Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

74 oraciones y frases con comercio

Las oraciones con comercio que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar comercio en una frase. Se trata de ejemplos con comercio gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar comercio en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A la vez, fue un tiempo de crecimiento económico, debido al nuevo comercio que propiciaron los descubrimientos geográ fi cos y al aumento de la producción agrícola e industrial.

  • América y las Islas Canarias Durante la Edad Media Europa había mantenido un activo comercio con Oriente, basado en la importación de especias, sedas y piedras preciosas.

  • Asimismo, pretendían liberarse de las restricciones y el monopolio impuestos desde España, que les impedía, por ejemplo, el libre comercio con Inglaterra, mucho más ventajoso para ellos.

  • Aumentó el tejido industrial, mejoraron los medios de transporte y se intensi fi có el comercio internacional.

  • Aunque en tiempo de guerra servían al ejército, sus actividades principales eran la agricultura, la industria y el comercio, que estaban prohibidas a los esparciatas porque se consideraban impropias de su rango social.

  • Como características generales del área ibérica, se pueden señalar las siguientes: a Su economía era rica, con un activo comercio y uso frecuente de la moneda.

  • Como resultado de estas medidas, el comercio con América aumentó notablemente a lo largo del siglo, pero aquel continente era un mercado demasiado grande para la escasa capacidad productiva de la industria peninsular .

  • De forma análoga, Vitoria defendía el derecho a la libre circulación de personas, al libre comercio, a la pertenencia a una sociedad concreta, etc. Su doctrina es la base de lo que hoy se denomina derecho internacional, por medio del cual se busca la justicia entre instituciones y personas de distintos países que tengan legislaciones diferentes.

  • Debido a que las leyes no se aplican estrictamente, a la negligencia de algunos segmentos de la sociedad, que consienten el comercio de especies amenazadas, y a las actividades de cazadores furtivos y traficantes sin escrúpulos, el futuro de muchas especies legalmente protegidas sigue siendo incierto.

  • Desde los años cincuenta los puertos japoneses se habían abierto al comercio con Occidente, provocando en toda Europa una febril curiosidad por todo lo procedente de aquel lejano lugar.

  • El agua está destinada al abastecimiento de las po blaciones para el consumo doméstico, comercio y servicios.

  • El comercio del marfil, principalmente de colmillo de elefante, ha proporcionado grandes beneficios a ciertos comerciantes.

  • El comercio exterior y la circulación monetaria Aunque Al Ándalus mantuvo relaciones comerciales con los territorios cristianos, se integró sobre todo en el amplio circuito económico del mundo islámico, bene fi ciándose de su intensa actividad y riqueza: a El dominio que los musulmanes ejercían sobre la vertiente meridional y oriental del Mediterráneo potenció el comercio exterior andalusí, cuyo principal artículo de exportación era el aceite .

  • El comercio se volvió muy peligroso, los servicios locales se deterioraron, los fondos imperiales desaparecieron y la moneda se devaluó.

  • El comercio también es una forma de cooperación que vincula a unas personas con otras.

  • El estilo orientalizante corresponde esencialmente al siglo a.C. y su centro principal fue Corinto, que mantenía un activo comercio con Oriente.

  • El mismo comerciante trata adecuadamente a unos turistas y les cobra por encima del precio justo, porque desea ganar dinero y sabe que no van a volver a su comercio.

  • El transporte, el comercio y las finanzas a Las principales concesiones se otorgaron a compañías extranjeras, que importaron el material ferroviario, por lo que la construcción de la red española no estimuló apenas la industria siderúrgica nacional, a diferencia de lo ocurrido en otros países (Gran Bretaña, Bélgica, Alemania).

  • El transporte, el comercio y las finanzas Con una balanza comercial de fi citaria durante todo el siglo xix, la única forma de equilibrar la balanza de pagos consistía en compensar el fl ujo de salida de dinero al exterior con un fl ujo semejante, pero de signo contrario, mediante la entrada en España de capitales extranjeros .

  • El transporte, el comercio y las finanzas Dada la complejidad de los mecanismos monetarios, en este apartado nos limitaremos a ofrecer unos breves apuntes sobre el origen de la peseta y del Banco de España.

