Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

25 oraciones y frases con criaturas

Las oraciones con criaturas que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar criaturas en una frase. Se trata de ejemplos con criaturas gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar criaturas en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «De acuerdo con lo dicho, se enseña que el ente tiene concepto común unívoco a Dios y las criaturas, porque es imposible que una cosa lleve al conocimiento primero de otra cosa en sí o en el concepto simple que le es propio, como se dijo; más puesto que las criaturas llegamos a algún conocimiento de Dios según aquello que se dijo a los romanos: en las cosas invisibles, etc.».

  • Al no ser objeto de intuición, la proposición «Dios existe» no es evidente en relación a nosotros, por lo que habría que partir de las criaturas para comprobar su verdad.

  • Distinguió tres tipos de leyes: La ley eterna es el gobierno de la razón divina sobre el universo, que ordena los movimientos de todas las criaturas hacia sus fi nes propios.

  • El jardín de casa era un país encantado, un bosque de flores transitado por criaturas que yo jamás había visto.

  • En el ser humano se pueden distinguir los siguientes rasgos distintivos respecto al resto de las criaturas: Está dotado de alma espiritual e inmortal.

  • En el terreno de la metafísica, las ideas aristotélicas tuvieron gran impacto en Tomás de Aquino, quien las empleó para argumentar racionalmente la existencia de Dios y el ser de las criaturas, mostrando un mundo en armonía con la fe.

  • Estamos rodeados de objetos y criaturas que tienen un valor relativo.

  • La esencia de Dios Algunos de los atributos divinos se pueden demostrar racionalmente cuando hay conceptos comunes a Dios y a las criaturas, como es el caso de los conceptos de ser y de bueno.

  • La teoría neoplatónica de Ficino sobre el Amor Para el neoplatonismo, el Amor es un circuito espiritual que recorre y mueve el universo: Dios, por amor, infunde su esencia al mundo; y sus criaturas, también por amor, buscan la unión con Dios.

  • La vía de eminencia es posible porque el Aquinate, siguiendo a Aristóteles, entendió que la noción de ser es análoga, de tal modo que las perfecciones de las criaturas re fl ejan de alguna manera el ser del Creador.

  • Las criaturas de la noche (murciélagos y lechuzas) rodean a un hombre que duerme sobre una mesa de trabajo y que tiene a sus pies a un vigilante lince.

  • Las criaturas no le son indiferentes (especialmente, el ser humano).

  • Las criaturas solo pueden ser causas segundas.

  • Leibniz replicó que el mal se explica por la limitación de la esencia de las criaturas —mal metafísico—, lo cual hizo posible el mal físico y el mal moral, pero, aun así, este es el mejor mundo de los posibles, porque es el mundo en el que existe menos mal.

  • Los denominó criaturas.

  • No en vano, el ser de las criaturas participa en mayor o menor grado del Ser de Dios.

  • Obertura de Las criaturas de Prometeo de Ludwig van Beethoven.

  • Pero los esfuerzos de Dian no se limitaron a estudiar a estas criaturas.

  • Pero los esfuerzos de Dian no solo se limitaron a estudiar a estas criaturas.

  • San Anselmo se apoya en los grados de perfección que hay en las criaturas y concluye en la existencia de Dios, perfección máxima, de la cual participan todas las cosas, en mayor o menor grado.

  • Señaló que no podemos conocer perfectamente la esencia divina, porque Dios es in fi nito, aunque sí es posible saber algo de ella partiendo de la relación de las criaturas con el Creador.

  • Siempre es el mismo, sin cambio alguno ni mutación, frente a las criaturas.

  • Sin embargo, en las criaturas, la esencia y la existencia se distinguen realmente, debido a que su existencia es contingente.

  • Sirve esencialmente para entretener y se explica a las criaturas.

  • Vía afirmativa o de eminencia: consiste en atribuir a Dios, en grado máximo e in fi nito, todas las perfecciones que se descubren en las criaturas.