Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

71 oraciones y frases con castilla

Las oraciones con castilla que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar castilla en una frase. Se trata de ejemplos con castilla gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar castilla en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A tal fi n se estableció para cada reino una cantidad, equivalente a la que se pagaba en Castilla.

  • A través del Camino de Santiago el Románico francés penetró en Aragón, Navarra, León y Castilla.

  • Además, dentro de Castilla, habían sido los sectores productivos del estado llano los más agobiados.

  • Además, la presión exterior ejercida por Castilla obligó a los reyes granadinos a practicar una política que basculaba entre la guerra y la paz; esta última a cambio del pago de parias y el reconocimiento de vasallaje al rey de Castilla.

  • Al fi nalizar el siglo xiii, los territorios cristianos abarcaban ya toda la Península, excepto el reino musulmán de Granada, y presentaban una división política que se mantendría sin cambios hasta el fi nal de la Edad Media: Corona de Castilla (Castilla y León), Corona de Aragón (Aragón, Cataluña, Valencia y Baleares), Reino de Portugal y Reino de Navarra .

  • Así comenzó la guerra civil por la sucesión al trono en la Corona de Castilla: a En el bando de Isabel se alineaban los pueblos y ciudades en general, casi todo el clero, y la mayoría de los grandes linajes nobiliarios.

  • Aunque América pertenecía a la Corona de Castilla, sus peculiaridades y lejanía explican que las instituciones de la administración territorial allí establecidas adquirieran rasgos propios: a Los virreinatos constituían la circunscripción de rango superior.

  • Aunque Castilla y Aragón no fueron los primeros territorios europeos que habían adoptado esta medida, las causas de esta decisión siguen siendo difíciles de comprender, si se tiene en cuenta que los judíos apoyaron económicamente a la monarquía.

  • Aunque existían seis aspirantes con diversos derechos, las candidaturas fi nales se redujeron a dos de ellos: Fernando de Trastámara (entonces regente de la Corona de Castilla por la minoría de edad del rey, su sobrino) y el conde de Urgel.

  • Como veíamos en la unidad anterior, los Reyes Católicos habían creado los primeros Consejos (el de Inquisición, el de Órdenes y el de Aragón) y el Consejo Real se había transformado en el Consejo de Castilla.

  • Como ya se ha estudiado, Olivares quiso resolver tan caótica situación emprendiendo reformas profundas, como el proyecto de red de erarios o la Unión de Armas, pero las di fi cultades y los imperativos de la guerra obligaron a buscar con urgencia nuevas fuentes de ingresos –algunas de ellas ya utilizadas en el siglo xvi –, que afectaron sobre todo a Castilla : alteración del valor de las monedas, creación de nuevos impuestos, exigencia de donativos a la nobleza, venta de cargos públicos, venta de títulos nobiliarios, conversión de tierras de realengo en nuevos señoríos para su venta, etc. No obstante, todos estos recursos solo sirvieron para atender las necesidades inmediatas (gastos militares, pago de intereses a los banqueros), pero no fueron su fi cientes para atajar el progresivo endeudamiento de la Hacienda Real.

  • Con la unión dinástica de las Coronas de Castilla y de Aragón bajo los Reyes Católicos, las buenas relaciones existentes hasta entonces entre Castilla y Francia desaparecieron sustituidas por la tradicional rivalidad aragonesa hacia este reino.

  • De este modo, Aragón y Castilla se transformaron en reinos independientes.

  • De este modo, frente al concepto feudal del rey como señor de vasallos –lo que implicaba una reciprocidad de compromisos y obligaciones entre uno y otros–, se fue imponiendo en Castilla la doctrina del rey como soberano de súbditos, según la cual el reino debía estar subordinado a la autoridad ilimitada e independiente del monarca, que solo era responsable de sus actos ante Dios.

  • Desde entonces, tanto en la Corona de Castilla como en la de Aragón reinaba la misma dinastía, aunque con miembros de distintas ramas.

  • Diferencias entre la Corona de Castilla y la de Aragón Aunque ambos monarcas gobernasen en régimen de igualdad en todos sus territorios, las diferencias entre la Corona de Castilla y la de Aragón eran muy notables: a Castilla superaba a Aragón en extensión territorial, riqueza económica y población (tenía más de las tres cuartas partes de la población peninsular).

  • E fue causa aquel Arcediano de Ecija de este levantamiento contra los Judíos de Castilla; e perdiéronse por este levantamiento en este tiempo las aljamas de los Judíos de Sevilla, e Córdoba, e Burgos, e Toledo, e Logroño, e otras muchas del reino; e en Aragón, las de Barcelona e Valencia e otras muchas; e los que escaparon quedaron muy pobres, dando muy grandes dádivas a los señores por ser guardados de tan gran tribulación.

  • Ejemplo de ello es la diferente evolución que experimentaron en la península Ibérica las Coronas de Castilla y de Aragón.

