Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

25 oraciones y frases con devenir

Las oraciones con devenir que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar devenir en una frase. Se trata de ejemplos con devenir gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar devenir en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Cómo es el conocimiento de la realidad? Para Heráclito solo había conocimiento de los sentidos; por ello, todo es devenir.

  • Acto y potencia Heráclito había a fi rmado que todo es puro devenir.

  • Algunos, asombrados por el fenómeno del cambio, se preguntaron si por debajo del constante devenir en la naturaleza, no habría algo permanente o estable.

  • Aristóteles estimó que el movimiento es algo real, y no simple apariencia, pero, al mismo tiempo, no todo es devenir, pues existen unos principios inmutables, a los que denominó acto y potencia, que intervienen en el cambio: Por acto entendió la perfección que adquiere el sujeto que cambia; así, es el término y fi n del movimiento.

  • Considera que el devenir no se produce de un modo arbitrario o casual, sino siguiendo un patrón ordenado, regular, que constituye la ley del universo.

  • De ahí que el trabajo resulte esencial en el devenir de la vida humana.

  • Devenir: proceso mediante el cual algo se hace o llega a ser, o bien la realidad entendida como proceso o cambio, que a veces se opone a ser, concebido como inmu Dionisíaco: símbolo de la vida, es decir, representación de lo instintivo, lo impulsivo y lo pasional.

  • En efecto, Hegel a fi rmó que la realidad se muestra contradictoria, dividida y en continuo devenir.

  • Heráclito de Éfeso (siglos VI V a. C.), ante el cambio constante que se manifiesta en la naturaleza, pensó que su verdadera realidad no podía encontrarse en el ser, sino en el movimiento o devenir.

  • Heráclito, para quien todo estaba sometido a cambio o devenir.

  • Heráclito: la realidad es devenir, cambio, movilidad.

  • Intuición: capacidad o sensibilidad humana para conocer la vida en su flujo y devenir.

  • La realidad se concibe como una totalidad en continuo movimiento y devenir.

  • La concepción de Heráclito sobre la realidad como devenir tuvo repercusión en autores tan dispares entre sí y tan lejanos en el tiempo como Hegel, Marx y Nietzsche.

  • La conciencia humana, según este movimiento, nunca está aislada, sino más bien en medio del devenir histórico, el medio social y el universo lingüístico del que forma parte.

  • La dialéctica de la naturaleza solo se entiende dentro del devenir histórico.

  • La experiencia del movimiento llevó a este sabio a entender que la realidad última, o su primer principio, no puede ser algo estático, como parecían defender los fi lósofos que lo precedieron, sino que se encuentra en algo dinámico, en el mismo fl uir o devenir que nos muestran los sentidos.

  • La voluntad de poder, por lo tanto, no es para él una realidad que trasciende las cosas, lo cual sería volver de nuevo a la metafísica que ya había descartado, sino una explicación de la realidad y de su continuo devenir. y energías que existen en el universo en constante fl ujo y cambio.

  • Los conceptos pretenden eliminar Pero, si lo real es individual y puro devenir, los conceptos no re fl ejan la auténtica realidad.

  • Pero, al margen de la importancia que tuviera la guerra española para el devenir de los acontecimientos internacionales, es indiscutible que la intervención extranjera tuvo una importancia capital en el desarrollo del con fl icto dentro de España.

  • Por el contrario, este mundo, el sensible, quedaba reducido a la apariencia y el devenir.

  • Por este motivo, se opuso al vitalismo nietzscheano, que eliminaba el ser y el intelecto, poniendo en su lugar el puro devenir, la intuición y la voluntad.

  • También rechazó el cambio o devenir y, al mantener que existe una oposición entre verdad y opinión, devaluó la realidad sensible.

  • Todo ello evoca, en clave surrealista, el devenir, la putrefacción y la muerte (los relojes, los insectos, el árbol); pero también la idea de permanencia (las rocas).

  • Y resulta muy improbable que los seres vivos alcancen el grado de perfección o desarrollo que poseen por pura casualidad, sin una dirección en su devenir, sin una ley natural.