Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

10 oraciones y frases con estatuaria

Las oraciones con estatuaria que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar estatuaria en una frase. Se trata de ejemplos con estatuaria gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar estatuaria en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Carlos I se muestra con una majestuosa gravedad que nos remite a la estatuaria clásica, más aún si se tiene en cuenta que la armadura se puede desprender para dejar al descubierto su cuerpo desnudo.

  • Del primer emperador, Augusto, se han conservado diversas esculturas, pero el Augusto de Prima Porta, que se comenta al final de esta unidad, es sin duda una de las mejores obras no solo del clasicismo característico de su reinado, sino de toda la estatuaria imperial.

  • Destacó por su extraordinario dominio de la técnica y su fama llegó a ser tal que le reclamó incluso Napoleón, al que retrató como un héroe o atleta de la estatuaria griega, en bronce y desnudo.

  • El perfecto estudio anatómico y la posición de contrapposto remiten a la más pura tradición de la estatuaria clásica griega.

  • La escultura dieciochesca, considerada en su conjunto, presenta una producción abundante, pero carece del interés de otros periodos anteriores y anuncia lo que será su estancamiento a lo largo del siglo, por su estrecha vinculación a la estatuaria de tradición clásica, en contraste con el empuje innovador de la pintura o la arquitectura.

  • La estatuaria llegó prácticamente a desaparecer y el relieve se limitó a la decoración arquitectónica de capiteles y otros elementos, con motivos geométricos o vegetales, y a los trabajos de marfil o plata en relicarios, objetos litúrgicos, placas decorativas de muebles, etc. Algo parecido ocurrió con la pintura mural, a causa de la predilección bizantina por el mosaico para el revestimiento de muros.

  • Realizada en mármol y de casi dos metros y medio de altura, es una de las obras más representativas del Neoclasicismo por su fiel imitación de la estatuaria griega, por el tema representado y por la solemnidad de su tratamiento, propia del interés de Thorvaldsen por la escultura del siglo v a.C., que le diferenció de Canova, más influido por el helenismo.

  • Sin embargo, esta abundante producción escultórica no estuvo acompañada de innovaciones artísticas dignas de mención, como ocurrió en los campos de la arquitectura o la pintura, sino que se mantuvo en general dentro del tipo de estatuaria academicista de tradición clásica, salvo contadas excepciones, algunas de las cuales analizaremos a continuación.

  • Solo la escultura, que vivió una época dorada en cuanto a encargos y realizaciones para las remodeladas ciudades burguesas, parecía anclada en la tradición de la estatuaria clasicista y académica.

  • Técnicamente, esta obra presenta aún rasgos de su etapa sevillana, como los colores terrosos, el dibujo detallado, o el contraste de luces y sombras, aunque ya se ha abandonado el tenebrismo inicial; pero la composición refleja la influencia del clasicismo italiano, destacando en este sentido la figura de Apolo y el cíclope de espaldas, que con sus actitudes estáticas y relajadas recuerdan a los héroes de la estatuaria antigua, en contraposición a la vulgaridad de las otras figuras.