Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

90 oraciones y frases con cristianismo

Las oraciones con cristianismo que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar cristianismo en una frase. Se trata de ejemplos con cristianismo gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar cristianismo en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «Cristianismo a la carta» Algunas personas reclaman lo que se podría denominar un «cristianismo a la carta».

  • «Se tiene una imagen del cristianismo como un apartamiento del mundo [...].

  • Además de un conjunto de dogmas y preceptos, contiene narraciones del Antiguo y del Nuevo Testamento, lo que demuestra la estrecha relación del Islam con el judaísmo y el cristianismo, religiones de los pueblos vecinos de Arabia, de las que pretende ser su culminación.

  • Además, el cristianismo es novedoso y original.

  • Al principio fue una religión prohibida por las autoridades, pero a partir del siglo d. C. fue adoptada progresivamente por la sociedad romana y en el siglo d. C. fue declarada religión oficial del Imperio; gracias a la gran influencia de Roma, el cristianismo se expandió por muchos lugares del Mediterráneo.

  • Amigo de francachelas, y preso de la lujuria y el narcisismo, sin embargo, no descansó en su búsqueda de la verdad hasta su tardía conversión al cristianismo.

  • Así pues, no es posible afirmar que el núcleo del cristianismo se sitúa en unos principios morales o en unos deberes éticos que los creyentes deben seguir.

  • Aunque todas lleguen a aspectos verdaderos, ninguna lo hace como el cristianismo, tanto por la comprensión sobre qué es Dios como por el profundo valor que confiere a la dignidad del hombre.

  • Como religión intimista y con un mensaje de salvación, el cristianismo resultaba muy atractivo para las gentes humildes de los medios urbanos.

  • Con el cristianismo se perpetuó ese extrañamiento, aunque la servidumbre se trasladó al interior de la conciencia a través de la fe en Dios (antítesis).

  • Con este ánimo se fundó en Florencia la Academia Neoplatónica, cuyo propósito final era precisamente la conciliación del pensamiento platónico y el cristianismo.

  • Con todo, el cristianismo poco a poco fue enraizando entre la población.

  • Creía que su misión era dar a conocer el cristianismo y orientar a los hombres en la búsqueda de la su lucha contra las herejías (como el pelagianismo) y su contribución a la teología y la filosofía cristianas.

  • Dada la importancia que el cristianismo otorgaba a la vida de ultratumba, fueron muy importantes también en esta época los cementerios, en especial los subterráneos o catacumbas, como las de Roma, Nápoles, Sicilia y el norte de África.

  • Desde entonces el cristianismo es la religión predominante en el Occidente europeo.

  • El cristianismo se originó en Palestina en el siglo I dC. Reconocía a Jesús de Nazaret como el Mesías esperado por el pueblo de Israel y proclamaba un mensaje de amor al prójimo y de elevación moral, basado en la tradición judía y en el mensaje de Jesús.

  • El islamismo es, con el judaísmo y el cristianismo, una de las grandes religiones monoteístas.

  • El corazón del cristianismo tampoco es la Iglesia, ni una serie de dogmas sobre los que deba descansar nuestra fe.

  • El cristianismo considera que la existencia humana consiste en una búsqueda.

  • El cristianismo introduce en la historia un optimismo decisivo sobre la posibilidad de conocer la verdad y de cumplir el bien moral.

  • El cristianismo no apareció como una nueva fi losofía, sino como una religión que promovía el seguimiento de Jesucristo y la aceptación de su mensaje salvador.

  • El cristianismo no lleva a la desesperanza.

  • El cristianismo propone una visión total del mundo.

  • El cristianismo se enfrenta a la mentalidad de la lucha de todos contra todos que frecuentemente ha caracterizado al pensamiento liberal y capitalista de Occidente.

  • El cristianismo sostenía que el ser humano —en su unidad de alma y cuerpo— puede alcanzar aquella felicidad pero, además, está llamado a la felicidad perfecta.

  • El cristianismo también se considera como la fe verdadera (Jesús es la verdad y la vida), pero difiere de este en que «no se impone, se propone» (Juan Pablo II).

  • El cristianismo tampoco se puede definir como una religión del libro, a diferencia del judaísmo y el islamismo, que sí lo son.

  • El cristianismo tiene en la persona de Jesús su centro y su razón.

  • El cristianismo, inmutable, ajena a este mundo y negadora de él.

  • El cristianismo, con su defensa de la dignidad intrínseca del ser humano y de la igualdad de todos los hombres como hijos de Dios, constituye el fundamento de los grandes ideales de justicia, igualdad y fraternidad.

  • El cristianismo, por su carácter igualitario y su mensaje de salvación, fue bien recibido entre los sectores humildes de la sociedad romana.

  • El cristianismo.

  • El de la libertad de culto y posterior ascenso del cristianismo a religión oficial del Imperio, durante los siglos IV y V .

  • El judaísmo es la más antigua de las religiones monoteístas y fuente de las otras dos (cristianismo e islamismo).

