Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

104 oraciones y frases con cristianos

Las oraciones con cristianos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar cristianos en una frase. Se trata de ejemplos con cristianos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar cristianos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «¡Qué matrimonio el de dos cristianos, unidos por una sola esperanza, un solo deseo, una sola disciplina, el mismo servicio!

  • «Los esposos cristianos no son ingenuos, conocen los problemas y peligros de la vida.

  • «Parece que la mayoría de los que se llaman cristianos se comportan como los compañeros de Ulises: se acercan a la cultura como gente burda que ha de pasar [tapándose los oídos] junto a las sirenas.

  • A fin de cuentas, si de lo que se trata es de identificarse con el modo de ser de Jesús, los rasgos distintivos de los cristianos son las «entrañas de misericordia».

  • A partir del siglo XI, los reinos cristianos tomaron la iniciativa militar y los reinos de taifas se vieron forzados a solicitar en dos ocasiones la ayuda de pueblos musulmanes africanos (los almorávides primero y los almohades después), que reunificaron Al Ándalus durante breves períodos.

  • Al fi nalizar el siglo xiii, los territorios cristianos abarcaban ya toda la Península, excepto el reino musulmán de Granada, y presentaban una división política que se mantendría sin cambios hasta el fi nal de la Edad Media: Corona de Castilla (Castilla y León), Corona de Aragón (Aragón, Cataluña, Valencia y Baleares), Reino de Portugal y Reino de Navarra .

  • Ante estos nuevos retos, los cristianos están llamados a humanizar la sociedad con el fermento de la fe.

  • Así, por ejemplo, en lo que concierne a la reflexión sobre la realidad y el ser humano, comprobamos que el dualismo de Platón está presente en diversas corrientes de pensamiento que lo aprueban o lo rechazan: Lo defendieron algunos de los primeros fi lósofos cristianos, el neoplatonismo y, en la Edad Moderna, el racionalismo; para ellos, la sustancia material y la espiritual eran irreconciliables.

  • Aunque las relaciones entre musulmanes, cristianos y judíos en la península no fueron pacíficas en todo momento, cada comunidad pudo practicar su religión y sus costumbres independientemente del territorio en que residiese, y los contactos mutuos resultaron siempre enriquecedores.

  • De esta manera, los cristianos pudieron salir de la clandestinidad, contando, además, con el apoyo del emperador.

  • De este modo, al bautizarnos pasamos a recibir el nombre de cristianos, que indica nuestra procedencia y nuestro ser más profundo.

  • De este modo, el matrimonio cristiano se debe mirar en el amor de Cristo por la Iglesia; los esposos cristianos han de reflejar en sus vidas la entrega total de Cristo por la Iglesia, que derramó hasta la última gota de su sangre por la Salvación del género humano.

  • Del arte asturiano al gótico y el mudéjar Desde el siglo viii hasta el xv el arte de los territorios cristianos experimentó grandes cambios que se pueden clasi fi car en cinco grandes estilos: asturiano, mozárabe o de repoblación, románico, gótico y mudéjar.

  • Desde entonces empezaron los cristianos en Al Ándalus a defender contra los musulmanes las tierras que aún quedaban en su poder, lo que no habían esperado lograr.

  • Don: bien natural o sobrenatural que los cristianos recibimos de Dios.

  • El arte cordobés o califal (siglos viii x ) nos ha dejado, como obra más representativa, la mezquita de Córdoba –imagen inferior izquierda–, que se levanta sobre la que fuera basílica visigoda de San Vicente, compartida en un principio por cristianos y musulmanes, y después comprada a los cristianos para realizar una mezquita más grande.

  • El arte hispanomusulmán, en sus diferentes etapas, se desarrolló al mismo tiempo que se iban sucediendo en los territorios cristianos los estilos asturiano, de repoblación, románico y gótico.

  • El arte se limitaba a la pintura mural en determinados lugares de enterramiento o de culto, y es presumible que muchos de sus autores, cristianos también, ni siquiera tuvieran una adecuada formación artística.

  • El Camino de Santiago se convirtió así en la principal vía de intercambio cultural y artístico entre los reinos cristianos de la península Ibérica y el resto de Europa .

