Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

26 oraciones y frases con excelencia

Las oraciones con excelencia que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar excelencia en una frase. Se trata de ejemplos con excelencia gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar excelencia en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Además, término medio no es lo mismo que mediocridad, porque la virtud ética con respecto al bien es excelencia y plenitud.

  • Adoptó la de fi nición aristotélica de virtud moral como término medio, es decir, como cumbre y excelencia.

  • Así pues, podemos considerar que el hierro es el metal por excelencia porque es abundante, fácil de obtener y posibilita buenas aleaciones.

  • Aunque la casa y la aldea anteceden a la ciudad cronológicamente, la polis es anterior a ellas en cuanto a perfección y excelencia, ya que es el fi n al que tienden tanto los individuos como las otras dos comunidades naturales.

  • Autorrealización y virtud Todos, de un modo u otro, nos proponemos como meta personal el ideal de la excelencia moral.

  • Cristo Pantocrátor y la Virgen eran las dos figuras dominantes y, por tanto, las que ocupaban los lugares preeminentes: el Pantocrátor en la cúpula, símbolo por excelencia del espacio celeste; y la Virgen en la bóveda del ábside.

  • El carbón fue el combustible energético de la Revolución Industrial y el combustible fósil por excelencia hasta mediados del siglo XX, cuando fue sustituido por el petróleo y el gas natural.

  • El es la herramienta de dibujo por excelencia.

  • El Padre Nuestro es la oración cristiana por excelencia, porque contiene todo lo que podemos y debemos pedir a Dios.

  • En consecuencia, debe haber algo que sea lo máximamente verdadero, bueno, etc. y, por tanto, el ser por excelencia, porque lo que es verdadero o bueno por excelencia, también es ente por excelencia.

  • Es también en sí misma un mensaje religioso simbólico: La planta de cruz latina representa el cuerpo de Cristo crucificado; y el ábside central, Parteluz o mainel Puerta su cabeza y el espacio divino por excelencia.

  • Función simbólica o propagandística Toda mezquita es en sí misma el símbolo por excelencia de la fe islámica, pero en esta de Bab al Mardum no consta que existan otros elementos simbólicos que las bóvedas de sus cubiertas, como imágenes del mundo celeste.

  • Heidegger se re fi ere al ser humano como ser ahí porque en él se desvela el ser; es el lugar por excelencia donde este se mani fi esta.

  • La conciencia es la voluntad instruida por la razón, que se convierte en juez infalible sobre el bien y el mal, convirtiéndose, así, según el pensador ginebrino, en el criterio moral por excelencia.

  • La cultura es el vehículo por excelencia para mostrar nuestra capacidad de desinterés.

  • Las virtudes morales son las que mueven al ser humano a la excelencia en relación con las inclinaciones de los apetitos sensibles y del apetito racional o voluntad.

  • P Las abejas son unos de los insectos polinizadores por excelencia.

  • Por ello es conveniente que tu excelencia sepa que hemos decidido anular completamente las disposiciones que te han sido enviadas anteriormente respecto al nombre de los cristianos, ya que nos parecían hostiles y poco propias de nuestra clemencia, y permitir de ahora en adelante a todos quienes quieran seguir la religión cristiana que lo hagan libremente sin que ello les suponga ningún tipo de inquietud o molestia.

  • Por eso, es la ciencia por excelencia y la culminación del saber positivo.

  • Por su destacado papel en los más diversos campos de la ciencia, el arte y el conocimiento en general, ha pasado a la posteridad como el modelo de hombre renacentista por excelencia.

  • Posidonio, alabando la cantidad y excelencia de los metales, no prescinde de su habitual retórica, sino que, poseído de un entusiasmo poético, se entrega a exageraciones.

  • Procura lograr la excelencia.

  • Se trata, en definitiva, de la búsqueda de la excelencia.

  • Si en las piezas pequeñas de orfebrería se ha empleado preferentemente el oro y la plata, en la escultura de un cierto tamaño el material por excelencia ha sido el bronce, una aleación de cobre y estaño a la que a veces se incorporan algunos otros elementos adicionales, como el zinc.

  • Un ejemplo de realización de la excelencia humana —también en su aspecto cultural— lo constituye la vida monástica.

  • Una vez dentro de la Acrópolis había diversos edificios y tres templos que hacían de ella el recinto sagrado por excelencia de la ciudad: el Partenón, el Erecteion y el templo de Niké Áptera.