Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

12 oraciones y frases con emigración

Las oraciones con emigración que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar emigración en una frase. Se trata de ejemplos con emigración gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar emigración en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Ante las viejas y nuevas formas de pobreza —el desempleo, la emigración, los diversos tipos de dependencias—, tenemos el deber de estar atentos y vigilantes, venciendo la tentación de la indiferencia.

  • Así mismo, la emigración exterior alcanzó cifras muy elevadas.

  • Biosfera El ruido, las vibraciones, el desmantelamiento vegetal y los efluentes líquidos producen la emigración y pérdida de fauna; la flora se ve afectada por la erosión y degradación.

  • El hostigamiento a los mudéjares Las capitulaciones establecidas al fi nal de la guerra de Granada eran muy tolerantes con los vencidos: se les facilitaría, a quienes así lo desearan, la venta de sus haciendas y la emigración a Marruecos con sus bienes muebles; y a los que optasen por quedarse se les respetaría su libertad personal, costumbres y religión.

  • En esta época se produjo la emigración de una parte de los aqueos hacia las islas y las costas del Asia Menor.

  • Esta emigración exterior, además de los efectos positivos que tuvo para la economía, resultó vital para la estabilidad social del régimen, ya que evitó la formación de un numeroso sector de población en paro y, por tanto, potencialmente con fl ictivo.

  • Fue a lo largo de los años veinte y treinta cuando se desarrolló y consolidó el llamado Movimiento Moderno, también conocido como Estilo Internacional por su éxito y difusión por todo el mundo, en especial a raíz de la emigración a Estados Unidos de algunos de sus más valiosos representantes huyendo del régimen nazi alemán.

  • La decadencia del Imperio en el siglo d Las di fi cultades económicas, que provocaron un incremento de la emigración y, de forma indirecta, incidieron en la disminución de la natalidad, ya que se redujo el número de matrimonios por falta de recursos y aumentó el número de clérigos, atraídos a la vida religiosa como medio de subsistencia.

  • La mayoría emigró con carácter temporal, con una media de permanencia en el extranjero en torno a los tres años, salvo una parte de la emigración con destino a Francia, que se estableció allí de forma de fi nitiva.

  • La tradicional emigración de España a Francia y, sobre todo, a América se interrumpió ante la crisis de estos países de destino; pero además aumentaron los retornos, lo que supuso un considerable incremento del desempleo en España.

  • Para industrializar al país se utiliza a fondo y se pone en el mercado el enorme ejército industrial de reserva que el campo y regiones atrasadas poseen; así, se impulsa y acelera el movimiento de la mano de obra desde zonas rurales a industriales, alcanzando una intensidad desconocida en Europa y liberando al campo de un enorme subempleo [...] Toda la mano de obra que se libera en este proceso no puede ser absorbida por la industria española del momento, y ante el paro, que amenaza como consecuencia del «Plan», se facilita y apoya la emigración a los países europeos, que están febrilmente dedicados a la reconstrucción y ampliación de todo su poderío económico-industrial.

  • Toda esta situación no tiene posibilidades ni expectativas de cambio a medio plazo, pues estudiadas las previsiones del III Plan, en relación a la creación de puestos de trabajo, aparece la incapacidad del sistema productivo, al no poder absorber más que una parte de la mano de obra nueva que anualmente se presenta en el mercado de trabajo, de donde la emigración se revela necesaria para el sistema de desarrollo económico escogido para la sociedad española por sus dirigentes.