  • El comercio exterior y la circulación monetaria Aunque Al Ándalus mantuvo relaciones comerciales con los territorios cristianos, se integró sobre todo en el amplio circuito económico del mundo islámico, bene fi ciándose de su intensa actividad y riqueza: a El dominio que los musulmanes ejercían sobre la vertiente meridional y oriental del Mediterráneo potenció el comercio exterior andalusí, cuyo principal artículo de exportación era el aceite .

  • El estilo de vida de los cristianos, sin embargo, contrastaba con las costumbres generalizadas en la sociedad romana.

  • El judaísmo se distingue del cristianismo en que los judíos todavía esperan al Salvador (no así los cristianos).

  • El neoplatonismo convivió con los primeros siglos del cristianismo y ejerció una enorme in fl uencia en signi fi cativos autores cristianos: Agustín de Hipona y el Pseudo-Dionisio.

  • El proceso de expansión de la arquitectura románica fue de este a oeste, y posteriormente hacia el sur en correspondencia con el avance conquistador de los reinos cristianos.

  • En el mandato de Diocleciano se produjo, además, la última gran persecución contra los cristianos.

  • En consecuencia, el Camino de Santiago, con sus rami fi caciones europeas, se convirtió en una de las vías de intercambios económicos, culturales y artísticos más importantes de la Edad Media, ya que atravesaba todos los territorios cristianos occidentales de la Península y los ponía en contacto con el resto de Europa.

  • En de fi nitiva, los musulmanes impusieron un cambio de rumbo en los territorios que ocuparon –renacimiento urbano, activo comercio, abundante circulación monetaria–, cuya pujanza contrastaba con la situación heredada de los visigodos y, al menos hasta el siglo xi, con la de los núcleos cristianos contemporáneos.

  • En el siglo se produjo un cambio radical en la correlación de fuerzas entre cristianos y musulmanes.

  • En el ámbito religioso, se produjeron los cismas cristianos de las reformas luterana y calvinista, así como la escisión anglicana.

  • En el sector occidental de la Península, entre el Sistema Central y el núcleo de resistencia asturiano existía una tierra de nadie, la cuenca del Duero, escasamente poblada durante el siglo viii, que los cristianos pudieron ocupar sin di fi cultad.

  • En ellos destacaron cristianos como san Alberto Magno, san Buenaventura y santo Tomás de Aquino.

  • En este sentido, hay que destacar el compromiso constante de la Iglesia hacia los pobres, su labor con los más desfavorecidos, la entrega gratuita y de por vida de tantos cristianos que, por amor a Jesús, lo dejan todo para compartir sus vidas con ellos.

  • En este sentido, la insistencia del Magisterio de la Iglesia —por la preocupación y el cuidado perseverante de tantos cristianos por los más débiles, los ancianos o los enfermos— en el respeto que merece cada ser humano se constituye como centro de referencia ética.

  • En la península Ibérica los núcleos cristianos también entraron en una nueva fase de expansión demográfica y económica, favorecida por la crisis y la desintegración del Califato de Córdoba.

  • En los monasterios, se preservó el saber de la Antigüedad pagana junto al de los autores cristianos.

  • Entonces cesó el fuero del Islam para los musulmanes, quienes se vieron menospreciados, vejados y tratados altaneramente por los cristianos.

  • Esta primera fase repobladora fue impulsada por la presión demográ fi ca existente en los reducidos núcleos cristianos iniciales, y tuvo a su favor que los territorios ocupados estaban prácticamente despoblados, por lo que no requerían una conquista previa.

  • Esta segunda fase repobladora se vio favorecida por el crecimiento demográ fi co de los núcleos cristianos, que habían iniciado una fase de recuperación y expansión.

  • Estas circunstancias facilitaron el surgimiento de los cuatro primeros focos de resistencia frente a la invasión islámica, embriones de los futuros reinos cristianos.

  • Esto es posible porque los cristianos siempre hemos sabido que somos la verdadera riqueza de la Iglesia.

  • Esto, unido a las disputas entre los propios reinos cristianos, supuso un freno al avance reconquistador .

