Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

130 oraciones y frases con edificio

Las oraciones con edificio que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar edificio en una frase. Se trata de ejemplos con edificio gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar edificio en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A ellos se añaden las molduras con forma de ajedrezado, en los arcos y a diferentes alturas del muro, tanto dentro como fuera del edificio.

  • Además, como toda la arquitectura griega, obedece a una concepción escultórica, en la que el edificio resalta ante todo su aspecto exterior, que ha de ser contemplado en su conjunto desde diferentes puntos de vista.

  • Alberti encerró el edificio preexistente con una estructura exterior de estilo renacentista, cuyos lados mayores estaban constituidos por series de hornacinas coronadas por arcos de medio punto y con sarcófagos en su interior.

  • Así, y a escala reducida, un centro de enseñanza no es solo un edificio con unas dependencias.

  • Aunque la arquitectura barroca mantuvo gran parte de los elementos del vocabulario clásico, su concepción del edificio era completamente distinta: Se tendió a modelar el muro mediante curvas, avances y retrocesos, que sugieren tensión y movimiento, frente al orden y la proporción del edificio renacentista, que transmitía serenidad y equilibrio estático.

  • B. Elementos arquitectónicos Los elementos arquitectónicos definen la estructura del edificio, y habría que señalar el tipo y las características de cada uno de ellos: La planta y sus partes .

  • Bramante descartó la planta basilical del edificio paleocristiano de época de Constantino y optó, como en San Pietro in Montorio, por la planta centralizada, en este caso de cruz griega inscrita en un cuadrado.

  • Como en el arte paleocristiano, el aspecto exterior del edificio no preocupaba y solía ser de ladrillo, macizo y sin adornos.

  • Como en el caso anterior de San Esteban, parece un retablo de piedra adosado al edificio o, como también se la ha calificado, una fachada tapiz.

  • Como en la arquitectura del hierro del siglo XIX, se deja al descubierto, sin ocultaciones ni reservas, la estructura del edificio (elementos portantes, sistemas de conducción, ascensores, etc.) y los materiales empleados (acero, paneles metálicos, materias plásticas, etc.), que adquieren así un nuevo valor estético.

  • Con el Renacimiento surgió la figura del arquitecto en el sentido moderno, como teórico que diseña previamente la totalidad del edificio y deja su ejecución práctica para el constructor.

  • Con estas citas históricas se trataba de dotar al edificio de una apariencia distintiva, superando la uniformidad del Movimiento Moderno.

  • Concebido como un edificio esencialmente neobarroco, incorpora elementos manieristas, tanto italianos como franceses, y se reviste de una profusa decoración escultórica; todo lo cual hace de él uno de los símbolos del París del Segundo Imperio, grandioso y señorial.

  • Covarrubias diseñó un edificio de planta cuadrada flanqueado en los ángulos por cuatro torres y con un patio central en su interior.

  • De este modo se facilita la comprensión intelectual del edificio a través de la percepción de las proporciones geométricas; es decir, la belleza se identifica con la armonía matemática.

  • De este modo se resaltan los valores cromáticos y el muro parece «desmaterializarse», como si se tratara de un espejo, proporcionando una sensación de ligereza en el interior que contrasta con el aspecto masivo del edificio por fuera.

  • Dimensiones y proporciones del edificio Como mezquita menor o de barrio, su tamaño es más reducido que el de las mezquitas mayores (aljamas), donde se celebraba la oración del viernes a mediodía, que incluía sermón.

  • El diámetro del edificio es igual a la altura, y la línea curva de la planta se relaciona con las infinitas curvas que forman la cúpula y con sus cinco círculos concéntricos, que ascienden hacia la única abertura –de nueve metros y también redonda– que inunda el edificio de luz.

  • El arco apuntado ejerce empujes laterales menores que el arco de medio punto y posibilita, por tanto, aumentar la altura del edificio.

  • El bombero que entra en una casa en llamas no lo hace porque quiera quemarse, sino por el bien que consigue para los que viven en el edificio: apagar el incendio.

  • El Codex Calixtinus nos proporciona los nombres de los primeros maestros constructores, además de una descripción detallada del edificio que nos permite imaginar cómo serían ciertas partes después alteradas.

