Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

11 oraciones y frases con extensas

Las oraciones con extensas que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar extensas en una frase. Se trata de ejemplos con extensas gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar extensas en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Así, pueden describirse como ecosistemas zonas tan reducidas como un simple charco de agua y tan extensas como un bosque.

  • El yo y las cosas extensas son sustancias, porque no necesitan ninguna otra cosa, a excepción de Dios.

  • Grandes cantidades de rocas son aplastadas entre las placas sufriendo fuertes presiones y elevadas temperaturas, lo que origina extensas áreas de rocas metamórficas.

  • Inunda extensas áreas.

  • Junto a una mayor producción de riqueza, aparecen nuevas y extensas formas de pobreza.

  • La estructura de propiedad predominante fueron los latifundios, dedicados a la explotación ganadera, la solución más idónea para zonas extensas y con escasa población.

  • La explosión y posterior incendio de un reactor nuclear produjo una gran nube radiactiva que, arrastrada por el viento hacia el norte y el oeste, depositó partículas radiactivas en extensas zonas.

  • La ocupación de plazas en el norte de África Finalizada la guerra de Granada, la expansión hacia el Magreb parecía más necesaria y realizable que nunca, para contener la piratería y los posibles ataques de turcos y berberiscos a las costas españolas, aún más extensas tras la conquista del reino nazarita.

  • Por ejemplo, facilitará la detección de actividades ilega les en la selva, en especial en el Amazonas y en el Congo (las más extensas del planeta).

  • Se trataba de zonas extensas y poco pobladas, en cuya conquista habían destacado las Órdenes Militares.

  • Sin embargo, como Dios es veraz y causa de todo lo que existe, no ha podido engañarnos al poner en nosotros una fuerte inclinación a creer que nuestras ideas sobre las cosas extensas provienen de objetos corpóreos realmente existentes.