Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

22 oraciones y frases con franquismo

Las oraciones con franquismo que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar franquismo en una frase. Se trata de ejemplos con franquismo gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar franquismo en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Con ellas se pretendía proporcionar al franquismo una imagen de Estado democrático a su manera, y hacer olvidar a la comunidad internacional las inclinaciones fascistas de sus primeros años.

  • En de fi nitiva, la nueva ley no fue bien acogida ni por los sectores más reaccionarios del franquismo, que veían en ella un riesgo excesivo, ni por la oposición, que percibió la ley como una trampa: se pasaba de una censura previa de las ideas a una censura posterior, más peligrosa aún porque iba acompañada de sanciones.

  • En España, que atravesaba la dura etapa del primer franquismo, el Informalismo tuvo un gran seguimiento, pues muchos artistas encontraron en este lenguaje una fórmula apropiada para expresar su angustia y su frustración, sin tener que recurrir a mensajes demasiado explícitos que la dictadura del general Franco no les habría consentido.

  • En este contexto nacieron las Comisiones Obreras, la organización más activa de la lucha obrera durante todo el fi nal del franquismo.

  • En los comienzos del franquismo su in fl uencia fue muy grande, por su implantación popular y por ser el único grupo con un discurso ideológico capaz de llegar a las masas.

  • En todo caso, es evidente que los intelectuales y artistas más de izquierdas no tuvieron ni la posibilidad de visitar España ni de ver circular legalmente sus libros en ella, al menos hasta los últimos años del franquismo.

  • Era la vía propuesta por los «aperturistas» del régimen, conscientes de que el franquismo sin Franco era inviable y de que la de fi nitiva integración de España en Europa requería una evolución política hacia la democracia.

  • Era, sin duda, un golpe durísimo al mismo corazón del franquismo, ya que, aparte de Franco, Carrero era el único capaz de mantener unidas a las diferentes familias ideológicas del régimen, por lo que con él desaparecía la última posibilidad de pervivencia del franquismo después de Franco.

  • Es decir, se trataba de un acuerdo entre las fuerzas de oposición y las élites procedentes del franquismo para superar el pasado e iniciar una nueva etapa de reconciliación nacional.

  • España había pasado de la prohibición de los partidos políticos durante el franquismo a una proliferación excesiva, que los resultados electorales se encargaron de cribar.

  • Esta cultura liberal, que el franquismo en sus comienzos intentó sustituir por la suya propia, se estableció desde muy pronto y hasta el fi nal del régimen como cultura dominante del país, plenamente aceptada e integrada en el sistema.

  • La UCD nació como coalición de numerosos partidos minoritarios cuyo espectro ideológico estaba en torno al centro y la derecha moderada –democratacristianos, socialdemócratas y liberales–. Un alto porcentaje de sus miembros había estado vinculado a los círculos políticos del franquismo, aunque desde posiciones moderadas.

  • La cultura oficial El franquismo dedicó más esfuerzos al control y la censura de cualquier manifestación cultural ajena al régimen, que a la creación de una cultura propia.

  • La exaltación de ciertos valores esenciales, como la religiosidad, el espíritu patriótico o el heroísmo militar, pretendía la glori fi cación de los vencedores de la Guerra Civil y condujo a la reivindicación de un pasado imperial idealizado –desde los Reyes Católicos hasta el Siglo de Oro–, del que el franquismo se consideraba heredero y continuador.

  • La labor no era fácil porque exigía superar la gran fractura social abierta por la Guerra Civil y los cuarenta años de franquismo.

  • Los apoyos sociales El franquismo, aunque tuviera su origen en el protagonismo de unos militares sublevados contra la República, gozó desde el principio del apoyo de amplios sectores sociales, identi fi cados con el nuevo régimen bien por su defensa de los valores más tradicionales de la sociedad, bien por su autoridad y el resta- blecimiento del orden público.

  • Los aspectos que analizaremos a continuación se re fi eren sobre todo a los inicios del franquismo, en especial los apoyos sociales, que experimentaron muchos cambios a lo largo de la vida del régimen.

  • Los resultados fueron de muy mediocre calidad en todos los campos, salvo contadas excepciones, lo que justi fi ca el cali fi cativo de «páramo cultural» aplicado al franquismo por el historiador del pensamiento J. L. Abellán en su estudio titulado La cultura en España .

  • Para Estados Unidos dejó de tener importancia que el franquismo fuera una pervivencia fascista, frente al valor estratégico de España y el carácter oficialmente católico y anticomunista de su régimen.

  • Pero en tanto no se estableciese en la nueva Constitución el marco jurídico en que debían desenvolverse los nuevos gobiernos autónomos, solo quedaba la posibilidad de restablecer parcialmente –como preautonomías – las instituciones regionales establecidas durante la Segunda República y disueltas por el franquismo.

  • Por su parte, el PCE, con Santiago Carrillo a la cabeza, mantuvo en todo momento una estrategia de presión sobre el gobierno para forzar su legalización, a la que se consideraba con pleno derecho, máxime cuando había sido el partido que más había luchado por la democracia –y casi en solitario– durante todo el franquismo.

  • Sin embargo, tenía a su favor el prestigio adquirido por sus militantes a lo largo de muchos años de lucha contra el franquismo en todos los frentes.