Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

16 oraciones y frases con dueño

Las oraciones con dueño que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar dueño en una frase. Se trata de ejemplos con dueño gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar dueño en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A mediados del siglo XIX, este planteamiento se extendió hasta considerar que el hombre solo puede ser plenamente dueño de su destino si Dios no existe.

  • Alienación: situación del ser humano que se encuentra «fuera de sí», en el sentido de que no es dueño de su vida ni de su historia.

  • De esta forma, el ser humano se convierte en dueño de sí, porque obedece a la ley que se prescribe a sí mismo mediante su voluntad o razón práctica.

  • El antiguo dueño pasaba a convertirse en su patrono y podía exigir al liberto ciertas obligaciones.

  • El sistema de presura consistía en la simple ocupación de tierras sin dueño, ya que, según el Derecho romano, la puesta en cultivo de un terreno despoblado otorgaba al que lo hiciera la propiedad sobre el mismo.

  • El único éxito que se conoce de esta experiencia fue el denominado «familisterio», fundado por el dueño de una fábrica metalúrgica de Guise (Francia), que acabó cediendo finalmente a sus empleados tanto la dirección de la fábrica como la del «familisterio».

  • En los comienzos de la Reconquista apareció el primer tipo de señoríos, los denominados señoríos territoriales o solariegos, cuyas tierras carecían de dueño previo, por lo que el nuevo señor adquiría la propiedad de las mismas.

  • Es dueño de sí mismo y autónomo; por tanto, decide voluntaria y libremente, sin ningún condicionamiento, su conducta.

  • La estructura de la propiedad no se modi fi có en lo esencial y predominaron los latifundios, aunque, como es lógico, muchos de ellos cambiaron de dueño tras la conquista musulmana.

  • La eutanasia La Iglesia nos recuerda que el ser humano no es dueño de la vida que ha recibido de Dios y que, por lo tanto, «la eutanasia es una grave violación de la ley de Dios, en cuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptable de una persona humana.

  • La libertad moral La libertad es una realidad dinámica: se incrementa con su ejercicio, haciendo al hombre más dueño de sí mismo.

  • La patronal catalana, por su parte, respondió con igual dureza: frente a la huelga obrera, el lock-out o cierre temporal de la empresa por decisión del dueño; y frente a la acción directa o «terrorismo rojo», el «terrorismo blanco» o contratación de pistoleros y bandas armadas para asesinar a dirigentes obreros y sindicales .

  • Los actos humanos y el fin último El Aquinate señaló que la criatura racional, a diferencia de los seres inanimados e irracionales, es capaz de encaminarse libremente hacia su fi n. Gracias a sus facultades intelectuales (inteligencia y voluntad), el hombre goza de libertad, esto es, es dueño de sus actos.

  • No tenían ni derechos políticos ni civiles, eran simplemente una propiedad de su dueño.

  • Pero a menudo, y en especial en las zonas ya pobladas, el monarca no transfería la totalidad de las propiedades del lugar, sino solo aquellos bienes y derechos que hasta entonces habían correspondido a la corona (las tierras sin dueño, los bosques, los montes, ciertas rentas, etc.), sin modi fi car las propiedades de los vecinos.

  • Toda la riqueza del país, sea quien fuere su dueño, está subordinada a los intereses de la economía nacional y afecta al sostenimiento de las cargas públicas, con arreglo a la Constitución y a las leyes.