Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

7 oraciones y frases con cielos

Las oraciones con cielos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar cielos en una frase. Se trata de ejemplos con cielos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar cielos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos.

  • Como dice David: los cielos proclaman la majestad de Dios.

  • El tema de la Asunción de María se representa mediante una composición dividida en tres niveles claramente diferenciados: en el inferior, los apóstoles, dispuestos en círculo, contemplan el ascenso a los cielos de la Virgen en el central, esta dirige sus brazos y su mirada hacia el cielo mientras se eleva sobre nubes y rodeada de ángeles en el superior, Dios se prepara para recibirla.

  • La ciencia en el mundo antiguo y medieval Ya en Babilonia y Egipto se dieron algunos avances que cabe calificar como «científicos»: los babilonios fueron pacientes escrutadores de los cielos y recogieron meticulosamente el resultado de sus observaciones en registros de los que se beneficiaron después muchos astrónomos.

  • Las primeras civilizaciones Las primeras civilizaciones imaginaban la Tierra como un gran disco plano que flotaba sobre las aguas de los mares, y los cielos como una especie de bóveda hemisférica apoyada sobre el agua que rodeaba el disco terrestre.

  • Lo sublime, a diferencia de lo pintoresco, nos aterroriza, sobrecoge o provoca inquietud, pero paradójicamente y contra toda razón, nos atrae con fuerza a veces irresistible, e incluso nos causa placer, como la oscuridad, la sensación de peligro, lo misterioso o lo desconocido (gigantescos precipicios, mares embravecidos, cielos amenazadores, figuras inquietantes, etc.).

  • Pero, como en todo arte simbólico, no todos los motivos tenían siempre el mismo significado; así, por ejemplo, la figura de un león podía representar a Cristo, pero también la fuerza del mal, dependiendo del contexto; o el tetramorfos (las cuatro formas vivientes) podía simbolizar a los cuatro evangelistas, pero también las cuatro etapas de la vida de Cristo: nacimiento (el hombre), sacrificio y muerte (toro), resurrección (el león, pues se creía que después de nacer los cachorros pasaban tres días muertos hasta que el padre los devolvía a la vida con su aliento) y ascensión a los cielos (el águila).