  • El judaísmo se distingue del cristianismo en que los judíos todavía esperan al Salvador (no así los cristianos).

  • El neoplatonismo convivió con los primeros siglos del cristianismo y ejerció una enorme in fl uencia en signi fi cativos autores cristianos: Agustín de Hipona y el Pseudo-Dionisio.

  • El pensamiento cristiano El cristianismo descubre la amplitud y profundidad de la noción de persona.

  • El primer judío fue Abraham (siglo a. C.), patriarca del judaísmo, el cristianismo y el islamismo.

  • El tránsito de la prohibición a la legalización del cristianismo coincide con el de la pintura al mosaico; en otras palabras: La pintura mural al fresco se desarrolló desde finales del siglo II hasta comienzos del siglo IV, esencialmente en las catacumbas, y su estilo presenta en la mayoría de los casos la tosquedad propia de artistas poco cualificados.

  • Ello se produjo especialmente desde el período helenístico hasta la implantación del cristianismo como religión oficial del Imperio.

  • En ella se contiene toda la novedad del cristianismo.

  • En el plano religioso, el Bajo Imperio representó también el triunfo del cristianismo, que, libre de persecuciones, salió de las catacumbas para convertirse en religión oficial.

  • En el cristianismo, en cambio, el mensaje y el mensajero se identifican.

  • En el siglo I surgió el cristianismo.

  • En ese mismo contexto y circunstancias se enmarca la propagación del cristianismo.

  • En la Edad Media, el cristianismo permitió la salvaguarda de la cultura grecorromana, así como también la universalidad y la armonía de todos los saberes.

  • En lo que concierne al conocimiento, el maestro de París supo armonizar la fi losofía pagana y el cristianismo, haciendo compatibles la razón y la fe.

  • En materia religiosa, intentaron justi fi car racionalmente el cristianismo desde presupuestos hegelianos.

  • En una de sus paredes la belleza se simboliza con una pintura del Parnaso; en la pared de enfrente, las Virtudes y la Ley aluden a la bondad y la justicia; por último, en las otras dos paredes, a su vez enfrentadas entre sí, se hace referencia a la verdad a través de dos temas: la Disputa del Santo Sacramento (o Triunfo de la Religión), que simboliza la verdad revelada por la fe y transmitida por el cristianismo; y la pintura aquí comentada, «La Escuela de Atenas», que alude a la verdad alcanzada a través de la filosofía y la razón.

  • Entre los siglos y, el latín evolucionó hasta convertirse en el llamado latín tardío: una lengua que cada vez se hablaba menos, pero en la cual se escribían todos textos cultos, como los relacionados con el cristianismo.

  • Este sentimiento de fraternidad nace con el cristianismo, religión universal que considera a todos los seres humanos hijos de un mismo «Padre».

  • Esto constituyó la principal aportación del cristianismo, cuyo mensaje se centraba en el individuo y el carácter único de su existencia.

  • La Academia Neoplatónica, fundada en Florencia, reunía a un conjunto de intelectuales y artistas, en torno a su principal ideólogo, Marsilio Ficino, y pretendía conciliar el cristianismo con la filosofía antigua, mediante una recuperación del pensamiento de Platón (siglo a.C.) y la escuela neoplatónica de Alejandría (siglos ).

  • La Biblia no es el centro del cristianismo.

  • La consecuencia es clara: el cristianismo se propone, no se impone.

  • La constante referencia del cristianismo a la ley y al derecho natural —por los que se declara inviolable un conjunto de principios relacionados con el modo de ser de la naturaleza humana—, lleva a la Iglesia a defender los derechos humanos.

  • La evangelización de Europa, a partir del siglo, tuvo a su favor el establecimiento de nuevos carismas como el monacato, originario de Oriente, que representó una forma renovada de vivir el cristianismo para muchos cristianos.

  • La filosofía y el cristianismo El encuentro de la religión cristiana con la fi losofía originó un tipo de pensamiento característico, que fue decisivo para el desarrollo posterior de la fi losofía medieval.

  • La gran perversión del cristianismo es que convence a los señores para someterse a esa moral y compadecerse de los débiles.

  • La novedad de su mensaje y la fi delidad que exigían los emperadores —pontí fi ces máximos de la religión pagana—, entraban en contradicción con el cristianismo.

  • La septimana, que era un ciclo de siete jornadas consecutivas, no se utilizó como unidad de tiempo civil hasta el siglo III dC, tal vez por influencia del cristianismo.

  • Las relaciones entre el saber griego y el cristianismo comenzaron en el mismo momento del nacimiento de Jesucristo, que desarrolló su vida en el contexto de la civilización helenística.

  • Las basílicas son una muestra de la penetración del cristianismo en la cultura romana: en Roma eran grandes edificios destinados a actividades comerciales y jurídicas; el cristianismo adoptó la forma de las basílicas romanas como templos, de modo que pasaron a tener una función religiosa.

