Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

7 oraciones y frases con desagradables

Las oraciones con desagradables que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar desagradables en una frase. Se trata de ejemplos con desagradables gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar desagradables en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • El consumo de los derivados del cannabis produce, al principio, una reacción eufórica, con profunda irrealidad, pero también es frecuente –especialmente en los no iniciados– experimentar sensaciones desagradables y vivencias de despersonalización.

  • La contaminación de la atmósfera por residuos o productos secundarios gaseosos, sólidos o líquidos, puede poner en peligro la salud del hombre y el bienestar de las plantas y animales, atacar a distintos materiales, reducir la visibilidad o producir olores desagradables.

  • La suciedad, los ruidos o los malos olores siempre son desagradables; por eso son muestras de civismo recoger los excrementos de los animales domésticos, dejar la basura en los contenedores, no gritar por la calle —y menos en las horas de descanso de los vecinos—, respetar el mobiliario urbano, no impedir el paso por la acera, evitar ruidos estridentes con la moto, etc. Los espacios naturales, como la montaña, la playa o los jardines, suelen ser lugares agradables a la vista, pero dejan de serlo cuando alguien ha decidido dejar ahí sus desperdicios.

  • Sabor y olor desagradables.

  • Seguro que ya tienes experiencia sobre esto y has visto situaciones desagradables entre compañeros o entre alumnos y profesores.

  • Sus primeras obras («Sagrada Familia del pajarito») muestran una cierta filiación con el naturalismo tenebrista, pero eluden los aspectos desagradables o estridentes y dotan a las escenas de un encanto característico.

  • Y por otra parte, es una demostración irrefutable de que la fama de Ribera como pintor morboso y aficionado a los detalles más desagradables de la realidad es totalmente inmerecida.