Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

18 oraciones y frases con contemporáneo

Las oraciones con contemporáneo que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar contemporáneo en una frase. Se trata de ejemplos con contemporáneo gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar contemporáneo en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Ahora bien, en el mundo contemporáneo se ha producido una desacralización: Dios se encuentra eclipsado, como han puesto de mani fi esto las fi losofías de Nietzsche, Feuerbach y Marx.

  • Aparece un «síndrome amotivacional», no tener ganas de hacer nada, característico de los consumidores crónicos de marihuana, que resulta congruente con el aumento del «pasotismo» juvenil contemporáneo.

  • Aunque fue contemporáneo de Heráclito, no existen evidencias de que conociera su pensamiento y polemizara con él.

  • Características generales del Impresionismo El Impresionismo puede considerarse el primer movimiento artístico contemporáneo, ya que no se limitó, como los anteriores, a una actualización temática, s ino que emprendió una profunda modernización formal, iniciando así lo que sería el rasgo básico de muchas de las vanguardias posteriores: la preocupación por los valores plásticos específicos de la pintura, por encima –e incluso al margen– de su mensaje o contenido.

  • Contemporáneo del Informalismo europeo, mantuvo con éste cierta similitud de planteamientos.

  • Desde entonces, ha participado en los movimientos de vanguardia artística y raro es el museo de arte contemporáneo que no tiene alguna sección dedicada a las creaciones realizadas por este medio.

  • Dios, que se encuentra ausente en el planteamiento fi losó fi co contemporáneo.

  • Durante esta etapa se abandonó de forma casi definitiva el estilo gótico y se adoptó una concepción más clasicista de la obra en su totalidad, aunque en muchos casos resulta evidente la influencia del manierismo italiano contemporáneo.

  • El idealismo, iniciado por Descartes y secundado por el pensamiento moderno y contemporáneo.

  • El pensamiento mítico se revela, así, inteligible también para el hombre contemporáneo.

  • En consecuencia, una historia del arte contemporáneo exige tener en cuenta esta realidad e incorporar como objeto de estudio las obras realizadas por los nuevos medios, entre las cuales podemos distinguir, según su finalidad, dos grandes grupos: las que pretenden ser exclusivamente una obra de arte; y las que persiguen otros fines (publicidad comercial, información, entretenimiento, etc.), pero utilizan para ello recursos artísticos.

  • En este sentido representaba un punto de vista radicalmente opuesto al de su contemporáneo San Bernardo.

  • En este sentido, pintura y mosaico paleocristianos presentaban ciertos rasgos comunes con el arte tardorromano contemporáneo: El hieratismo y la rigidez de las figuras humanas.

  • Este cuadro de Gericault, como algunas de las obras de su contemporáneo Goya, refleja la deshumanización y la irracionalidad de una situación límite.

  • Los principales clientes del arte contemporáneo son fundamentalmente museos, grandes empresas y miembros de la alta burguesía, pues el arte en la actualidad, aparte del valor que encierra como bien destinado al disfrute estético, se ha convertido en una lucrativa inversión y mueve enormes cantidades de dinero, aunque se trata de un mercado minoritario.

  • Por un lado, cualquiera puede acceder al arte contemporáneo con relativa facilidad, pues a las exposiciones temporales o permanentes de museos y otras instituciones públicas se añaden las numerosas publicaciones y la difusión a través de Internet.

  • Se puede afirmar, por tanto, que el arte paleocristiano fue contemporáneo del arte romano del Bajo Imperio, con el que convivió en un intercambio mutuo de influencias.

  • Un creciente interés por las proporciones y la estructura arquitectónica, que supuso la sustitución definitiva de la concepción gótica del edificio por la renacentista, aunque a menudo con rasgos propios ya del manierismo italiano contemporáneo.