  • El transporte, el comercio y las finanzas Es indiscutible que España se encontraba en clara desventaja respecto a otros países de Europa en cuanto a las condiciones de transporte, pues las peculiaridades de la geografía peninsular supusieron una di fi cultad añadida para su desarrollo económico.

  • El volumen del comercio exterior español aumentó de forma considerable a lo largo del siglo xix .

  • En cambio, la Corona de Aragón, y especialmente Cataluña, experimentó en la primera mitad del siglo un espectacular desarrollo del comercio exterior, base de la riqueza y prosperidad de sus ciudades.

  • En de fi nitiva, los musulmanes impusieron un cambio de rumbo en los territorios que ocuparon –renacimiento urbano, activo comercio, abundante circulación monetaria–, cuya pujanza contrastaba con la situación heredada de los visigodos y, al menos hasta el siglo xi, con la de los núcleos cristianos contemporáneos.

  • En el ágora había una serie de edificios característicos: templos; bouleterion, sala cubierta donde se reunían los miembros del consejo o boulé ; pritaneion, lugar de reunión de los doce miembros de la comisión del gobierno de la ciudad; estrategeion, lugar de reunión de los estrategos o generales del ejército; heliea, lugar de reunión de los tribunales de justicia; stoa, galerías porticadas que se dedicaban al ocio, al comercio, a la conversación…; y otros edificios, como bibliotecas, baños públicos ( balaneia ), prisión, metroon (archivo público).

  • En Inglaterra y Holanda no se ve un palmo de tierra que no sirva, ni un hombre sin ocupación, ni un sueldo que no gire en el comercio: de que resulta ser tan florecientes aquellas Naciones; pero también se puede decir con seguridad, que han llegado ya a la mayor altura a que pueden ascender.

  • Esta civilización debía su prosperidad al comercio y al dominio del mar.

  • Este comercio, que explica la prosperidad comercial de Génova y Venecia durante la Edad Media, fue ruinoso para Europa por varias razones: a Europa compraba mercancías de gran valor a Oriente y apenas le vendía nada, por lo que el fl ujo de dinero hacia Oriente era constante y empezaban a escasear el oro y la plata necesarios para la acuñación monetaria.

  • Esto supuso la decadencia de las compañías privilegiadas y monopolísticas creadas en la primera mitad del siglo, pero fue un gran estímulo para la industria y el comercio, en especial para Cataluña.

  • Esto supuso un fuerte revés político y sobre todo económico, ya que se interrumpió el comercio con América y se perdieron los ingresos fi scales procedentes de aquellas tierras, especialmente necesarios por la grave situación económica que atravesaba España tras la Guerra de la Independencia.

  • Gozaban de plenos derechos civiles (a la propiedad, al comercio, al matrimonio, etc.) y se distinguían del resto de la sociedad porque eran los únicos que tenían derechos políticos (de votar, de escoger y ser escogidos para cargos públicos, etc.).

  • Holanda vivió en esta centuria, en contraste con el resto de Europa (salvo Inglaterra), un período de gran prosperidad económica, basada en un activo comercio de larga distancia.

  • Inglaterra mantuvo un doble juego, ya que ayudaba a los españoles a luchar contra el ejército napoleónico, pero al mismo tiempo observaba con agrado los desórdenes de las colonias americanas que permitirían abrir nuevos mercados al comercio británico.

  • Insurrecciones en América y crisis del comercio colonial Entre tanto, en las colonias americanas surgían levantamientos independentistas, animados por la experiencia norteamericana y los principios liberales.

  • La creciente inseguridad en el interior del Imperio y en las fronteras impidió el normal desarrollo del comercio entre las ciudades, que se fueron empobreciendo y despoblando.

  • La agricultura, la cría de ganados, la pesca, las fábricas, el comercio, la navegación en su mayor aumento, en cuanto a las reflexiones científicas de propagar estos ramos, deben formar la ocupación y el estudio de las Sociedades económicas, ya traduciendo las buenas obras publicadas fuera, con notas y reflexiones acomodadas a nuestro suelo, ya haciendo experimentos y cálculos políticos en estas materias, ya representando o instruyendo a los superiores a quienes pertenezca proveer de remedio.

