Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

44 oraciones y frases con diosa

Las oraciones con diosa que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar diosa en una frase. Se trata de ejemplos con diosa gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar diosa en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Ares es poco apreciado los dioses, pues es viole caracterizan todos los s guerra: armadura, casco ductor y tiene distintos hi mortales, tan sanguinario Apolo es hijo de Zeus y hermano gemelo de la diosa Ártemis.

  • Atemorizada la diosa, con rostro desmayado, llama a su madre y a sus acompañantes…

  • Cibeles era la diosa de la fertilidad, de la vida y la muerte y de la vuelta a nacer.

  • Deméter, la diosa de la agricultura, es conocida sobre todo porque Hades raptó a su hija Perséfone, hecho que le provocó una gran tristeza.

  • Deméter (Ceres) es la diosa del campo trabajado.

  • Dentro del caballo encerró a sus mejores guerreros; luego, lo abandonaron en la playa e hicieron correr el rumor de que los griegos desistían del asedio a Troya y dejaban esta ofrenda a Palas (Atenea), la diosa de la ciudad.

  • Destaca de nuevo el fondo de paisaje de tonos cálidos, cuya belleza natural y carácter apacible contribuyen a crear un ambiente de relajación propicio para el sueño de la diosa.

  • Detrás de la naos está el partenón o cámara de las vestales, lugar donde se guardaba el tesoro de la diosa y el tesoro público.

  • Diosa de las armas, Atenea es el reverso de Ares.

  • El culto a la diosa Roma y al emperador se extendió a lo largo del Imperio, de manera que en cada municipio y en cada provincia había altares y templos dedicados al emperador, en los que también podían rendir culto las clases bajas y los libertos.

  • El día antes del casamiento la novia entregaba a la diosa Artemisa sus juguetes de niña, un mechón de cabellos y su cinturón, símbolo de la virginidad.

  • El Partenón es un templo situado en la acrópolis de Atenas y dedicado a Atenea Partenos, la diosa de la sabiduría y de las artes, y protectora de la polis de Atenas.

  • El tema que Fidias eligió fue la Gran Panatenea, que se celebraba cada cuatro años en honor de Atenea: tras diversas competiciones atléticas y musicales, el pueblo en procesión llevaba a su diosa ofrendas y animales para el sacrificio, y le regalaba un nuevo peplo.

  • El tema representado es una fiesta celebrada en su lujosa casa, que se presenta como una alegoría del amor conyugal, ya que a la derecha, sobre la fuente, aparece la diosa Juno, protectora del matrimonio, y por todas partes revolotean amorcillos.

  • En cualquier caso, el tratamiento del tema es de una gran sensualidad, rasgo propio de las pinturas mitológicas de Tiziano, y más que una representación idealizada de Venus, la diosa del amor, parece el retrato de una seductora mujer real en un lujoso palacio veneciano, asistida por dos criadas situadas al fondo de la escena.

  • En la acrópolis de Atenas hay edificios muy importantes, como el Partenón, templo destinado a albergar una estatua de oro y marfil de la diosa Atenea; el Erecteion; los Propileos, o el templo de Niké Áptera.

  • En un momento del viaje, llega a una isla en la que habita Calipso, una diosa que se prenda del navegante y le ofrece quedarse con ella.

  • Entre esos supervivientes se encontraba el héroe troyano Eneas, nacido de la unión entre la diosa Venus y Anquises, y su hijo Ascanio.

  • Era hijo de la diosa Tetis y del mortal Peleo.

  • Es la diosa de la belleza y tiene muchos amores (engaña a su marido Hefesto, especialmente con Ares).

  • Está dividido en tres partes: la primera es el encuentro del viajero con la diosa Díke, que le va a hacer una revelación; en la segunda, la diosa le expone el camino de la verdad, que solo se puede recorrer haciendo uso de la razón; en la tercera, le muestra el camino de la opinión, que conduce a las apariencias que nos muestran los sentidos.

  • Finalmente, tenía lugar la procesión solemne de la estatua de plata de la diosa y, a continuación, el rito del baño de la estatua y del séquito triunfal por las calles de Roma.

  • Fue encargado por la polis de Atenas como templo en honor de su diosa protectora y como ofrenda de toda la comunidad.

