Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

9 oraciones y frases con condena

Las oraciones con condena que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar condena en una frase. Se trata de ejemplos con condena gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar condena en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • El Papa denuncia los abusos contra los obreros, establece la doctrina del salario justo y condena la solución propuesta por el marxismo como contraria a la libertad humana.

  • La ONU condena al régimen franquista La Asamblea General, convencida de que el gobierno fascista de Franco en España, que le fue impuesto por la fuerza al pueblo español, con la ayuda de las potencias del Eje, y que prestó considerable apoyo material a esas potencias durante la contienda, no representa al pueblo, y con su continuado dominio de España hace imposible que ese pueblo participe con los de las Naciones Unidas en los asuntos internacionales.

  • Lo más curioso es que, en este empeño, siempre se sustituye a Dios por un líder —Hitler, Lenin, Stalin o Kim Il Sung, por ejemplo— cuyas imágenes omnipresentes hay que reverenciar y que implica la condena de cualquiera que se atreva a criticarlo.

  • Nunca ha habido una condena oficial por parte de la Iglesia católica.

  • Pero en realidad había más países que no estaban dispuestos a su hundimiento, aunque o fi cialmente declararan su condena al régimen; era el caso, por ejemplo, de Estados Unidos y Gran Bretaña.

  • Pero no espera la condena y se ahorca.

  • Por ello su condena levantó una ola de protesta internacional y el Partido Liberal se unió a los republicanos y socialistas en una campaña de desprestigio del gobierno de Maura, para provocar su caída.

  • Sartre entiende por angustia la sensación de inutilidad y vacío ante esta condena del hombre a ser libre.

  • Tus amenazas, en cambio, no me preocupan, y si ahora te parece una locura lo que he hecho, tal vez el loco es el juez que me condena por loca.