Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

19 oraciones y frases con fertilizantes

Las oraciones con fertilizantes que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar fertilizantes en una frase. Se trata de ejemplos con fertilizantes gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar fertilizantes en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Aumentar el rendimiento de los cultivos con fertilizantes orgánicos (estiércol, desechos de cultivos, compost, etc.) e intercalar legumi nosas con otras cosechas para enriquecer el suelo en nitrógeno.

  • Debida a biocidas (plaguicidas), fertilizantes, abonos, las defecaciones y orines de los animales de las explotaciones ganaderas (en el caso de los cerdos y de las vacas se denominan purines), etc. – Contaminación industrial.

  • Deficiente, requiere fertilizantes.

  • El jabón, los detergentes, los metales, el vidrio, las pinturas, los plásticos, los fertilizantes y nuevos materiales —como la fibra de vidrio o las resinas— son resultado de reacciones químicas.

  • El ácido sulfúrico es un producto industrial muy importante, que tiene múltiples usos (tratamiento del petróleo y el acero, extracción de metales, fabricación de fertilizantes, pigmentos, explosivos, detergentes, plásticos, fibras, etc.) y es muy necesario.

  • El exceso de fertilizantes puede contaminar el agua.

  • En algunas zonas, la contaminación del agua del mar provocada por los fertilizantes artificiales, hace que proliferen algas que llegan a matar algunos tipos de coral.

  • En la investigación agrícola, los isótopos radiactivos se utilizan para conocer los efectos de los herbicidas, pesticidas y fertilizantes en las plantas.

  • Es habitual que en estas zonas se practique una agricultura intensiva, que además conlleva el uso de pesticidas o plaguicidas y de fertilizantes.

  • La contaminación agrícola se debe, sobre todo, al uso de fertilizantes, abonos y pesticidas que son arrastrados por el agua de riego y afectan a los ríos, lagos y aguas subterráneas.

  • La contaminación del suelo La contaminación del suelo se debe, principalmente, a los metales resultantes de las actividades industriales, a los abonos y fertilizantes empleados en agricultura, a los productos resultantes de las actividades ganaderas y sanitarias y a los residuos sólidos urbanos.

  • La eutrofización del agua se produce cuando se vierten nitratos y fosfatos, contenidos en los detergentes y desechos orgánicos de los vertidos urbanos y en los fertilizantes, y desechos orgánicos de los vertidos ganaderos y agrícolas.

  • Las sales provienen, sobre todo, del agua de regadío de baja calidad, y del empleo de elevadas cantidades de fertilizantes inorgánicos que contaminan los acuíferos destinados al regadío.

  • Los nitratos y fosfatos son especialmente abundantes en los fertilizantes agrícolas y en las aguas residuales en las que abunden restos de detergentes con fosfatos y materia orgánica.

  • Muchas personas de la localidad piensan que estos síntomas son producidos por la emisión de gases tóxicos procedentes de la cercana fábrica de fertilizantes químicos.

  • No todas las plantas tienen las mismas necesidades de luz, agua o fertilizantes, sino que según su origen y características propias de la especie se las deberá cuidar de una u otra forma.

  • Ocurre lo mismo con el estiércol de las granjas, así como con los pesticidas que se emplean para eliminar las plagas o los fertilizantes para ayudar a crecer a las plantas. .

  • Por eso, la con taminación del suelo por fertilizantes no es ex cesiva y afecta a zonas concretas.

  • Químicos, como el producido por la contaminación procedente de los vertederos de basuras, que liberan todo tipo de sustancias nocivas, vertidos de residuos ganaderos, industriales o mineros, utilización excesiva de insecticidas, plaguicidas o fertilizantes en las tareas agrícolas, etc. La pérdida de la cubierta vegetal, ya sea por incendios, talas, ganadería abusiva o envenenamiento del suelo por contaminación, deja el suelo desprotegido frente a la acción erosiva de los agentes geológicos externos, que, como el agua y el viento, arrancan la capa superficial del suelo, la más rica en nutrientes, y provocan la pérdida de su fertilidad.