  • El comentario debería indicar qué relación existe entre las características del espacio interior y la función asignada al edificio.

  • El edificio consta de dos capillas superpuestas de una sola nave.

  • El edificio se ubica en un promontorio que avanza hacia el mar, por lo que goza de una magnífica visibilidad.

  • El edificio sufrió numerosos incendios y modificaciones, y la fábrica actual es resultado de una reconstrucción realizada tras su destrucción total en la Guerra Civil.

  • El elemento más importante del palacio micénico es el mégaron, edificio formado por una sala rectangular, con el hogar en el centro, precedida de antecámara y pórtico.

  • El Gótico flamígero (siglo ), última etapa en la que la decoración se hizo cada vez más abundante y llegó incluso a ocultar la estructura arquitectónica del edificio.

  • El mencionado carácter práctico del pueblo romano se refleja, en primer lugar, en los objetivos de su arquitectura: La utilidad del edificio, pues es ante todo una arquitectura funcional.

  • El nombre con el que es conocido actualmente, Coliseo, se cree que proviene de una gran estatua del emperador Nerón que se encontraba al lado del edificio, conocida popularmente como el «Coloso».

  • El núcleo central o espacio interior del templo, que podía tener hasta tres estancias: la naos –o cella, como la denominaban los romanos–, sala principal que albergaba la estatua del dios; el pronaos, pórtico que la precedía; y el opistodomos, sala añadida al otro lado de la naos para dar un carácter simétrico al edificio y utilizado en ocasiones para guardar el tesoro o los objetos de culto.

  • El Partenón está concebido en relación con su entorno, la acrópolis de Atenas, recinto sagrado especialmente protegido frente a posibles ataques, en el que cada edificio se ubica según un plan preestablecido.

  • El rasgo más importante de su arquitectura es su concepción del espacio, que para él no es divisible ni el simple resultado de la combinación de los elementos plásticos del edificio (muros, cubiertas, etc.), sino algo concreto y unitario que se puede modelar como una escultura.

  • El resultado fue un grandioso edificio que combina diversos rasgos de la arquitectura antigua: del templo griego, la columnata períptera de orden corintio; y del templo romano, la elevación sobre podium y el acceso frontal.

  • El resultado es a menudo un edificio difícil de interpretar e inquietante, que parece desafiar las leyes de la gravedad.

  • Elementos decorativos Todo el edificio fue ideado para albergar un amplio repertorio de elementos decorativos, fundamentalmente escultóricos, cuyo principal destino son sus tres monumentales fachadas, cada una de ellas dedicada a un tema central de la vida de Cristo.

  • En la bóveda de la nave principal representó la apoteosis de San Ignacio y la labor de los jesuitas en el mundo, con espectaculares arquitecturas fingidas en perspectiva, que prolongan ilusoriamente las reales del edificio.

  • En conjunto predomina la horizontalidad del edificio, que se nos muestra ordenado por un ritmo fijo de triglifos y metopas concordado con la disposición de las columnas en todo su perímetro: un triglifo sobre cada columna y en el centro de cada intercolumnio.

  • En conjunto, todo el edificio es una magnífica muestra de armonía y ritmo concordado de diversos elementos.

  • En cuanto a los elementos occidentales, en su mayoría dependían de la tipología del edificio, sobre todo si se trataba de iglesias cristianas; en tal caso, la ordenación espacial o la existencia de pinturas venían determinadas por su función religiosa.

  • En definitiva, la naturaleza (agua, rocas y vegetación) se funde orgánicamente con el edificio, cuyos materiales constructivos son también en parte naturales: piedra en pilares, suelos y paredes; y madera de nogal en los muebles, diseñados por el propio Wright.

  • En definitiva, la plaza actúa como prolongación del templo, de tal forma que el que fue concebido como monumento independiente por los arquitectos renacentistas acabó convertido en edificio barroco integrado en un amplio escenario urbano.

  • En el siglo aC se creó para esas luchas un tipo de edificio nuevo: el anfiteatro.

