Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

113 oraciones y frases con economía

Las oraciones con economía que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar economía en una frase. Se trata de ejemplos con economía gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar economía en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «Pero la sequía de crédito, inversión, subvención y compras públicas ha durado demasiado y ahora que la economía más convencional muestra claros signos de recuperación, el sector atraviesa un momento delicado».

  • A fi nales del siglo xix y comienzos del siglo xx, la economía española estaba atrasada respecto al resto de Europa: la agricultura había entrado en crisis y la industria, poco desarrollada, se localizaba en el País Vasco y Cataluña.

  • A pesar de que Ockham sostuvo que el alma sensitiva se divide en partes, no dudó en aplicar el principio de economía al alma intelectiva.

  • Ahora bien, el Estado no debía intervenir hacia el interior en su propia economía.

  • Analizad en grupo cómo pueden in fl uir estos cambios políticos en el precio del petróleo y, por consiguiente, en nuestra economía.

  • Años Saldo migratorio Sin embargo, aunque la economía de la Segunda República se desenvolvió en un escenario de crisis internacional, sus principales problemas no vinieron tanto de la situación exterior, como del comportamiento de los agentes internos.

  • Así, para Baudrillard, la lógica de la reproducción y del simulacro no afecta solo a la economía de consumo o a la cultura.

  • Aumento de la economía de un país.

  • Bastantes años más tarde, la Academia Sueca estableció otro Premio Nobel, el de Economía.

  • Como características generales del área ibérica, se pueden señalar las siguientes: a Su economía era rica, con un activo comercio y uso frecuente de la moneda.

  • Como conclusión, Steiner pidió que se enseñe la in terdependencia entre la variedad de especies, la economía y la vida del ser humano.

  • Como corresponde a una situación de guerra, la economía española de este periodo atravesó una profunda crisis que afectó, en mayor o menor medida, a todos los ámbitos de la producción, la distribución y el consumo.

  • Con Pericles como estratego, vivió su máximo apogeo en todos los campos: en la política, en la economía y en las diversas manifestaciones artísticas.

  • Consiguió controlar las rebeliones de las provincias del este, saneó la economía, reclutó a senadores de las provincias occidentales y se aseguró la lealtad de los militares con la nueva dinastía que había creado, los flavios.

  • De igual modo que ha ocurrido con la economía, también se han mundializado la cultura y el arte, a lo que ha contribuido de forma decisiva el desarrollo de los nuevos medios de difusión, en especial la televisión digital por satélite e Internet.

  • De la economía dependen la alienación política y la social.

  • Dejamos intencionadamente aparte los efectos que la cultura visual de masas tiene sobre otros ámbitos, como los comportamientos individuales y colectivos, la economía o la política, aspectos cuyo estudio corresponde a otras disciplinas.

  • Durante este breve paréntesis de gobiernos progresistas se pretendió dar un nuevo impulso a la economía, con ambiciosas medidas como la desamortización de Madoz o la Ley General de Ferrocarriles .

  • El rescate supondría el control de la economía española por tales organizaciones y la imposición de unas condiciones aún más duras, como había ocurrido con Grecia, Irlanda y Portugal.

  • El tirano acabó con el poder de los nobles, repartió tierras e impulsó la economía y la cultura de su polis.

  • El abuso del Estado de bienestar con fines electoralistas y sin tener en cuenta sus efectos perversos en la economía y el bienestar de los ciudadanos.

  • El capitalismo es el sistema de economía de mercado que se basa en el predominio del capital (inmuebles, maquinaria, recursos financieros) sobre el trabajo.

  • El centro lo forman los países ricos e industrializados, que tienen las tecnologías más avanzadas y dominan la economía del mundo, como Estados Unidos, países de la Unión Europea, Japón o Australia.

  • El desconcierto provocado por la guerra en los primeros meses, que supuso la pérdida del control político por parte de las instituciones legales de la República en favor de las organizaciones obreras, tuvo su correspondencia en el terreno económico: la República también perdió el control sobre la economía, que pasó a depender en gran parte de las organizaciones obreras, sobre todo en las empresas con fi scadas por la huida o el encarcelamiento de sus patronos.

  • El Nilo condicionó la economía y la organización social: la cosecha dependía de las inundaciones, que creaban un período de inactividad de labores agrícolas durante el cual la mano de obra campesina podía ser empleada para la realización de grandes construcciones; y el aprovechamiento de las aguas del Nilo se basaba en un buen sistema de diques y canales, cuya construcción y mantenimiento requería un duro trabajo colectivo controlado por una autoridad fuerte.

