Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

35 oraciones y frases con conversión

Las oraciones con conversión que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar conversión en una frase. Se trata de ejemplos con conversión gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar conversión en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «Este esfuerzo de conversión no es solo obra humana.

  • Al fi nal, no parece quedar otra explicación que la proporcionada por el propio decreto de expulsión: evitar que el ejemplo de los judíos in fl uyese en los conversos y los arrastrase a judaizar; y todo parece indicar que los monarcas con fi aban en una conversión masiva, que no se produjo en la proporción esperada.

  • Amigo de francachelas, y preso de la lujuria y el narcisismo, sin embargo, no descansó en su búsqueda de la verdad hasta su tardía conversión al cristianismo.

  • Aplicar el factor de conversión.

  • Cada fracción recibe el nombre de factor de conversión.

  • Cada fracción recibe el nombre de factor de conversión .

  • Calcula el factor de conversión entre el kilovatio hora y su unidad correspondiente en el SI.

  • Como ya se ha estudiado, Olivares quiso resolver tan caótica situación emprendiendo reformas profundas, como el proyecto de red de erarios o la Unión de Armas, pero las di fi cultades y los imperativos de la guerra obligaron a buscar con urgencia nuevas fuentes de ingresos –algunas de ellas ya utilizadas en el siglo xvi –, que afectaron sobre todo a Castilla : alteración del valor de las monedas, creación de nuevos impuestos, exigencia de donativos a la nobleza, venta de cargos públicos, venta de títulos nobiliarios, conversión de tierras de realengo en nuevos señoríos para su venta, etc. No obstante, todos estos recursos solo sirvieron para atender las necesidades inmediatas (gastos militares, pago de intereses a los banqueros), pero no fueron su fi cientes para atajar el progresivo endeudamiento de la Hacienda Real.

  • Conversión: movimiento del corazón contrito por el que, atraídos y ayudados por la gracia, decidimos responder al amor misericordioso de Dios que nos ha amado primero.

  • Dios, que es nuestro Padre, conoce la debilidad humana y anhela la conversión del pecador.

  • El encuentro con Cristo supone un continuo esfuerzo de conversión.

  • El remordimiento de nuestras culpas nos mueve al arrepentimiento y a la conversión.

  • El trabajo de Einstein une ambas leyes de conservación en una sola, lo que es esencial en las reacciones nucleares, ya que, si bien la conversión masa-energía es despreciable en las reacciones químicas, no lo es en reacciones nucleares.

  • En ellas, Jesús habla de Dios como Padre Misericordioso y del Reino como un gran banquete al que están invitados todos, especialmente los pecadores y pobres, a los que llama a la conversión.

  • En España, tras los pogromos del siglo xiv, había aumentado el número de conversos –judíos convertidos al cristianismo–, pero en muchos casos la conversión estaba motivada solo por el afán de ponerse a salvo de la hostilidad antisemita.

  • Es seguro que en su presencia encontrarán paz en sus corazones y un camino para acercarse a la conversión.

  • Escribe un factor de conversión que relacione las dos unidades.

  • Escucha el testimonio de la conversión de María Vallejo-Nágera y contesta a las preguntas.

  • Esta conversión supone el perdón de Dios, que es lo que expresa y realiza el sacramento de la Penitencia.

  • Existen tres técnicas para producirlos: • Conversión de azúcares vegetales en plástico.• Producción de plásticos con microorganismos.• Crecimiento de plásticos en maíz y otras cosechas.

  • Hay que diferenciar las obras que compuso con anterioridad a su conversión, como Contra los académicos, Sobre la vida feliz y Soliloquios, y los posteriores a ella, como Sobre el libre albedrío, Confesiones y La ciudad de Dios .

  • La conversión a la vida de gracia se logra mediante la oración humilde y confiada.

  • La conversión a Cristo, el nuevo nacimiento por el Bautismo, no suprimió nuestra fragilidad.

  • La conversión entre unidades de sistemas de medida distintos requiere, además, multiplicar por un factor de conversión adecuado en cada caso.

  • La fe es la conversión en la que el hombre se da cuenta de que va detrás de una ilusión al entregarse a lo visible», señala Benedicto XVI.

  • La forma más práctica es multiplicar la cantidad mencionada por una fracción, que denominamos factor de conversión.

  • La Penitencia es una segunda conversión, algo parecido al encuentro de la mujer samaritana con Jesús junto al pozo de Sicar: la ocasión de abrir el corazón ante un sacerdote que en ese momento no es él mismo, sino que actúa en persona de Cristo.

  • Mediante la conversión, el pecador reconoce con dolor su ofensa a Dios.

  • Mención aparte merecen los Concilios de Toledo, que inicialmente eran solo asambleas eclesiásticas, pero tras la conversión de Recaredo al catolicismo, en el tercero de ellos, adquirieron también un gran papel político: los convocaba el rey, integraban a magnates del Aula Regia, y en ellos se establecieron importantes normas y decisiones que afectaban a la monarquía, como las condiciones para la elección de los reyes o las obligaciones con las que debían cumplir.

  • Para cambiar la unidad en la que está expresada una cantidad, se recomienda multiplicar esa cantidad por uno o diversos factores de conversión.

  • Para poder hacerlo, es necesario multiplicar la cantidad mencionada por una fracción, que denominamos factor de conversión.

  • Por eso, una de las principales actitudes cristianas es la conversión: el pecador reconoce con dolor su ofensa a Dios.

  • Recuerda que se aplica un factor de conversión para cada una de las unidades que se quiere cambiar.

  • Un factor de conversión es un quebrado en el cual el numerador y el denominador son cantidades equivalentes expresadas en unidades diferentes.

  • Y se acercaba y buscaba la conversión de aquellos que lo despreciaban.