  • En el foro romano hay una serie de edificios característicos: uno o varios templos ; la basílica, edificio de planta rectangular donde se impartía justicia, además de ser el centro de la vida económica; el tesoro ( aerarium ) y el archivo ( tabularium ), donde se guardaban los documentos importantes de la ciudad; la curia, con funciones legislativas, donde se reunía el Senado; ante la curia estaban las rostra, tribunas en que los oradores se dirigían al pueblo; las tiendas ( tabernae ), que se encontraban a lo largo del foro, y el macellum o mercado.

  • En este edificio se pone de manifiesto que, en el siglo II, los romanos habían acumulado ya una experiencia considerable en la construcción de arcos, bóvedas y cúpulas.

  • En otras, el arquitecto ha establecido un determinado sistema de proporciones entre las partes que componen el edificio.

  • En sus comienzos y desde un planteamiento puramente técnico, no supuso una ruptura radical con el templo románico, sino una evolución progresiva del mismo, a partir de la incorporación de dos elementos, el arco apuntado y la bóveda de crucería, que modificaron todo el sistema de empujes y contrarrestos del edificio y, a la larga, toda su estructura.

  • Era una arquitectura de valores escultóricos, pues otorgaba más importancia al aspecto exterior que al espacio interior; es decir, primaba la belleza del «volumen» sobre la utilidad del edificio, como si fuese una escultura.

  • Es el primer edificio en el que aparece el concepto moderno de la arquitectura como creadora de espacios interiores.

  • Es de planta circular, un modelo que ya había sido adoptado anteriormente en las termas; pero es una novedad aplicar la planta circular a un edificio religioso.

  • Es el primer edificio del mundo concebido como museo desde su construcción.

  • Es interesante la decoración escultórica, que se distribuye sin caer en el exceso por todo el edificio.

  • Es necesario, por tanto, indicar su ubicación y significado dentro del edificio.

  • Es un edificio original del arte romano.

  • Es uno de los mejores ejemplos de edificio de planta octogonal, sin deambulatorio y cubierto por cúpula.

  • Esta obra ilustra perfectamente la relación dinámica entre arquitectura y urbanismo, que caracteriza al Barroco, convirtiendo la fachada del edificio en elemento fundamental, en cuanto que es la zona de contacto entre el interior y la ciudad.

  • Estas deformaciones reales del edificio contrarrestan las que en sentido contrario provoca la curvatura del ojo humano cuando observa líneas rectas de largas dimensiones.

  • Este edificio, concebido como complemento de la residencia privada de los reyes en la Alhambra, tenía como función servir de escenario a los actos oficiales de la Corte y con él Carlos I pretendía ofrecer una nueva imagen de su reinado.

  • Este pórtico, clásico y con columnas de orden corintio, carece de conexión armónica con el resto del edificio.

  • Este tipo de edificio fue consecuencia de tres factores, uno de carácter económico y dos de carácter técnico: La necesidad de reducir, en el coste total del edificio, el impacto del coste del suelo, que la especulación había elevado mucho en el centro comercial y financiero de la ciudad.

  • Existía un especial interés en resaltar la apariencia del edificio, o al menos de su fachada, con un sentido escenográfico en relación con el entorno urbano, mientras que en el Renacimiento se perseguía la belleza y la armonía de la obra en sí misma.

  • Frente al carácter estático del Románico, el dinamismo del Gótico, ya que el sistema de nervios y columnas expresa visualmente las fuerzas y empujes que recorren el edificio.

  • Función del edificio.

  • Función simbólica o propagandística Si existe algún rasgo que define a la Sagrada Familia es el simbolismo que irradia del edificio en su totalidad, reforzado por un denso programa iconográfico que Gaudí pensaba distribuir de acuerdo con un estricto y ordenado plan.

  • G. Función simbólica o propagandística Aparte de su función utilitaria, el edificio puede tener –en su conjunto o en alguna de sus partes– elementos simbólicos o de propaganda.

  • Igualmente anticipaba el ideal barroco de fachada, concebida como organismo autónomo cuya función no era reflejar la ordenación interior del edificio, sino proyectar hacia la ciudad una imagen atractiva.

  • Igualmente, suele haber una o varias zonas que, por su especial relevancia dentro del edificio, se destacan visualmente para atraer hacia ellas la atención.

  • Jamás en ningún otro edificio de Grecia se habían concentrado tantas connotaciones nacionalistas y bélicas.