  • El objetivo es la «desmaterialización» de la economía, la prevención y la eficacia en el uso de los recursos.

  • El objetivo inmediato era una rápida industrialización del país, dirigida desde el poder y apoyada en un rígido intervencio- nismo del Estado en todos los ámbitos de la economía.

  • El problema de la tierra se hizo acuciante sobre todo en la segunda mitad del siglo, cuando el crecimiento demográ fi co empezó a ejercer una gran presión sobre la economía.

  • El siglo XXI se inauguró con la extensión de la economía de mercado a todo el mundo.

  • En el primer tercio del siglo, abogó por dotar al Estado de derecho de un contenido económico y social que corrigiese las desigualdades provenientes del sistema de economía de mercado.

  • En general, se mantuvieron las tendencias de la época visigoda – ruralización y economía cerrada –, pero acentuadas por las difíciles condiciones geográ fi cas y políticas en que se desenvolvieron estos primitivos núcleos: la base económica era una agricultura y ganadería de subsistencia, con poca actividad mercantil y escasa circulación monetaria.

  • En los años cincuenta, fi nalizado el aislamiento internacional, la economía española se fue abriendo poco a poco hacia el exterior.

  • Entre sus aportaciones a la economía, hay que destacar, no solo su propuesta sobre las leyes de evolución del sistema capitalista, sino también su famosa teoría de la plusvalía, que ha dado lugar a múltiples debates en el ámbito económico.

  • Es una dirección en la que se ha avanzado mucho en disciplinas como la economía, la sociología y la psicología.

  • Esta será posible si nos esforzamos en lograr que todos los asuntos de la vida humana —la justicia, la economía, la educación, etc.— queden supeditados al amor.

  • Esta convicción lo llevó a hacer un agudo análisis de la dinámica capitalista, a través del cual intentó otorgar a la economía el estatuto de ciencia empírica.

  • Esta emigración exterior, además de los efectos positivos que tuvo para la economía, resultó vital para la estabilidad social del régimen, ya que evitó la formación de un numeroso sector de población en paro y, por tanto, potencialmente con fl ictivo.

  • Estas impiden que un Estado pueda adoptar medidas económicas sin tener en cuenta los dictados de la economía global.

  • Este cambio climático señala el comienzo del mesolítico, también denominado epipaleolítico, período de transición al neolítico que se caracterizó por la pervivencia de la economía de caza y recolección, pero en un escenario de creciente presión demográ fi ca : al desaparecer los grandes herbívoros de clima frío, salvo en las zonas montañosas, la forma de vida cazadora resultaba cada vez más difícil para una población en aumento.

  • Este contraste resultaba especialmente difícil de aceptar para las clases trabajadores, más aún cuando se producía en un momento de euforia de la economía española.

  • Fiel al principio de economía, el pensador franciscano se propuso dar una explicación más sencilla y que eliminase niveles innecesarios.

  • Fragmentos de Manuscritos de economía y filosofía (II).

  • Fragmentos de Manuscritos de economía y filosofía (I).

  • Hispania se convirtió en una diócesis de la prefectura de las Galias y quedó compuesta por siete provincias: cinco en la Península – Bética, Lusitania, Cartaginense, Gallaecia y Tarraconense –, una en el norte de África – Mauritania Tingitana – y otra que integraba a las islas Baleares – Baleárica –. Sin embargo, ni la reforma administrativa ni las llevadas a cabo en los ámbitos económico, social o militar consiguieron cambiar las tendencias apuntadas anteriormente (el declive de las ciudades, la ruralización de la economía y la polarización social).

  • La economía española también se vio afectada en un doble sentido: a La subida del precio del crudo repercutió muy negativamente en la balanza de pagos, debido a la dependencia energética del exterior.

  • La comercialización de los excedentes agrarios permitió salir de la economía cerrada de autoconsumo, predominante en la fase anterior.

  • La descon fi anza y el boicot de terratenientes y capitalistas, por un lado, y la radicalización y con fl ictividad social de campesinos y obreros, por otro, se reforzaron mutuamente y generaron un clima de incertidumbre poco propicio para el desarrollo de la economía .

  • La economía era depredadora, basada en la caza y la recolección, lo que requería, como condición necesaria que los grupos humanos fueran pequeños, capaces de moverse en grandes espacios.

  • La economía española se convirtió así en una de las más cerradas y protegidas de Europa, lo que, en opinión de algunos historiadores de la economía, fue fundamental para su desarrollo económico; aunque otros sostienen que tal proteccionismo solo sirvió para perpetuar sectores sin ventajas económicas e impedir el despegue de los sectores verdaderamente rentables, inhabilitándolos para competir con la producción exterior.

