Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

34 oraciones y frases con ente

Las oraciones con ente que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar ente en una frase. Se trata de ejemplos con ente gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar ente en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «De acuerdo con lo dicho, se enseña que el ente tiene concepto común unívoco a Dios y las criaturas, porque es imposible que una cosa lleve al conocimiento primero de otra cosa en sí o en el concepto simple que le es propio, como se dijo; más puesto que las criaturas llegamos a algún conocimiento de Dios según aquello que se dijo a los romanos: en las cosas invisibles, etc.».

  • Acto de ser: principio intrínseco del ente por el que posee ser.

  • Además, como es imposible que exista algo inexistente, «es necesario decir y pensar que el ente es» (Parménides, siglo V a. C.): la metafísica trata, así, de lo máximamente necesario.

  • Ahora bien, aunque sujeto y esencia sean principios constitutivos distintos, por el principio de identidad forman un único ente en acto: toda esencia es un sujeto.

  • Ahora bien, aunque todo ente es algo concreto, los diversos modos de ser pueden dividirse en dos grupos: unos, como caballo o hierro, son sujetos de suyo y se denominan sustancias.

  • Avicena A fi rma Avicena: «La ciencia que se ocupa solo y en sentido absoluto del ente en cuanto ente es la metafísica ».

  • Cada ente es uno e indivisible en la medida en que es perfecto.

  • Cada uno de estos bienes se identi fi ca con la perfección de cada tipo de ente, por lo que es fin o término de sus acciones, es decir, causa final; de ahí que lo de fi na como aquello hacia lo que las cosas tienden.

  • De este modo, la metafísica, precisamente por ser la ciencia del ente en cuanto ente, cumple con los tres requisitos de la ciencia primera.

  • De la noción primera de ente se deriva inmediatamente el juicio primero o primer principio del conocimiento: el de no contradicción, que ya expuso Aristóteles.

  • De otro modo, se vulneraría la unidad del ente, que estaría formado por dos elementos.

  • Desde esta perspectiva, se dice de lo artificial que «no existe»: no pertenece a la realidad intrínseca del ente natural.

  • El destinatario de la pregunta, sin embargo, no puede ser un ente cualquiera.

  • El ente que se siente interpelado por el ser, dice Heidegger, es el ser humano, que se caracteriza como ser ahí o ser existente ( Dasein, en alemán).

  • El potencial biótico (r) es la diferencia ente la tasa de natalidad y la de mortalidad.

  • El ser es acto de los demás actos del ente, es decir, de sus formas accidentales y de su forma sustancial; por tanto, se relaciona solo con los otros actos del ente.

  • El ser o ente es lo primero que el intelecto conoce, percibiéndolo necesariamente a través de los sentidos, tanto en la existencia de las cosas como en la propia existencia.

  • El sueto y las categorías Por el principio de no contradicción, todo ente es «un mismo ente», es decir, algo concreto, que en filosofía se denomina sujeto.

  • En consecuencia, debe haber algo que sea lo máximamente verdadero, bueno, etc. y, por tanto, el ser por excelencia, porque lo que es verdadero o bueno por excelencia, también es ente por excelencia.

  • En efecto, la metafísica, como ciencia de lo real, cumple con las tres condiciones de la ciencia primera: es un saber universal porque nada puede haber que no sea una cierta realidad, un «ente» (del latín ens, ‘lo que es’).

  • Ente: aquello que es y es real.

  • Es el primer principio de la realidad —y, por consiguiente, también del pensamiento— e incluye la diferencia esencial entre ser y no ser: si el ente es lo que es, no puede no ser a la vez y en el mismo sentido.

  • Esencia: principio intrínseco del ente, por el que este adquiere una determinada naturaleza o modo de ser.

  • Estado fuerte, porque, además de eliminar a los individuos, lo consideraba como un ente creado por los débiles, que no se pueden defender por sí mismos.

  • Inspirado en Avicena, santo Tomás a fi rmó que lo primero que conocemos es el ente: cuando conocemos una cosa, la conocemos, antes que nada, como algo que existe, que es real, que tiene ser.

  • La forma en que varían estos campos magnéticos (y, por tanto, la forma de las corrientes inducidas) contiene la información de radio, televisión, telefonía, datos, etc. Los detectores de metales se utilizan para detectar objetos de materiales conductores ente rrados en la playa, o bien objetos peligrosos en zonas de seguridad protegida.

  • La metafísica es la ciencia del ente en cuanto ente En la jerarquía de las ciencias, los saberes más universales, necesarios y evidentes aportan sus propias conclusiones como premisas de otras ciencias.

  • Resolviendo el dilema así planteado, Aristóteles advirtió que cada ente posee de hecho («en acto») un modo de ser determinado.

  • Se encuentran en depósitos geológicos de materiales orgánicos ente rrados, que se formaron por la descomposición de plantas y animales, sometidos al calor y la presión de la corteza terrestre durante cientos de millones de años.

  • Se trata de un ente privilegiado porque no solo está, como todo ente, determinado por el ser, sino que posee la capacidad de preguntar por el ser mismo.

  • Según Francisco Suárez, no cabría tal distinción, pues entonces, argumenta, habría que a fi rmar que son dos entidades, lo que no sería posible, ya que el ente es una unidad.

  • Sin embargo, el maestro de París divisó un horizonte mucho más amplio, más allá de la materia y la forma, y descubrió una composición profunda en los entes: la distinción real entre acto de ser y esencia: Todas las cosas son porque tienen acto de ser (también llamado por algunos existencia ), que es el acto más radical, perfección máxima del ente, que posibilita todas las demás perfecciones.

  • Su objeto es el ente tal y como se da en el pensamiento.

  • Y como lo necesario no tiene alternativa posible, la metafísica no puede dudar ni equivocarse sobre la índole del ente: es un saber evidente.