  • La fama de prosperidad de que gozaba Tartesos en el mundo antiguo se debía a sus riquezas agrícolas, ganaderas y, sobre todo, minerales (oro, plata, cobre), que propiciaban un activo comercio tanto con las Islas Británicas como con los fenicios y griegos establecidos en la Península.

  • La importancia del estudio de las ciencias [...] estas luces y conocimientos solo pueden derivarse del estudio de las ciencias matemáticas, de la buena física, de la química y de la mineralogía; facultades que han enseñado a los hombres muchas verdades útiles, que han desterrado del mundo muchas preocupaciones perniciosas y a quienes la agricultura, las artes y el comercio de Europa deben los rápidos progresos que han hecho en este siglo.

  • La importancia económica de las ciudades Con los musulmanes las ciudades se revitalizaron y desempeñaron un papel económico fundamental, como grandes centros de consumo que estimulaban la producción industrial y el comercio.

  • La romanización tuvo profundas consecuencias sobre la sociedad hispana: la adopción del latín y de la religión romana, la transformación del urbanismo según los modelos romanos, la extensión del comercio y la sumisión a la administración romana, etc. En Hispania, las zonas más romanizadas fueron las del sur y el este; en el interior, la influencia fue menor.

  • La situación de estabilidad les permitió consolidarse políticamente y salir de su estancamiento económico: la población creció, se reactivó el comercio y poco a poco se recuperó la vida urbana.

  • Las armas deben conquistar para la patria y para la civilización; después haremos que el comercio vaya detrás haciendo su obra de aproximación entre los españoles y marroquíes, consolidando así por medio del afecto y de los intereses la soberanía de España en el Magreb.

  • Las colonias griegas eran independientes de sus respectivas metrópolis, pero solían mantener con estas relaciones amistosas basadas en el comercio, el culto y las tradiciones comunes.

  • Las creaciones más novedosas e interesantes se produjeron en la Toscana, cuyos principales focos artísticos eran Pisa, Florencia y Siena, auténticas ciudades-estado enriquecidas con el comercio y controladas por poderosas burguesías.

  • Lo hace porque desea ganar dinero y, por consiguiente, quiere que esos clientes vuelvan a su comercio.

  • Los esclavos efectuaban todo tipo de trabajos: en el ámbito doméstico, en la artesanía, en las minas, en el campo, en el comercio, e incluso en los servicios públicos, el ejército y la flota.

  • Los espartanos tenían prohibido el comercio; de este modo, todos estaban plenamente disponibles para la guerra, la única actividad realmente importante para ellos.

  • Los vales reales fueron, por tanto, un precedente del papel moneda actual, aunque su elevada cuantía los hacía inservibles para el comercio al por menor.

  • Los criollos, enriquecidos con el comercio y las propiedades de tierras, y animados por la experiencia norteamericana y los principios liberales, aspiraban también a controlar el poder político en su provecho.

  • Los más destacados de estos nuevos profesionales –los ministros de Comercio y de Hacienda, y el máximo responsable de la O fi cina de Coordinación y Programación Económica–, eran miembros del Opus Dei y, por tanto, católicos militantes; sin embargo, impusieron un nuevo estilo de hacer política sin discursos ideológicos y con un interés prioritario por la e fi cacia técnica y económica.

  • Los nuevos tiempos habían traído paz y prosperidad, y el comercio, por mar o por las numerosas vías que recorrían el Imperio, floreció en todas partes.

  • Los siglos del Gótico coincidieron con un espectacular desarrollo del comercio, local y a larga distancia, que propició el crecimiento y la prosperidad de las ciudades.

  • Los súbditos de los altos contratantes serán tratados, relativamente al comercio y a las imposiciones en los dominios de cada uno en Europa, como los propios súbditos del país adonde llegasen o residiesen; de suerte que la bandera española gozará en Francia los mismos derechos y prerrogativas que la bandera francesa, así como la bandera francesa será tratada en España con el propio favor que la española.