  • La economía europea atravesó una fase depresiva derivada esencialmente de series continuas de malas cosechas.

  • La economía mixta se basa en la propiedad privada y la pública.

  • La euforia económica y sus consecuencias La Primera Guerra Mundial, con sus efectos sobre la economía de los países en con fl icto, convirtió a casi todos ellos, tradicionalmente productores y exportadores, en países importadores.

  • La evolución económica: la ruralización La economía continuó la evolución del Bajo Imperio, con un predominio absoluto de las actividades agrícolas y ganaderas .

  • La explotación de la riqueza minera española no alcanzó su pleno apogeo hasta el último cuarto del siglo, cuando se convirtió en uno de los sectores más activos de la economía nacional.

  • La guerra mundial: del apogeo a la crisis La economía de guerra a que se vieron abocados los países beligerantes los obligó a suspender sus actividades productivas anteriores, y se convirtieron en demandantes de materias primas y productos manufacturados de los países neutrales como España.

  • La in fl ación y el paro no dejaban de aumentar, y la tendencia de fi citaria de la balanza de pagos amenazaba con llevar a la quiebra la economía española.

  • La infraestructura mueve la historia, por lo que la historia se identifica con la historia de la economía.

  • La investigación se realizó –es el denominado catastro de Ensenada, una fuente histórica de primer orden para conocer la economía y la sociedad castellanas de mediados del siglo xviii –, pero las protestas y reclamaciones frustraron el ambicioso proyecto, que habría supuesto un duro golpe a los estamentos privilegiados, pues los obligaba a contribuir en parte.

  • La nueva economía App está condicionando la manera que tenemos de comunicarnos.

  • La península Ibérica desde los primeros humanos hasta la desaparición de la monarquía visigoda Características generales de la economía Hispania quedó integrada en el sistema de producción esclavista, característico del mundo clásico: las conquistas militares de Roma proporcionaban una mano de obra esclava, abundante y barata, obtenida entre las poblaciones sometidas.

  • La península Ibérica desde los primeros humanos hasta la desaparición de la monarquía visigoda El proceso de ruralización y polarización social Como consecuencia del declive de las ciudades, la economía del Bajo Imperio entró en un proceso continuo de ruralización : a Los poderosos trataban de adquirir grandes latifundios y abandonaban las ciudades para retirarse a vivir en las lujosas villas que se hacían construir en ellos.

  • La revitalización de la economía y de las ciudades Las mejoras de la agricultura La base económica de Al Ándalus siguió siendo la agricultura, pero con notables mejoras respecto a la época visigoda: a Se perfeccionaron las técnicas del regadío y se generalizó el uso de acequias y norias.

  • La revolución de las comunicaciones Gracias a que los medios de transmisión han mejorado, tenemos a nuestra disposición una serie de utilidades tecnológicas que hasta ahora eran impensables y que, sin duda, van a repercutir no solo en la economía, sino también en la vida cotidiana.

  • La revolución neolítica: agricultura y sedentarización El aumento de la población y la disminución de la caza obligaron a pasar de una economía depredadora a otra de producción, basada en la agricultura y la domesticación de animales .

  • La Victoria se malograría si no continuásemos con la tensión y la inquietud de los días heroicos, si dejásemos en libertad de acción a los eternos disidentes, a los rencorosos, a los egoístas, a los defensores de una economía liberal que facilitaba la explotación de los débiles por los mejor dotados.

  • Las políticas económicas que este Gobierno adoptó desde un primer momento para sanear la economía, consolidar la ejecución presupuestaria y abordar un programa de reformas estructurales y de liberalización han dado sus frutos, marcando el camino por el que hemos de avanzar y profundizar.

  • Las presiones para alcanzar en la economía moderna un desarrollo sostenible responden a esta exigencia.

  • Las soluciones ya existen: las fuentes de energía renovable, como la eólica y la solar, ofrecen abundante energía limpia, segura para el medio ambiente y conveniente para la economía.

  • Las transformaciones en la economía se debieron a inventos portentosos, como la máquina de vapor y la máquina de tejer, que mecanizaron el trabajo del sector textil.

  • Lo componían tres grupos principales: a Los campesinos, libres o sometidos a sus señores, eran la inmensa mayoría, debido a la base agrícola de la economía.