  • Función simbólica y propagandística También hay que destacar su función simbólica y propagandística, reforzada por los temas de sus relieves: fue erigido tras la victoria sobre los persas en las guerras Médicas, como símbolo visible de la grandeza y la fuerza civilizadora de Atenas y su diosa protectora Atenea.

  • Gaia era una diosa de la mitología griega que simbolizaba la Tierra.

  • Grabado de Deméter, diosa del campo trabajado.

  • Hestia (Vesta), la última de los seis hijos de Crono, es la personificación y la diosa del hogar y una de las tres diosas eternamente vírgenes, junto con Atenea y Ártemis.

  • La diosa Atenea animó a Telémaco, hijo de Ulises, a abandonar Ítaca para ir a buscar noticias de su padre.

  • La diosa le advertía sobre los peligros de la caza, pero él no le hacía caso, y un día murió descuartizado por un jabalí.

  • La diosa Afrodita había prometido Helena a Paris como agradecimiento por el hecho de haberla escogido a ella como la más bella en el juicio de la montaña Ida, concediéndole la manzana de oro.

  • La diosa finalmente la castigó convirtiéndola en araña.

  • La naos tiene la peculiaridad de estar dividida en dos partes incomunicadas entre sí: la mayor, en la parte oriental, albergaba la estatua de la diosa Atenea; la menor, en la parte occidental, era el recinto del tesoro.

  • Los dioses consideraron que el olivo era más útil y, por ello, el patronazgo de Atenas recayó en Atenea, diosa que dio nombre a la ciudad.

  • Maius : podría estar consagrado a la diosa Maya, la ninfa madre de Mercurio.

  • Pero después se descubrió que, como en «Los borrachos» o «La fragua de Vulcano», Velázquez se había servido de un escenario realista y cotidiano para narrar un tema mitológico, la fábula de Aracne, recogida por Ovidio en sus «Metamorfosis»: la joven Aracne, hábil tejedora, cometió la imprudencia de desafiar a Minerva, diosa de la sabiduría y las artes, que, transformada en anciana, trató inútilmente de disuadirla y de infundirle modestia.

  • Pero el Partenón presenta algunas peculiaridades: en primer lugar, no se concibió como un templo cualquiera, pues carece de altares para sacrificios en el exterior, sino como marco arquitectónico para guardar una magnífica joya, la Atenea crisoelefantina de Fidias, regalo del pueblo ateniense a su diosa en señal de agradecimiento por su victoria sobre los persas; en segundo lugar, el estanque situado delante de la estatua, aparte de la finalidad práctica de mantener la humedad e impedir que se agrietara el marfil, captaba la luz y reflejaba la estatua mostrándola aún más grandiosa.

  • Rude ejecutó un alto relieve de carácter alegórico en el que las figuras son tratadas al modo clásico: el Genio de la Patria, alado como la diosa de la Victoria, conduce a los soldados del pueblo, que aparecen desnudos o con armaduras romanas.

  • Se trata, por tanto, de un programa iconográfico unitario como el propio edificio, en el que se exalta la figura de Atenea y de los atenienses, quienes como modelo de civilización y con ayuda de su diosa habían derrotado a los persas, de igual modo que los lapitas derrotaron a los centauros, los dioses a los gigantes, los griegos a los troyanos, o los propios atenienses a las amazonas: la civilización (simbolizada por Atenea y su pueblo protegido, los atenienses) triunfa siempre sobre la barbarie.

  • Se peleaban encarnizadamente entre ellos y, una vez al año, durante las fiestas de Artemis, eran azotados sin piedad ante la estatua de la diosa.

  • Según la narración legendaria, la guerra nació de una manzana de oro, en la que estaban inscritas la palabras «Para la más bella», que fue lanzada por Éride, diosa de la Discordia, en medio de un banquete divino en el que se celebraba el casamiento de Peleo, rey de los mirmidones, con Tetis, una de las nereidas.

  • Según la diosa, el ser y el pensar son lo mismo, ya que el ser —y la verdad que este encierra— solo puede ser captado por el pensamiento, mientras que el no ser y las apariencias se le escapan, porque son ininteligibles.

  • Sobre todo es la divinidad protectora de Atenas y una diosa civilizadora en la artesanía, la técnica y las artes femeninas.

  • Tras duras caminatas por Egipto, la diosa encontró el cofre con los restos de Osiris.

  • Zeus, el rey de las divinidades griegas, es hijo de Cronos, dios del tiempo, y de Gea, diosa de la naturaleza y de la tierra.