Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

6 oraciones y frases con colocó

Las oraciones con colocó que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar colocó en una frase. Se trata de ejemplos con colocó gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar colocó en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Colocó restos de seres vivos en varios recipientes: unos los tapó y los selló con cera y otros los mantuvo abiertos.

  • Con esa orientación, ya en los primeros días de la República se adoptó una serie de medidas: a Se colocó al frente de las principales capitanías generales a militares de con fi anza política.

  • En su obra se sintetizan las diversas in fl uen- cias que recibió a lo largo de su trayectoria desde Creta hasta España: la espiritualidad del arte bizantino cretense, las luces irreales y los colores fríos del pintor veneciano Tintoretto, etc. Entre sus obras más destacadas, se podrían mencionar: La adoración del nombre de Jesús (El Escorial), cuadro que ofreció a Felipe II, ya que es una exaltación de su persona y de su triunfo contra los turcos en Lepanto; El martirio de San Mauricio (El Escorial), obra encargada por Felipe II, que nunca colocó en su destino por no ser de su agrado; El entierro del señor de Orgaz (iglesia de Santo Tomé en Toledo), probablemente su mejor obra; y magní fi cos retratos, como el del Caballero de la mano en el pecho (Museo del Prado, Madrid).

  • La situación llegó a ser verdaderamente grave y colocó al Estado en varias ocasiones en serias di fi cultades para pagar los intereses e, incluso, para encontrar nuevos prestamistas, dada la escasa con fi anza que les inspiraba.

  • Lo que sí pretendió fue establecer una relación con «Las Meninas» de Velázquez mediante algunos inequívocos detalles: se autorretrató a la izquierda y pintando de cara al espectador, colocó a la reina en la misma postura y posición que la infanta Margarita en el cuadro velazqueño, y tal vez simuló que todos miraban hacia un espejo, pero en este caso, al contrario que en «Las Meninas», situado frente a ellos, fuera del cuadro.

  • Sin embargo, predominaron las formas provocadoras, en las que cualquier procedimiento era válido, incluso la irreverencia de Duchamp, que colocó bigotes y perilla a una reproducción de la Gioconda, y le añadió como título unas siglas que leídas en francés suenan parecido a una expresión grosera y vulgar.