  • Lo que diferencia al hinduismo del cristianismo es su intenso fatalismo: no se debe luchar por cambiar las cosas, que son consecuencia de la existencia anterior.

  • Los restos de templos son escasos, pues su destrucción o expolio fueron sistemáticos tras la consolidación del cristianismo.

  • Más explícitos eran los temas bíblicos, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, que se extendieron sobre todo a partir de la legalización del cristianismo.

  • Mérida también fue importante en los primeros tiempos del cristianismo: en ella tuvo lugar el martirio de santa Eulalia.

  • Muchos judíos murieron y otros muchos optaron por convertirse al cristianismo; surgió de este modo la fi gura del converso, siempre bajo sospecha de su falta de sinceridad religiosa.

  • Muchos teólogos cristianos, especialmente a lo largo del siglo, se han preguntado por la esencia del cristianismo.

  • No fue refundida en la Edad Media porque se pensó, por error, que representaba a Constantino, el emperador que legalizó el cristianismo, y por ello fue salvada de la destrucción.

  • Para el cristianismo, todos los seres humanos son iguales en dignidad, porque todos son hijos de Dios, a los que ha creado a imagen y semejanza suya.

  • Pero el cristianismo seguía creciendo en todos los estamentos sociales.

  • Por eso, el cristianismo no puede aceptar verse reducido al ámbito privado: ser cristiano es un compromiso que afecta a la totalidad de las relaciones, actuaciones, modos de trabajar, etcétera.

  • Por tanto, Rafael se propuso manifestar con estas dos pinturas la idea de que el cristianismo y la filosofía antigua no se contraponen ni se excluyen, sino que, al contrario, se reconcilian y complementan.

  • Por otra parte, durante el Alto Imperio, se habían extendido por Hispania, como por todo el mundo romano, diversos cultos orientales, entre ellos el cristianismo.

  • Por otra parte, la Iglesia, que había acumulado poder y riquezas a lo largo de los siglos anteriores, era la indiscutible fuerza social capaz de aglutinar bajo la bandera del cristianismo a toda Europa.

  • Por último, a partir del siglo hay que tener en cuenta la emergencia del cristianismo, que no solo influyó en el arte romano, sino que además creó un estilo propio y nuevas tipologías.

  • Posteriormente, el cristianismo continuó su tarea destructora.

  • Presenta evidentes diferencias doctrinales que lo separan del cristianismo, sobre cómo es Dios o la reducción de Jesús a una mera condición de profeta.

  • Se distancia del cristianismo en tres aspectos: visión pesimista del mundo físico, que es mera fuente de sufrimiento.

  • Señaló que el cristianismo había sido malinterpretado, como desprecio del mundo, amor al sufrimiento…, y que eso hacía débiles a los seres humanos.

  • Si el centro del cristianismo es Jesús de Nazaret, es lógico que, para el cristiano, la clave de su vida se halle en la búsqueda y el encuentro con Jesucristo.

  • Si se prescinde de las tradiciones que han llegado hasta nosotros sobre el origen del cristianismo en Hispania, difícilmente veri fi cables –la predicación del apóstol Santiago, la de San Pablo o la de los Varones Apostólicos–, el primer testimonio seguro sobre la existencia de cristianos en la Península es de mediados del siglo iii, aunque es probable que el cristianismo se introdujera en Hispania por el sureste antes de fi nalizar el siglo i .

  • Sin embargo, en el siglo IV la situación del cristianismo experimentó un cambio radical, pues pasó de la clandestinidad y la persecución a la legalidad y la protección imperial.

  • Sostuvo que el pensamiento platónico es más próximo al cristianismo que el aristotélico, porque es compatible con la a fi rmación de la existencia de Dios y asegura la inmortalidad del alma humana.

  • Su contenido es un conjunto de dogmas y preceptos, junto con narraciones del Antiguo y del Nuevo Testamento, por lo que la religión islámica está fuertemente relacionada con el judaísmo y el cristianismo, religiones de los pueblos vecinos de Arabia, la cuna del Islam.

  • Su origen también parece anterior al cristianismo, ya que en su forma más sencilla se utilizaba como símbolo de buen augurio ( chrestos, no Christos, significa en griego, entre otras cosas, «propicio, favorable»).

  • Tras la conquista, Granada se convirtió en una nueva archidiócesis, y su primer arzobispo, Hernando de Talavera, trató de atraer al cristianismo a la población musulmana por medio de la persuasión y el respeto a su lengua y formas de vida.

  • Tras la legalización del cristianismo y, sobre todo, tras su proclamación como religión oficial del Imperio, la Iglesia experimentó un rápido enriquecimiento económico y una profunda transformación social.

  • Un hecho de tal magnitud tenía que repercutir necesariamente en la evolución del arte, ya que las prácticas rituales del cristianismo, muy distintas de las paganas, exigían una tipología arquitectónica adaptada específicamente a ellas, y las creencias dogmáticas o morales afectaban a la iconografía y a la función de las artes figurativas.