Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

11 oraciones y frases con diocleciano

Las oraciones con diocleciano que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar diocleciano en una frase. Se trata de ejemplos con diocleciano gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar diocleciano en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Al final del Imperio, el emperador incluso podía ser divinizado en vida, como Diocleciano, que afirmaba ser la reencarnación de Júpiter.

  • Al final del siglo, el emperador Diocleciano intentó reformar el Imperio dividiéndolo en dos, el de Occidente y el de Oriente, y creó un sistema de gobierno compartido, la tetrarquía, en el que gobernaban simultáneamente dos emperadores en Oriente y dos más en Occidente.

  • Con las reformas de Diocleciano, en el siglo d. C., Emerita Augusta pasó a ser un centro de comunicaciones y residencia de autoridades.

  • División administrativa de Diocleciano (siglo aC).

  • El sistema ideado por Diocleciano se colapsó cuando el emperador se retiró voluntariamente a la actual Croacia, la tierra que lo había visto nacer.

  • En el mandato de Diocleciano se produjo, además, la última gran persecución contra los cristianos.

  • La tetrarquía no representó, sin embargo, una partición del Imperio, ya que todos los cargos estaban bajo las órdenes de Diocleciano.

  • Mediante esta reforma económica, Diocleciano restableció el valor del dinero, controló la inflación y pudo financiar el aparato adminstrativo imperial.

  • Para defender la autoridad imperial, a finales del siglo d. C., el emperador Diocleciano llevó a cabo una profunda reforma del Imperio e instauró un nuevo régimen: el Dominado.

  • Pero su negativa a rendir culto al emperador y su rechazo de las instituciones condujo a la clandestinidad a estos primeros cristianos, que fueron víctimas, durante los tres primeros siglos de su existencia, de algunas cruentas persecuciones, como las de Nerón o Diocleciano.

  • También con Diocleciano comenzó la división del Imperio romano en dos partes: Occidente y Oriente.