmico, aunque su uso puede ser perjudicial para la salud.

  • Según el mito, Prometeo, en su afán de beneficiar a los hombres, había robado el fuego a los dioses y había engañado a Zeus.

  • Según explicó, el fuego, en primer término, da lugar al mar; posteriormente, a la tierra y, fi nalmente, al viento.

  • Son resistentes al fuego y a la corrosión atmosférica.

  • Sus miembros eran recolectores, cazadores, utilizaban el fuego y enterraban a los muertos.

  • También existen especies germinadoras, las cuales son capaces de tener bancos de semillas guardadas en el subsuelo que, con el aumento de temperatura a causa de la acción del fuego, pueden germinar en un intervalo de tiempo relativamente corto.

  • También robó fuego del carro del sol y lo dio a los hombres.

  • Tradicionalmente, por las prácti cas agrícolas y el uso del fuego.

  • Tras unas plegarias se cortaba un mechón de pelo de la cabeza de la víctima, que se lanzaba al fuego y se degollaba.

  • Tras consumirse ambos muslos al fuego y catar las vísceras, lo asaron cuidadosamente y retiraron todo del fuego.

  • Un circuito mal montado o un mal contacto accidental pueden llegar a iniciar un fuego.

  • Utilizaban el fuego.

  • Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al final del hierro me parecía tener un poco de fuego.