  • Estos acontecimientos favorecieron que los pensadores cristianos recibieran los escritos de los fi lósofos árabes y, a través de ellos, las enseñanzas de Aristóteles.

  • Existe gente que, hostil a toda experiencia religiosa, querría que los cristianos solo actuásemos como tales en la intimidad de nuestras casas o en la privacidad de los templos.

  • Fue en Antioquía, en el siglo d. C., donde comenzaron a llamar cristianos a los seguidores de Jesús.

  • Fue un autor profundamente religioso que buscó la renovación moral de los cristianos y de la sociedad civil.

  • Hay personas a las que les parece bien que los cristianos nos comportemos como hijos de Dios, pero únicamente en las tareas de asistencia social.

  • La evangelización de Europa, a partir del siglo, tuvo a su favor el establecimiento de nuevos carismas como el monacato, originario de Oriente, que representó una forma renovada de vivir el cristianismo para muchos cristianos.

  • La fase de estancamiento (siglos ) Durante los siglos viii al x los focos cristianos de resistencia del norte peninsular vivieron una fase de estancamiento económico, que contrastaba con la prosperidad del califato de Córdoba .

  • La fase expansiva (siglos ) A partir del siglo xi, se inició una fase de recuperación demográfi ca y económica, favorecida por la desintegración del califato de Córdoba y la expansión de los territorios cristianos.

  • La obra del rabino Moisés —así se llamó a Maimónides— fue muy citada por los escolásticos cristianos.

  • La re fl exión sobre Dios, la relación entre el cuerpo y el alma, la naturaleza del saber y de las ideas…, fueron asuntos heredados por los primeros pensadores cristianos.

  • La Reforma protestante origina la división entre los cristianos, lo cual influye en la guerra de los Treinta Años.

  • La vida religiosa ha desempeñado una función muy importante a través de mercedarios, pasionistas, escolapios, misioneras de la caridad, etc. Quienes construyeron los primeros hospitales, escuelas y asilos fueron cristianos que reconocieron las carencias de la sociedad.

  • Láncese la mirada sobre el puesto que en la historia de la humanidad han tenido los pueblos cristianos.

  • Las consecuencias de esta medida fueron muy graves para Granada, a pesar del reasentamiento de cristianos en las tierras afectadas, pues su número fue muy inferior al de los moriscos expulsados.

  • Los cristianos ortodoxos repiten una y otra vez esta frase evangélica: Jesús, hijo de David, ten compasión de mí.

  • Los cristianos aceptaban una Revelación divina sobrenatural, que proporcionaba nuevos conceptos acerca de Dios y del hombre, y de las relaciones del hombre con Dios.

  • Los cristianos acudían a estos recogidos lugares para rendir culto a sus difuntos, en especial a los mártires allí enterrados, y en ocasiones para celebrar diversos actos religiosos, como la eucaristía.

  • Los cristianos comenzaron a estudiar filosofía, porque entendieron que lo decisivo de la fe es que sea verdadera.

  • Los cristianos formamos parte de una diócesis pero, al mismo tiempo, somos ciudadanos que vivimos en sociedad, comprometidos con todo y con todos, compartiendo nuestros problemas, nuestras ocupaciones y alegrías con las personas que nos rodean.

  • Los cristianos han de ser ciudadanos activos que fomenten la solidaridad y el desarrollo de la sociedad.

  • Los cristianos necesitamos la oportunidad de compartir de forma manifiesta lo que Dios ha hecho por nosotros.

  • Los cristianos reclamaban el título de filósofos y amantes de la verdad: buscaban —lejos de actitudes fanáticas— dar razón de las cosas que creían.

  • Los cristianos seguimos siendo un estorbo para la pretensión de los poderosos de dominar todos los aspectos de la vida en su propio beneficio.

  • Los cristianos, como el resto de los ciudadanos, tenemos pleno derecho a intentar mejorar la sociedad formando parte de los organismos públicos.

  • Los cristianos, hijos de Dios y hermanos, formamos una gran familia.

  • Los Islamitas, luchando contra los politeístas [cristianos] y forzándoles a emigrar, se habían apoderado de su país hasta llegar a Ariyula, de la tierra de los francos, y habían conquistado Pamplona en Galicia y no había quedado sino la roca donde se refugió el rey llamado Pelayo con trescientos hombres.