  • La altura de las fachadas se corresponde con la del conjunto del edificio y es prácticamente igual a su anchura (ocho metros), por lo que el volumen exterior, si se prescinde del ábside mudéjar añadido en uno de sus lados, tiene forma cúbica.

  • La aplicación de estos materiales tuvo enormes repercusiones en la estructura general de los edificios: El muro se convirtió en mero elemento de cierre o muro-cortina, ya que el armazón interno del edificio hacía innecesaria su tradicional función sustentante.

  • La arquitectura del edificio quiere representar una síntesis del cielo y la tierra.

  • La concepción global del edificio era muy diferente de la griega.

  • La cúpula es el elemento más destacado del edificio.

  • La decoración, muy variada y rica en colores, es abundante, pero no trata de ocultar la estructura del edificio, que se nos muestra de forma abierta.

  • La estructura portante del edificio se redujo a delgados pilares de hormigón o metal.

  • La forma y estructura del edificio venía determinada por la utilidad que se le pretendía dar, aplicando así la premisa de Sullivan, según la cual «la forma sigue a la función».

  • La ordenación espacial interior es clara y se hace manifiesta en el volumen exterior del edificio.

  • La planta, como todo el edificio, es de gran complejidad, pero se puede reducir esencialmente a una cruz latina, formada por cinco largas naves longitudinales, de las cuales la central tiene el doble de anchura que las laterales; las naves del transepto son de la misma anchura que sus correspondientes longitudinales, pero se reducen a tres: una central y dos laterales.

  • La skene, un edificio que podía representar un palacio, una cabaña o una tienda, y que también servía como vestidor para los actores y como almacén.

  • La superposición de órdenes fue una fórmula muy utilizada en la arquitectura romana, y en el caso del Coliseo no solo era un homenaje a la arquitectura griega, sino que servía también para ajustarlo visualmente a la escala humana: la relación entre el tamaño del hombre y el Coliseo se establecería con la altura de uno de sus pisos y no con la de todo el edificio.

  • La unidad de referencia o módulo era el diámetro o semidiámetro de la columna, que multiplicado o dividido establecía las dimensiones y proporciones de todas las partes del edificio.

  • La utilización del metal en el armazón del edificio, las columnas y las cubiertas permite la creación de un espacio interior amplísimo, y al mismo tiempo luminoso por la apertura de amplios ventanales, posibles debido a que el muro ya no cumple ninguna función sustentante.

  • Las columnas que rodean el templo, así como las del pronaos y el opistodomos, se rigen por el orden dórico que define al edificio en su conjunto: carecen de basa, sus fustes tienen estrías de arista viva, y sus capiteles son sencillos, con equino y ábaco.

  • Las cubiertas del Románico constituyen uno de los rasgos determinantes de toda la estructura del edificio.

  • Las estructuras metálicas sostienen el edificio y con frecuencia quedan a la vista, como en las cubiertas de vidrio, semejantes a las aplicadas a fábricas o estaciones.

  • Los ritos tenían lugar en el exterior del edificio.

  • Louis Sullivan, uno de los arquitectos más representativos de esta escuela, lo resumió en una frase: « la forma sigue a la función »; es decir, lo fundamental de un edificio es que resulte útil e idóneo para el uso que se vaya a hacer de él y, por tanto, su forma y estructura interna deben ajustarse a esa finalidad, y no al contrario.

  • Más ornamentado aún es el edificio del Ayuntamiento, obra de Andrés García de Quiñones, que sobresale con una escala distinta en el lado norte de la plaza.

  • Mayor interés por el interior que por el exterior del edificio, por varias razones: la influencia de la tradición romana y bizantina; la propia tradición del pueblo árabe, originario de una región cuyo clima extremo obliga a refugiarse en interiores confortables aislados del exterior; la naturaleza intimista e individual de la religión islámica, que propicia el desarrollo de la vida en el ambiente privado de las casas; y el rechazo, por el carácter igualitario del Islam, de la ostentación pública de lujo y riquezas, que se reservan para los interiores de los edificios mientras al exterior presentan fachadas de muros desnudos, especialmente en casas y palacios.