  • Los grupos sociales superiores deberían aprender la nueva fi losofía cientí fi ca, matemáticas, física, economía política, etc., que los cuali fi caría para ejercer su papel dirigente en la sociedad.

  • Los impuestos especiales cumplen la doble función de recaudar fondos para el Estado y, a la vez, de servir de instrumento a determinadas políticas sanitarias, energéticas, etc. El organismo encargado de cobrar los impuestos es la Agencia Tributaria, que depende del Ministerio de Economía y Hacienda, aunque una parte es gestionada por las comunidades autónomas.

  • Los países productores han pasado de la precariedad a una posición privilegiada en la economía mundial.

  • Los Planes de Desarollo Una vez conseguidos los objetivos fundamentales del Plan de Estabilización, la economía española estaba todavía muy por debajo de la media de los países europeos, por lo que era necesario darle un nuevo impulso.

  • Los poderes públicos deben ofrecer prestaciones sociales y servicios públicos que tiendan a corregir las desigualdades provenientes del sistema de economía de mercado.

  • Los recursos geológicos y su impacto van ligados no solo a las ciencias de la Tierra y al medio ambiente, sino también a la sociedad, la economía y la política.

  • No es extraño, por lo tanto, que en el pensamiento marxista se entremezclen la fi losofía y los estudios sobre la sociedad, la historia o la economía.

  • No obstante, es mucho lo que queda por hacer, puesto que la economía de estos países no les permite realizar las inversiones necesarias para mejorar los sistemas sanitarios.

  • No obstante, se pueden señalar algunas características generales y comunes a todos ellos: a Su economía se basaba en una agricultura o ganadería en general poco evolucionadas, el comercio era escaso y sin moneda, y el pillaje sobre los pueblos vecinos constituía una práctica frecuente.

  • Panorama general de la economía El primer tercio del siglo xx fue una etapa de crecimiento económico en España, pero en el marco de una política fuertemente proteccionista .

  • Para ello el Plan incluía un conjunto de medidas de reajuste, como la devaluación de la peseta o la supresión de los rígidos controles estatales de la economía.

  • Para ello se siguió el ejemplo de países como Gran Bretaña, Bélgica, Francia o Alemania, cuyas redes ferroviarias estaban revolucionando los transportes y la economía en su conjunto, al facilitar los intercambios y potenciar la industria siderometalúrgica.

  • Para solucionar el primer problema, decidió simpli fi car la fi losofía de su tiempo por medio del principio de economía, denominado también «la navaja de Ockham».

  • Pero este criterio, prioritariamente tecnológico, debe integrarse en el proceso más amplio de la evolución socioeconómica: así el paleolítico y el mesolítico se corresponden con grupos nómadas que vivían de la caza y la recolección (economía depredadora); el neolítico comenzó con la adopción de la agricultura (economía de producción), que impuso la sedentarización y una creciente complejidad social; y la metalurgia, aplicada a la fabricación de armas, estableció la superioridad militar y la guerra como factores de dominación social y política.

  • Pero la enorme deuda pública también repercutió negativamente en el conjunto de la economía, al menos en dos sentidos: a Absorbió una importante cantidad de capitales que podrían haber tenido un destino más productivo, como la inversión industrial.

  • Pero si el creciente protagonismo de los tecnócratas permitió reorientar y modernizar la economía del país, en el plano político no se originó un proceso paralelo de liberalización y apertura hacia la democracia, sino un atrincheramiento en los tradicionales planteamientos autoritarios del régimen, aunque se introdujeron algunos cambios que redujeron en parte la represión de la etapa anterior.

  • Pero, frente a los partidarios del proteccionismo, se encontraban los defensores del librecambismo, para quienes el Estado debía intervenir lo menos posible en la economía y dejar que las fuerzas del mercado actuaran libremente.

  • Por consiguiente, en gran parte del imperio se estaba retornando a una economía cerrada .

  • Por consiguiente, además de reducir la deuda pública, se pretendía destinar parte de los ingresos obtenidos a fi nanciar la construcción de las infraestructuras necesarias para moder- nizar la economía, en especial la red de ferrocarriles .

  • Por consiguiente, con la crisis internacional la economía española entró en una aguda fase de depresión cuyos signos más evidentes eran el retorno de emigrantes y el galopante aumento del paro y la in fl ación .

  • Por ese motivo, el liberalismo económico decimonónico defendía medidas de protección de la economía estatal (tasas aduaneras) frente a los productos procedentes del extranjero.

  • Por otra parte, se propició una economía de tipo colonial, en la que Hispania exportaba fundamentalmente materias primas a Roma e importaba de esta productos manufacturados.

