Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

36 oraciones y frases con fernando

Las oraciones con fernando que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar fernando en una frase. Se trata de ejemplos con fernando gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar fernando en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A fi rmaba luchar en nombre del legítimo rey de España, Fernando VII.

  • Aunque existían seis aspirantes con diversos derechos, las candidaturas fi nales se redujeron a dos de ellos: Fernando de Trastámara (entonces regente de la Corona de Castilla por la minoría de edad del rey, su sobrino) y el conde de Urgel.

  • Carlos IV, que se vio obligado a destituir a Godoy y a abdicar en favor de su hijo Fernando, comunicó a Napoleón lo ocurrido y reclamó su ayuda para recuperar el trono.

  • Con ese fi n, según fue muriendo el gran maestre de cada una de ellas, se las presionó para que fuera elegido el rey Fernando como nuevo titular del cargo vacante.

  • Consta de ochenta y dos grabados, que giran en torno a tres temas: la violencia de la guerra, los efectos del hambre, y la restauración absolutista de Fernando VII sobre la que ofrece una reflexión tan enigmática como crítica.

  • Desde el exterior recibió la ayuda de la Corona de Aragón, de la que era heredero el esposo de Isabel, Fernando.

  • El origen del motín debe buscarse en el partido que se había formado en torno al príncipe heredero, futuro Fernando VII, radicalmente opuesto al excesivo poder y protagonismo de Godoy.

  • En correspondencia, los gobiernos ingleses concedieron fácilmente derecho de asilo a los españoles perseguidos por Fernando VII.

  • En un principio, América reaccionó ante la invasión francesa de España proclamando su lealtad a Fernando VII y creando juntas, como en la Península.

  • En él destaca la espectacular portada-retablo de marcado sentido escenográfico, en la que una desbordante fantasía ornamental envuelve la hornacina superior con la escultura de San Fernando recogiendo las llaves de Sevilla, obra de Juan Ron, colaborador de Ribera.

  • En este sentido, Fernando VII, que en marzo había entrado en España por Gerona y se dirigía hacia Valencia para desde allí emprender camino a Madrid, recibió en abril el documento conocido como Mani fi esto de los Persas, un escrito redactado por sesenta y nueve diputados «serviles» –así denominaban en las Cortes de Cádiz los diputados liberales a los diputados partidarios del absolutismo–, en el que se animaba al monarca a ignorar las propuestas liberales y a restaurar la monarquía absoluta, a la que se consideraba como el resultado de la razón y la inteligencia, y no de la arbitrariedad y el abuso, como la presen- taban los liberales.

  • Era hijo también de Felipe V, pero de su segunda esposa; por tanto, hermanastro de Fernando VI, que había muerto sin descendencia.

  • Este rey don Alfonso, en el comienzo de su reinado, firmó por tiempo cierto las posturas y la avenencia que el rey don Fernando su padre había hecho con el rey de Granada, y que le diesen las parias porque no se las dieron tan cumplidamente como las daban al rey don Fernando su padre.

  • Estos últimos ocupaban algunas carteras clave desde el punto de vista social, como la de Trabajo (Largo Caballero) o la de Instrucción Pública (Fernando de los Ríos).

  • Fernando VI: el Catastro de Ensenada Fernando VI pretendió implantar una reforma fi scal en Castilla, según un proyecto elaborado por su ministro el marqués de la Ensenada .

  • Ideario y apoyos sociales del carlismo Como opción dinástica, el movimiento carlista apoyaba las pretensiones al trono del hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro, y de sus descendientes, en contra de la línea sucesoria femenina de Isabel II.

  • Intentó obtener una de las becas en Roma que concedía la Academia de Bellas Artes de San Fernando, pero no tuvo éxito y acabó viajando a Italia por sus propios medios.

  • Juana nunca fue declarada incapaz y o fi cialmente siguió siendo reina, pero se trataba de una fi cción legal, porque quienes realmente reinaron fueron, primero, su padre Fernando y, después, su hijo Carlos.

  • La inseguridad, el miedo y la represión absurda que caracterizaron el reinado de Fernando VII son el telón de fondo de sus veintidós estampas, que tienen un carácter delirante y absurdo, a menudo de difícil interpretación.

  • La represión contra los liberales y los pronunciamentos Fernando VII no se conformó con ignorar toda la labor inspirada en los principios del liberalismo, sino que acometió contra los liberales mismos, sin reparar en el hecho de que ellos también habían luchado contra los franceses para conseguir su regreso a España como rey legítimo.