  • Los primeros cristianos fueron perseguidos.

  • Los primeros fi lósofos cristianos se conocen como Padres de la Iglesia, debido a la ortodoxia de su doctrina y a la santidad de sus vidas.

  • Luego vinieron otras persecuciones, más o menos localizadas, porque los cristianos se negaban a rendir culto y a ofrecer sacrificios al emperador.

  • Mientras el Califato de Córdoba entraba en una crisis política y se desmembraba en reinos de taifas, los territorios cristianos se recuperaban y tomaban la iniciativa militar.

  • Muchos otros hombres y mujeres han continuado esta labor: educación, voluntariado, orfanatos, dispensarios… Los cristianos sabemos estar donde nadie más es capaz de ir o donde nadie más quiere estar.

  • Muchos teólogos cristianos, especialmente a lo largo del siglo, se han preguntado por la esencia del cristianismo.

  • No obstante, las manifestaciones artísticas cristianas anteriores al siglo III son muy escasas por varias razones: el número reducido de cristianos en el conjunto del Imperio, la marginalidad en la que se movían e, incluso, su inicial rechazo a las imágenes por influencia de la tradición judaica.

  • Otrosí habemos procurado, y dado orden como se hiciese inquisición en los dichos nuestros reinos, la cual, como sabéis, ha más de doce años que se ha hecho y hace, y por ello se han hallado muchos culpables, según es notorio; y según somos informados de los Inquisidores, y de otras muchas personas religiosas, y eclesiásticas y seglares, consta y parece el gran daño que a los cristianos se ha seguido y se sigue de la participación, conversación y comunicación que han tenido y tienen con los judíos, los cuales se prueba, que procuran siempre, por cuantas vías más pueden, de subvertir y sustraer de nuestra santa Fe Católica a los fieles cristianos, y los apartar della, y atraer y pervertir a su dañada creencia y opinión, instruyéndoles en las ceremonias y observancia de su ley [...

  • Para algunos historiadores del arte, no sería propiamente un estilo artístico, sino más bien una combinación ecléctica de estructuras arquitectónicas occidentales (románicas o góticas en lo esencial) con materiales o elementos propios del arte islámico, como reflejo de la relación entre cristianos y musulmanes en la España medieval.

  • Pero algunos historiadores consideran este término inapropiado y prefieren otros como arte fronterizo o de repoblación, pues arte mozárabe en sentido estricto sería solo el de los cristianos en territorio islámico.

  • Pero desde el siglo XI, tras la caída y descomposición del Califato de Córdoba, los nacientes reinos cristianos, en su avance militar, comenzaron la conquista de zonas densamente pobladas por musulmanes.

  • Pero su negativa a rendir culto al emperador y su rechazo de las instituciones condujo a la clandestinidad a estos primeros cristianos, que fueron víctimas, durante los tres primeros siglos de su existencia, de algunas cruentas persecuciones, como las de Nerón o Diocleciano.

  • Por aquel entonces prodigaba el monarca cristiano toda clase de cuidados, consideraciones y respetos a los musulmanes, hasta el punto de excitar los celos y la envidia de los propios cristianos.

  • Por el contrario, la moral procura a los cristianos un modo de ser o una segunda naturaleza, que es la raíz de todos sus actos (del bien que hacen, del mal que evitan), proporcionando una naturalidad o modo de actuar específicamente cristiano.

  • Por el sacramento del Matrimonio, los esposos cristianos quedan insertados tan real y verdaderamente en el misterio y en la Alianza de Cristo y su Iglesia, que el Señor se sirve de ellos para llevar a cabo su designio salvador.

  • Por ello es conveniente que tu excelencia sepa que hemos decidido anular completamente las disposiciones que te han sido enviadas anteriormente respecto al nombre de los cristianos, ya que nos parecían hostiles y poco propias de nuestra clemencia, y permitir de ahora en adelante a todos quienes quieran seguir la religión cristiana que lo hagan libremente sin que ello les suponga ningún tipo de inquietud o molestia.

