Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

20 oraciones y frases con dictadura

Las oraciones con dictadura que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar dictadura en una frase. Se trata de ejemplos con dictadura gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar dictadura en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «Nos perseguían porque no aceptábamos la supremacía de ningún hombre, ni de Hitler, ni de Stalin, ni la dictadura del proletariado, por encima de Cristo.

  • A partir de entonces, el sistema político experimentó un declive progresivo del que salió transitoriamente mediante la solución autoritaria de la dictadura.

  • Aspiramos a centrar la política, con un sentido nacional inspirado en la tradición, en los principios de derecho público cristiano, que frena los excesos de la dictadura y de la democracia.

  • Dictadura de los Treinta Tiranos.

  • El califato se convirtió bajo su mando en una dictadura militar, que se mantenía gracias a las victorias de su poderoso ejército.

  • En España, que atravesaba la dura etapa del primer franquismo, el Informalismo tuvo un gran seguimiento, pues muchos artistas encontraron en este lenguaje una fórmula apropiada para expresar su angustia y su frustración, sin tener que recurrir a mensajes demasiado explícitos que la dictadura del general Franco no les habría consentido.

  • En este sentido, se percibe una cierta dictadura del relativismo que, bajo una aparente neutralidad, esconde una visión muy concreta del hombre, al que trata como un ser carente de naturaleza propia, sin puntos de referencia, salvo los que dictan la ley o la mayoría.

  • En los casos de un ejercicio ilegítimo o injusto del poder, se suelen usar términos como totalitarismo, dictadura, despotismo o tiranía.

  • La dictadura de Serrano contra el movimiento obrero El Gobierno de la República ha anunciado ya que su principal propósito es asegurar el orden y mantener en pie los fundamentos de la sociedad española, minada hasta hoy por predicaciones disolventes y locas teorías.

  • La dictadura suspendió la Constitución –no la derogó– y fue, por tanto, una solución transitoria al desmoronamiento del sistema político de la Restauración.

  • Legalidad y legitimidad Las leyes promulgadas por la dictadura nacionalsocialista de Adolf Hitler en la primera mitad del siglo XX, cumplían con todas las formalidades legales: habían emanado de un Gobierno que había accedido al poder mediante unas elecciones.

  • Lo contrario sería una dictadura.

  • No hay punto de la vida española en que la Dictadura no haya puesto su innoble mano de sayón.

  • No obstante, si la dictadura duró algo más de seis años, se debió en gran medida a sus éxitos iniciales, principalmente el restablecimiento del orden público y la resolución del problema de Marruecos, sin subestimar tampoco la favorable coyuntura económica internacional, de la que España se bene fi ció indirec- tamente .

  • No queremos, además, que el país esté dando saltos de un extremo a otro, de la anarquía a la dictadura, de la violencia de las masas a la violencia de la dictadura.

  • Pero días antes de que las Cortes se reunieran en pleno para tomar una decisión sobre el asunto, el general Primo de Rivera dio un golpe de Estado en Cataluña e implantó la dictadura con el consentimiento del rey.

  • Pero con la crisis económica de la posguerra se invirtió la situación: se produjo un crecimiento espectacular de la a fi liación a los sindicatos, y los patronos pasaron de la negociación al enfrentamiento contra la que consideraban una dictadura sindical.

  • Por otra parte, la dictadura debió afrontar, desde sus mismos inicios, pero con más intensidad según se prolongaba en el tiempo, numerosas críticas, manifestaciones de oposición, e incluso pronunciamientos militares.

  • Por último, el apoyo a la insurrección cantonalista y su fracaso supuso la muerte de la Federación: tras el golpe de Pavía, la dictadura del general Serrano decretó la ilegalidad de la AIT y de las asociaciones obreras, que pasaron a la clandestinidad .

  • Si se considera que el punto de partida era una España profundamente enfrentada en dos bandos –primero, por la Guerra Civil; después, por el régimen franquista–, no resulta extraño que la transición española hacia la democracia se convirtiera en un modelo para muchos países que aspiraban a salir de una dictadura.