  • Psicología, antropología, sociología, economía, politología, etcétera.

  • Quien se incline, por ejemplo, exclusivamente a favor de la eficacia económica, socava los presupuestos sociales e incluso naturales de la economía, si no contempla la cohesión social y la estabilidad ecológica.

  • Se basa en el cumplimiento de funciones, como la economía.

  • Se trataba de que nadie se quedara «en la cuneta» por culpa de la enfermedad, la edad o los altibajos de la economía.

  • Según estos autores, el desarrollo de la economía capitalista había convertido la sociedad en un elemento opresor del individuo.

  • Sin embargo, como la economía española en muchos aspectos era dependiente de los países desarrollados, la crisis internacional tuvo al menos tres consec- uencias: a La contracción del comercio exterior .

  • Sin embargo, el apoyo de los liberales a la causa isabelina permitió desmantelar el Antiguo Régimen y sentar las bases de una monarquía parlamentaria y constitucional, de una economía de signo capitalista y de una nueva sociedad de clases: a Se formaron los primeros partidos políticos que de fi nieron las dos corrientes esenciales del liberalismo español: el Partido Moderado y el Partido Progresista .

  • Sin embargo, la esclavitud en el mundo islámico no constituía una pieza clave de la economía, como lo había sido en la Antigüedad clásica.

  • Sin embargo, la población recibió mal sus proyectos de reforma, que abarcaban todos los ámbitos, desde la economía hasta las costumbres y la moral; y los grupos sociales que podían salir perjudicados los boicotearon.

  • Sin embargo, su economía y su organización social y política estaban poco evolucionadas.

  • Sistematización de su pensamiento, con el objetivo Contribución a la crítica de la economía política y El capital.

  • Solo un rey fi lósofo, asistido por las minorías ilustradas del país, sabía lo que convenía a sus súbditos y estaba en condiciones de impulsar la reforma racional de la sociedad en todos los aspectos necesarios para el progreso y la felicidad de su pueblo: en la educación (para que fuera útil), en la economía (para que aumentara la producción y la riqueza), en la Iglesia (para que cumpliera su función con moralidad y e fi cacia), etc. La fi losofía que inspiraba el despotismo ilustrado quedaba resumida en la frase: «todo para el pueblo, pero sin el pueblo».

  • Su aparición en el último cuarto del siglo se debió, por tanto, a otras causas, principalmente dos: a La rápida industrialización de Vizcaya a fi nales de siglo, como consecuencia del desarrollo de la industria siderometalúrgica, que estaba transformando radicalmente la economía, la estructura social y la cultura tradicionales, sobre todo por la llegada masiva de inmigrantes no vascos.

  • Su fundamento ideológico era el principio fascista de que no existían –o no deberían existir– con fl ictos entre trabajadores y patronos, sino armonía social e intereses comunes entre todos los españoles, unidos en el afán de levantar la economía nacional.

  • Sus obras más importantes son Economía libidinal y La condición posmoderna .

  • Tesis sobre Feuerbach, Manuscritos de economía y filosofía, La Sagrada Familia y Manifiesto comunista.

  • Toda la riqueza del país, sea quien fuere su dueño, está subordinada a los intereses de la economía nacional y afecta al sostenimiento de las cargas públicas, con arreglo a la Constitución y a las leyes.

  • Todo ello obedece a la economía de detalles anecdóticos que caracteriza al arte cristiano desde sus orígenes hasta la Edad Media, para el cual solo son importantes y dignos de representación los elementos significativos del mensaje.

  • Todo cambió con el fi nal de la guerra y la recuperación de las economías europeas: ante la disminución de la demanda exterior, cayeron las exportaciones españolas y la producción tuvo también que disminuir, con los consecuentes efectos depresivos sobre la economía española.

  • Tratamiento de los motivos, en especial de la figura humana Si prescindimos de los fusiles de la derecha, las figuras humanas constituyen prácticamente casi los únicos motivos y están tratadas con realismo, pero con una gran economía de detalles en cuerpos y rostros.

  • Una de las manifestaciones más evidentes de este cambio fue el auge de publicaciones marxistas o sobre el marxismo –la fi losofía más odiada y perseguida por el régimen franquista–, que abarcaban todas las disciplinas: historia, economía, sociología, teoría política, fi losofía, moral, psicoanálisis, etc. Al mismo tiempo, el realismo social entraba en crisis y la literatura se adentraba en las corrientes europeas contemporáneas o en la búsqueda de nuevas formas de expresión .