Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

12 oraciones y frases con censura

Las oraciones con censura que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar censura en una frase. Se trata de ejemplos con censura gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar censura en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Desde un punto de vista formal, no se puede hablar de un estilo uniforme, sino más bien de un método y un fin comunes: plasmar el mundo del subconsciente, de lo onírico, por medio del automatismo psíquico o expresión libre y espontánea, sin el control ni la censura de la razón.

  • El creer los Gobiernos que aquí no había más medio que el terror, y ser cuestión de dignidad no plantear las reformas hasta que no sonase un tiro (con lo cual creo que hago una censura de esa idea), la han continuado: por ese camino nunca hubiéramos concluido, aunque se cuaje la isla de soldados: es necesario, si no queremos arruinar a España, entrar francamente en el terreno de las libertades.

  • El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

  • En de fi nitiva, la nueva ley no fue bien acogida ni por los sectores más reaccionarios del franquismo, que veían en ella un riesgo excesivo, ni por la oposición, que percibió la ley como una trampa: se pasaba de una censura previa de las ideas a una censura posterior, más peligrosa aún porque iba acompañada de sanciones.

  • Esta nueva ley eliminaba la censura previa, a la que hasta entonces debían someterse las publicaciones escritas antes de salir a la luz, pero no garantizaba la libertad de expresión, ya que se podían seguir aplicando –de hecho, así se hizo– multas y suspensiones a las publicaciones que sobrepasaran los estrechos límites autorizados por la ley.

  • Este vacío ideológico se apreció en las primeras medidas decretadas por la Junta para los territorios ocupados, dirigidas a acabar con las huellas de la República, y no a levantar un nuevo modelo de Estado: se prohibieron los sindicatos, se disolvieron los partidos políticos, se estableció una rígida censura de prensa y se destituyó a todos los cargos públicos republicanos, desde gobernadores civiles hasta alcaldes.

  • La Administración no podrá aplicar la censura previa ni exigir la consulta obligatoria, salvo en los estados de excepción y de guerra expresamente previstos en las leyes.

  • La gran aceptación del Informalismo entre los artistas españoles de esos años se explica, precisamente, por la posibilidad que les ofrecía de dar rienda suelta a sus más intensos sentimientos (frustración, rabia, angustia, rebeldía), pero en un lenguaje abstracto que, al carecer de mensaje explícito, podía eludir con más facilidad la censura y la represión de un régimen dictatorial.

  • La cultura oficial El franquismo dedicó más esfuerzos al control y la censura de cualquier manifestación cultural ajena al régimen, que a la creación de una cultura propia.

  • Mediante la razón podemos examinar las circunstancias de una acción concreta, pero una vez hecho este análisis, solo cabe experimentar un sentimiento de alabanza o censura, a consecuencia del cual cabe decir que esa acción es meritoria o delictiva.

  • Toda persona tiene derecho a emitir libremente sus ideas y opiniones, valiéndose de cualquier medio de difusión sin sujetarse a previa censura.

  • Todo español tiene derecho: De emitir libremente sus ideas y opiniones, ya de palabra, ya por escrito, valiéndose de la imprenta o de otro procedimiento semejante, sin sujeción a la censura previa; de reunirse pacíficamente; de asociarse para los fines de la vida humana; de dirigir peticiones individual o colectivamente al Rey, a las Cortes y a las autoridades.