  • La serena delicadeza de la figura refleja la tranquilidad de ánimo recuperada por Goya, tras la liberación del miedo que le producía la España negra de Fernando VII.

  • La visión de los personajes es realista y, al contrario de lo habitual en los retratos regios, sin concesiones a la idealización, plasmando la psicología de cada uno de ellos a través de gestos y actitudes que muestran sin rodeos su verdadera naturaleza: soberbia y altanera la de la reina María Luisa, en el centro y como figura dominante; débil y bondadosa la del rey; taimada la del futuro Fernando VII, a la izquierda.

  • Las Cortes generales y extraordinarias de la nación española, congregadas en la real Isla de León, conformes en todo con la voluntad general, pronunciada del modo más enérgico y patente, reconocen, proclaman y juran de nuevo por su único y legítimo rey al señor D. Fernando VII de Borbón; y declaran nula, de ningún valor ni efecto la cesión de la Corona que se dice hecha en favor dc Napoleón, no solo por la violencia que intervino en aquellos actos injustos e ilegales, sino principalmente por faltarles el consentimiento de la nación.

  • Los primeros levantamientos en apoyo de Carlos María Isidro, proclamado rey por sus seguidores con el nombre de Carlos V, ocurrieron ya a los pocos días de morir Fernando VII, pero fueron sofocados con facilidad en todas partes, salvo en el medio rural de las Vascongadas, Navarra, Aragón, Cataluña y Levante.

  • Nació así el problema del carlismo, que agrupó a las fuerzas absolutistas y desencadenó una cruenta guerra civil a la muerte de Fernando VII.

  • Ni Isabel ni Fernando se plantearon la posibilidad de crear una monarquía unitaria y centralizada.

  • Novatores, proyectistas e ilustrados La Ilustración llegó a España con cierto retraso respecto a Europa, y los reinados de Felipe V y de Fernando VI constituyen una etapa previa o preparatoria, en la que el espíritu de cambio se canalizaba esencialmente a través de dos grupos minoritarios: a Los novatores, término despectivo empleado contra quienes, desde fi nales del siglo xvii, aspiraban a una cierta renovación en el panorama intelectual.

  • Pero cuando descubrió que había contraído matrimonio en secreto con Fernando, hijo de Juan II de Aragón, la desheredó y nombró sucesora a su hija Juana, apodada la Beltraneja, pues se rumoreaba que era hija en realidad de Beltrán de la Cueva, hombre de con fi anza del rey.

  • Pero en esta última etapa de su reinado, Fernando VII se encontró con una doble oposición : a La de los liberales, siempre opuestos al absolutismo.

  • Pero es igualmente posible, como a veces se ha sostenido, que se tratara de una alusión velada a la tiranía de Fernando VII, que estaba destruyendo a su propio pueblo.

  • Pero, consciente de los graves problemas y sinsabores que le había ocasionado la persecución de los protestantes en Alemania, decidió liberar a su hijo de este foco de con fl ictos cediendo a su hermano Fernando las posesiones de Austria y, con ellas, los derechos a aspirar a la corona imperial alemana.

  • Por tanto, en nombre de nuestro Rey Fernando VII, y de toda la nación española, declaramos la guerra por tierra y mar al Emperador Napoleón I y a la Francia mientras esté bajo su dominación y yugo tirano, y mandamos a todos los españoles obren con ellos hostilmente [...]; y declaramos que hemos abierto y tenemos franca y libre comunicación con la Inglaterra, y que con ella hemos contratado y tenemos armisticio y esperamos se concluirá con una paz duradera y estable.

  • Por último Alfonso X el Sabio, hijo y sucesor de Fernando III, culminó la conquista de Andalucía e incorporó de fi nitivamente el reino de Murcia.

  • Repercusiones para España Al fi nalizar el reinado de Fernando VII, el inmenso imperio colonial de antaño había quedado reducido a Cuba, Puerto Rico y Filipinas .

  • Sin embargo, aunque Isabel y Fernando, después conocidos como los Reyes Católicos, decidieron gobernar conjuntamente en todos sus territorios, según lo establecido entre ellos en la Concordia de Segovia tras proclamarse reina Isabel, la unión de Castilla y Aragón fue meramente dinástica, ya que cada reino conservó sus propias leyes e instituciones.

  • Una vez libre y apoyándose en la fuerza militar francesa, Fernando VII restauró por segunda vez el absolutismo : declaró nulos todos los actos del gobierno durante el Trienio Liberal y persiguió a los liberales, que huyeron en masa del país a Francia e Inglaterra.