  • Mandó construir el puerto de Ostia en la desembocadura del río Tíber para incentivar el comercio.

  • No obstante, el librecambio era defendido en general por los comerciantes y las compañías ferroviarias, que esperaban de la rebaja de los aranceles un aumento del comercio y los transportes.

  • No obstante, se pueden señalar algunas características generales y comunes a todos ellos: a Su economía se basaba en una agricultura o ganadería en general poco evolucionadas, el comercio era escaso y sin moneda, y el pillaje sobre los pueblos vecinos constituía una práctica frecuente.

  • Originariamente, Cartago fue una simple colonia de mercaderes, pero pronto se convirtió en una gran potencia gracias al comercio.

  • Para debilitar a la monarquía hispánica, Inglaterra apoyaba a los sublevados holandeses y hostigaba mediante la piratería el comercio en el Atlántico.

  • Pero el gusto romántico también por lo lejano y exótico, unido al contacto con tierras extraeuropeas por el comercio o la expansión colonial, favoreció el desarrollo de otros estilos evocadores, como el neoegipcio (en cementerios), neochino (kioscos y pagodas en los jardines ingleses) o neoindio.

  • Pero aparte de esta similitud con Egipto, Mesopotamia presentaba notables diferencias: No era un territorio aislado y protegido, sino un enclave estratégico y abierto por el que transitaba un activo comercio a larga distancia.

  • Pero el efecto bene fi cioso de la en fi teusis no acababa solo en el campo, sino que repercutía también en la producción industrial y en el comercio.

  • Pero en lo que destacaron los romanos como maestros indiscutibles fue en las obras de ingeniería, que respondían a las necesidades militares y urbanas del Imperio, al tiempo que cumplían una función de propaganda de su poder: a Las vías militares cubrían en una red todo el Imperio, para facilitar y agilizar el desplazamiento de las tropas y el comercio entre ciudades.

  • Pese a la crisis económica del siglo xvii, Inglaterra logró un importante desarrollo industrial y el dominio del comercio marítimo hasta situarse, junto con Holanda, a la cabeza de Europa.

  • Por último, en el Antiguo Régimen existían importantes res- tricciones económicas que impedían el libre desenvolvimiento de la producción y el comercio, y suponían serios obstáculos para el avance del capitalismo.

  • Por último, la liberalización del comercio con América resultó especialmente bene fi ciosa para Cataluña, ya que desde el puerto de Barcelona se exportaban a América productos locales en su mayoría (vinos, aguardientes y textiles).

  • Quizás por eso la mayor parte del comercio marítimo se concentraba en tan solo siete puertos: Santander, Bilbao, Barcelona, Valencia, Málaga, Cádiz y Sevilla (único puerto fl uvial, ya que el Guadalquivir es navegable en el último tramo de su curso bajo).

  • Sin embargo, como la economía española en muchos aspectos era dependiente de los países desarrollados, la crisis internacional tuvo al menos tres consec- uencias: a La contracción del comercio exterior .

  • Solo Inglaterra y Holanda lograron sobreponerse a ella y experimentaron un fuerte crecimiento económico basado en su lucrativo comercio a larga distancia.

  • También fue apreciable una lenta, pero constante, recuperación de la producción y el comercio .

  • Tiro era la última ciudad fenicia que permanecía independiente y, a partir de ese momento, Cartago, una colonia que había sido fundada por los tirios en el norte de África, tomó el relevo de los fenicios en el control del comercio en el Mediterráneo occidental.

  • Todo lo que facilita el comercio y las relaciones entre los pueblos, constituye un inmenso beneficio, porque fecunda los gérmenes de la riqueza, levanta la condición del ciudadano, y afirma la civilización y la libertad.

  • Una muestra de ello fue el interés por las llamadas «chinerías» (porcelanas, telas y objetos lacados con decoración oriental), muy de moda debido al intenso comercio con Oriente durante este siglo.

  • Uno de los peligros que afectan a millones de animales y plantas en todo el mundo es el comercio ilegal que se realiza con ellos.

  • Y por otra parte, el volumen de contrabando era muy elevado; en opinión de algunos, incluso superior al del comercio legal.