  • Mediante este complejo sistema de distribución de empujes, se consigue crear un espacio central amplio y ligero, que destaca sobre las demás partes del edificio en dos sentidos: visualmente, porque está sobreiluminado por las cuarenta ventanas de la parte inferior de la cúpula; y simbólicamente, porque del cuadrado de la base se asciende al círculo de la cúpula, formas geométricas asociadas, respectivamente, a la tierra y el cielo, que se funden así en un ámbito único, trascendental y místico.

  • No obstante, dentro de su pensamiento destaca un proyecto concreto consistente en la agrupación de pequeñas comunidades cohesionadas o «falanges» en un tipo de edificio que denominaba «falansterio», cuya estructura se asemejaba a la de un palacio real barroco, como el de Versalles: un gran bloque que albergaría a cuatrocientas familias (unas mil seiscientas personas), con un cuerpo central retraído donde se ubicarían las zonas públicas (comedores, salas colectivas, biblioteca, etc.).

  • No es un edificio que destaque especialmente, ya que la religiosidad romana tiene un carácter más doméstico que público.

  • No obstante, Gaudí sí tuvo intención de remodelar las manzanas adyacentes para propiciar una visión en diagonal del edificio, pero no se llegó a realizar ningún cambio en este sentido.

  • Orden dórico toscano que rige todo el edificio, según las recomendaciones de Vitruvio de utilizar este orden, sobrio y robusto, para templos dedicados a héroes y divinidades masculinas (San Pedro es así equiparado a un héroe de la Antigüedad).

  • Para ello, por lo general se empleaba un módulo, que sumado, multiplicado o dividido determinaba las diferentes medidas de todo el edificio.

  • Pero su interior es sin duda lo más interesante: una rampa helicoidal recorre todo el perímetro del edificio, de arriba abajo, dejando un amplio espacio central iluminado por una gran claraboya.

  • Por ejemplo, si sabemos que Juan siempre retira el correo del buzón al entrar en el edificio en el que vive y, cuando pasamos por la entrada, vemos que el buzón de Juan contiene correspondencia, inferimos que Juan no ha llegado.

  • Por el carácter temporal de la muestra, se pretendía que el edificio que la albergara estuviera compuesto de materiales desmontables y que pudieran ser empleados de nuevo.

  • Por esto último, Maderno la desarrolló a lo ancho y con escasa altura, para anular lo menos posible la visión de la cúpula, que a pesar de todo se va ocultando según nos acercamos al edificio, como consecuencia de la prolongación del brazo occidental de la iglesia.

  • Por otra parte, en la sociedad islámica la religión es el centro absoluto de todas las facetas de la vida comunitaria: la política, el derecho, la educación, etc. El arte no escapa a esta regla y presenta, por tanto, ciertas peculiaridades: La principal actividad es la arquitectura religiosa, cuyo edificio más característico es la mezquita, aunque también son importantes, dentro de la arquitectura civil, los palacios y las construcciones militares.

  • Por otra parte, tanto el edificio en su conjunto como cada una de las viviendas se rigen por un sistema de proporciones, el «modulor», creado por Le Corbusier y basado en la figura humana, que como símbolo aparece esculpido en la fachada.

  • Por su referencia explícita al entorno natural circundante se ha vinculado este edificio a la tradición de la arquitectura orgánica iniciada por Wright, pero su expresiva volumetría, de carácter escultórico, explica que se le haya calificado también de neoexpresionista.

  • Por último, es característico de la obra de Brunelleschi el empleo del bicromatismo de los materiales que permite diferenciar, por un lado, los elementos estructurales y ordenadores del edificio (en mármol gris, conocido como pietra serena), y por otro, los muros de relleno (en blanco).

  • Relación con el entorno El templo es un edificio exento situado en una gran plaza cuadrada, en el ensanche reticular de la Barcelona moderna.

  • Se trata, por tanto, de un programa iconográfico unitario como el propio edificio, en el que se exalta la figura de Atenea y de los atenienses, quienes como modelo de civilización y con ayuda de su diosa habían derrotado a los persas, de igual modo que los lapitas derrotaron a los centauros, los dioses a los gigantes, los griegos a los troyanos, o los propios atenienses a las amazonas: la civilización (simbolizada por Atenea y su pueblo protegido, los atenienses) triunfa siempre sobre la barbarie.

