Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

8 oraciones y frases con constructores

Las oraciones con constructores que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar constructores en una frase. Se trata de ejemplos con constructores gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar constructores en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A partir de ese momento, los precios comienzan a bajar y la burbuja explota, con lo que se provocan grandes pérdidas económicas a los propietarios (especuladores o no), a los promotores y constructores que no pueden vender los pisos construidos, y también a los bancos que no pueden recuperar gran parte del dinero concedido en créditos a los constructores o compradores.

  • El Codex Calixtinus nos proporciona los nombres de los primeros maestros constructores, además de una descripción detallada del edificio que nos permite imaginar cómo serían ciertas partes después alteradas.

  • Es el caso, por ejemplo, de los constructores de la iglesia de Santa Sofía en Constantinopla; o de los mosaiquistas, cuyo trabajo era demandado incluso por los califas de Córdoba, los dogos de Venecia o los reyes de Sicilia.

  • La suroeste, que da a la calle, tiene un triple registro sobre las puertas de entrada: un friso de arcos de herradura entrecruzados, una red de rombos y una inscripción, descubierta en el siglo XIX y muy deteriorada, que data la obra e informa de quién la encargó y quiénes fueron sus constructores.

  • Ofrecer tiempo y cariño nos saca del acomodamiento de la fe y nos convierte en constructores del Reino de Dios.

  • Puedes navegar por la Red y visitar algunas páginas en las que se dan detalles constructivos y de estrategia, analizar algunos videos de competiciones y –todavía mejor– asistir a eventos para hablar personalmente con sus constructores.

  • Su arquitecto fue Calícrates, uno de los constructores del Partenón.

  • Sus dimensiones son algo mayores que las habituales de los templos dóricos (octástilo, en vez de hexástilo) y sus constructores aplicaron sofisticadas correcciones ópticas para contrarrestar la percepción por el ojo de falsas deformaciones que produciría un edificio de tal tamaño.