  • Por ello, los musulmanes, al menos al principio, no consideraban a los judíos y a los cristianos como enemigos desde un punto de vista religioso, sino como protegidos.

  • Por eso, donde hay cristianos se llevan a cabo iniciativas de desarrollo y solidaridad.

  • Por eso, son un ejemplo para los educadores y profesores cristianos.

  • Por este motivo en los sarcófagos y en los entierros romanos aparecen muchos símbolos cristianos, como los que están representados aquí.

  • Por otra parte, en los territorios reconquistados por los cristianos, la arquitectura islámica pervivió a través del denominado arte mudéjar, estilo sin equivalentes en el resto de Europa, que fusionaba estructuras y elementos musulmanes con otros cristianos en la construcción de iglesias o palacios.

  • Se confiscaron las propiedades de la Iglesia, se destruyeron los libros cristianos y los soldados cristianos tuvieron que abandonar el ejército.

  • Según los cristianos, el judío es el pueblo elegido y Jesucristo —como la Virgen, era judío— es el Mesías que ha dado cumplimiento a la promesa que Yahvé (Dios) hizo a Adán y Eva, y renovó en Abraham.

  • Ser cristianos no nos conduce al aislamiento, sino al compromiso con el prójimo.

  • Sería, por tanto, más imparcial hablar simplemente de conquista, y no de reconquista, pero este último término está ya muy consolidado en la historiografía para designar el citado proceso de avance militar de los cristianos.

  • Si creer en Dios y llamarnos cristianos no modifica nuestro modo de ser, significa que la adhesión a la fe no ha calado con plenitud.

  • Si se prescinde de las tradiciones que han llegado hasta nosotros sobre el origen del cristianismo en Hispania, difícilmente veri fi cables –la predicación del apóstol Santiago, la de San Pablo o la de los Varones Apostólicos–, el primer testimonio seguro sobre la existencia de cristianos en la Península es de mediados del siglo iii, aunque es probable que el cristianismo se introdujera en Hispania por el sureste antes de fi nalizar el siglo i .

  • Siglo Ante el creciente poder de los almohades, la reacción de los reinos cristianos consistió en fi nalizar sus disputas y aunar sus esfuerzos frente al peligroso enemigo común.

  • Siglo y primera mitad del siglo El siglo xi marca el verdadero comienzo de la Reconquista, ya que se produjo un cambio radical en la correlación de fuerzas entre cristianos y musulmanes: el Califato entraba en una profunda crisis política y se desmembraba en reinos de taifas, al mismo tiempo que los territorios cristianos del norte se recuperaban y tomaban la iniciativa militar.

  • Solo la necesidad de extender su mensaje y competir con otras religiones en condiciones de igualdad, a pesar de las prohibiciones y dificultades, puede explicar el cambio de actitud de los cristianos hacia las imágenes.

  • Su objetivo era la santi fi cación personal de sus miembros, quienes debían poner especial interés en la aplicación de los valores cristianos en su lugar de trabajo.

  • Tal había que vendía su huerta, tierra de labor, carmen o campo por un precio inferior al valor de los frutos, siendo los compradores bien los musulmanes que habían optado por quedar como mudéjares o bien los mismos cristianos.

  • También contribuyó a ello el espíritu de guerra santa que animaba a los almohades, al que res- pondieron los cristianos llamando a la cruzada .

  • Un factor importante de la rápida expansión de los musulmanes fue su tolerancia y respeto hacia los cristianos y los judíos, a los que consideraban sus protegidos por ser también gentes del Libro .

  • Un rasgo sobresaliente del panorama cultural de la península Ibérica durante la Edad Media fue su carácter plural: la existencia de mudéjares en los territorios cristianos y de mozárabes en los musulmanes, así como de judíos en unos y otros, propició el contacto frecuente y el intercambio de conocimientos entre las tres culturas, más allá de las diferencias religiosas o las rivalidades políticas y militares.

  • Una vez allí, los cristianos se encargaban de embarcarlos con toda clase de consideraciones y respetos, pasándolos a la banda marroquí completamente tranquilos y seguros.

  • Y en la actualidad se emplea para designar el arte que, como pervivencia del hispanomusulmán, se desarrolla en los territorios cristianos después de su conquista.