  • Se buscaba el impacto visual y para ello se recurrió con frecuencia al exceso decorativo, que a veces llega a ocultar la estructura arquitectónica, frente a la sencillez de líneas del edificio renacentista, que facilita la percepción de su estructura.

  • Se propone para ello el siguiente orden: A. Tipología Aquí se especificará de qué tipo de edificio se trata, según su función (templo, palacio, teatro, biblioteca, fábrica, etc.).

  • Se requería un tipo de edificio con capacidad suficiente para acoger a una numerosa comunidad de fieles, la asamblea o iglesia, y con un lugar destacado para el oficiante del culto.

  • Sencillez y perfecta armonía de todas sus partes, mediante un ritmo concordado de elementos que recorre todo el edificio, tanto en sentido horizontal (macizo-vano-macizo) como vertical (columna, triglifo, pilastra, nervio de la cúpula).

  • Si esta primaba el volumen exterior, como si se tratara de una escultura independiente con diversos ángulos de visión, los romanos centraron su interés en el espacio interior, definido por la función del edificio.

  • Sin embargo, el carácter unitario de la fachada o aspecto exterior no refleja la ordenación interior del edificio.

  • Sin embargo, su plan no era exactamente igual que el de Bramante, pues la cúpula adquiría mayor tamaño y se convertía en el elemento más significativo y preponderante del edificio.

  • Sin embargo, su tamaño permite pasar visualmente de la escala colosal del edificio a la escala humana, mediante una transición gradual.

  • Son la imagen exterior del edificio.

  • Su sobriedad, elegancia y armoniosas proporciones quedan aún más resaltadas por el amplio espacio abierto que queda entre el edificio y la línea de la calle.

  • Su característica esencial es una decoración profusa y cada vez más complicada, que llega a encubrir la estructura del edificio: artificiosas tracerías en los vanos, arcos de formas novedosas (carpaneles o conopiales) y bóvedas con profusión de nervios (bóvedas estrelladas).

  • Su concepto racional de la belleza exigía que cada parte del edificio estuviera en proporción y armonía con el conjunto, de donde surgió el fundamento del orden arquitectónico.

  • Su función era triple: teatro de ópera para seis mil espectadores, hotel y edificio de oficinas.

  • Sus dimensiones son algo mayores que las habituales de los templos dóricos (octástilo, en vez de hexástilo) y sus constructores aplicaron sofisticadas correcciones ópticas para contrarrestar la percepción por el ojo de falsas deformaciones que produciría un edificio de tal tamaño.

  • También interesa especificar si reflejan o no la ordenación interior del edificio.

  • También responde al espíritu barroco en cuanto que carece de correspondencia con la ordenación interior del edificio y atiende prioritariamente a su imagen exterior.

  • Tipología del edificio La Sagrada Familia de Barcelona es un templo expiatorio, que se empezó a construir con la intención de compensar los excesos antirreligiosos de su convulsiva época.

  • Todo el conjunto se rige por un armonioso sistema de proporciones, basado en el módulo del cuadrado, que oculta la estructura gótica del edificio bajo un nuevo aspecto renacentista.

  • Todo el edificio se rige por un estudiado sistema de proporciones, cuyo módulo es el cuadrado definido por los tramos de las naves laterales.

  • Transepto retrasado casi al centro del edificio y apenas perceptible en planta.

  • Un creciente interés por las proporciones y la estructura arquitectónica, que supuso la sustitución definitiva de la concepción gótica del edificio por la renacentista, aunque a menudo con rasgos propios ya del manierismo italiano contemporáneo.

  • Un crítico de la época afirmaba que «el ascensor dobló la altura del edificio de oficinas y la estructura de acero volvió a doblarla».

  • Un edificio de planta rectangular construido en torno a un patio porticado.

  • Un saber así sería el cimiento más sólido para todo el edificio de las ciencias, al dotar de premisas seguras a todos los demás saberes.

  • Una columnata o peristilo, que rodeaba al núcleo central del edificio.

  • Ventana continua en todo el perímetro del edificio, que facilita la iluminación de todo el espacio interior.