Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

5 oraciones y frases con dignidades

Las oraciones con dignidades que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar dignidades en una frase. Se trata de ejemplos con dignidades gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar dignidades en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Comen sentados sobre bancos construidos alrededor de las paredes, alineándose en ellos según sus edades y dignidades; los alimentos se hacen circular de mano en mano; mientras beben, danzan los hombres al son de flautas y trompetas, saltando en alto y cayendo en genuflexión [...].

  • El primero, señor, y el más dificultoso de conseguir, pero el mejor pudiendo ser, sería que V. Majd. favoreciese los de aquellos reinos introduciéndolos en Castilla, casándolos en ella y los de acá allá, y con beneficios y blandura los viniese a facilitar de manera que viéndose casi naturalizados acá con esta mezcla, por la admisión a los oficios y dignidades de Castilla se olvidasen los corazones de manera de aquellos privilegios, que por entrar a gozar de los de este reino igualmente, se pudiese disponer con negociación esta unión tan conveniente y necesaria.

  • Los objetos de la parte inferior indican su absoluto dominio sobre el mundo (globo terráqueo), del que nadie se salva, ni las dignidades eclesiásticas (báculo, mitra y capelo cardenalicio) ni los reyes (corona y cetro).

  • Pero, a diferencia de la nobleza, el estamento eclesiástico no era un estamento cerrado, sino que a él tenían acceso tanto los nobles como los miembros del estado llano, aunque los primeros acaparaban las altas dignidades eclesiásticas (alto clero), mientras que los segundos ocupaban los cargos inferiores (bajo clero).

  • Uno de los objetivos esenciales de los monarcas regalistas era someter a su autoridad a la Iglesia de sus naciones, para lo cual necesitaban obtener el denominado patronato regio, o derecho de la Corona a nombrar a los cargos eclesiásticos, en especial a las altas dignidades, como los obispos.