  • El día que Castilla sea feudataria de Aragón y Aragón de Castilla, Portugal de entrambas y entrambas de Portugal; y esto mismo respecto de los reinos de España, los de Italia y los de Flandes con recíproca correspondencia, es necesario preci- samente que esta sequedad y separación de corazones que hasta ahora ha habido, se una con estrecho vínculo natu- ralmente por medio de la correspondencia de las armas; pues cuando los portugueses vean a los castellanos, y los castellanos a los portugueses,, sabrán que ve cada uno al amigo y feudatario del otro y al que le ha de socorrer con su sangre y con su gente en la necesidad que tuviere, y aquella amistad que tienen entre sí [...

  • El Cid actuó unas veces por cuenta de Alfonso VI de Castilla y León, y otras por cuenta propia, según las circunstancias políticas de cada momento y su relación personal con el rey.

  • El control del poder municipal en Castilla En relación con el poder municipal en Castilla, los Reyes Católicos continuaron la tendencia intervencionista iniciada en el siglo xiv, consistente en la supervisión y control del gobierno de las ciudades mediante la fi gura del corregidor .

  • El más importante era el Consejo de Castilla, que tenía más funciones que el resto, pues, además de encargarse de los asuntos de esta Corona, asumía competencias de gobierno muy amplias y variadas (económicas, religiosas, culturales) y actuaba como Tribunal Supremo de Justicia, por encima de cualquier Chancillería o Audiencia.

  • El pequeño Reino de Navarra –nombre que se empezó a utilizar a partir del siglo xii – acabó orientando su política hacia Francia, ya que Aragón y Castilla lo envolvían por el sur y le cerraban el camino a la expansión territorial de la Reconquista.

  • El primero, señor, y el más dificultoso de conseguir, pero el mejor pudiendo ser, sería que V. Majd. favoreciese los de aquellos reinos introduciéndolos en Castilla, casándolos en ella y los de acá allá, y con beneficios y blandura los viniese a facilitar de manera que viéndose casi naturalizados acá con esta mezcla, por la admisión a los oficios y dignidades de Castilla se olvidasen los corazones de manera de aquellos privilegios, que por entrar a gozar de los de este reino igualmente, se pudiese disponer con negociación esta unión tan conveniente y necesaria.

  • El proyecto de unificación jurídica e institucional de la monarquía Para Olivares el asunto político más importante era la uni fi cación de la monarquía bajo unas mismas leyes e instituciones, según el modelo de las de Castilla.

  • El siglo se inició en Castilla con una profunda crisis agraria que enlazó con la terrible mortalidad provocada por la Peste Negra.

  • En todo caso, llama la atención que casi todos coincidieron en denunciar unos mismos problemas: el endeudamiento de la monarquía, el lamentable estado de despoblación que sufría España, el agotamiento económico de Castilla, el enriquecimiento de los extranjeros con el oro y la plata procedentes de América, la pobreza de los españoles por su desprecio hacia el trabajo y el perjudicial aumento del clero.

  • En consecuencia, el archi- piélago canario estaba dentro de su zona de interés y se convirtió en motivo permanente de con fl icto entre Portugal y Castilla, que no se resolvió hasta el reinado de los Reyes Católicos.

  • En consecuencia, la monarquía de los Reyes Católicos se basó en la primacía de Castilla sobre Aragón, debido a su mayor potencia y dinamismo.

  • En cuanto al campesinado, en especial el de Castilla, fue sin duda el sector social más afectado por la crisis económica y por la voracidad fi scal de la Corona.

  • En cuanto al concepto de monarquía, también difería del de Castilla.

  • En el siglo xiii, destacaron las construcciones de la Corona de Castilla, con las magní fi cas, Toledo y León ; en esta última son de especial interés sus vidrieras –véase imagen siguiente–. En el siglo xiv, en cambio, la actividad constructora más interesante se produjo en la Corona de Aragón, con catedrales como la, Gerona y Palma de Mallorca .

  • En el ámbito estatal la organización política de la Corona de Castilla se fue consolidando a lo largo de la Edad Media con la creación de nuevas instituciones en respuesta a las necesidades de un Estado cada vez más complejo: a El Consejo Real .

  • En España adquirió más importancia en la Corona de Aragón que en la de Castilla, por la implantación que allí había tenido la influencia italiana, en especial la sienesa.

  • En la Corona de Castilla se establecieron cuatro altos tribunales: a Dos Chancillerías, con función de tribunales superiores, una en Valladolid y otra en Granada, con jurisdicción al norte y sur del Tajo, respectivamente.

  • Entre los personajes que intervinieron en este debate, sobresalieron tres: B Bartolomé de las Casas, fraile dominico y apasionaa d do defensor de los indios, sostenía que estos eran seres libres con plenitud de derechos como súbditos del rey de Castilla; y la colonización solo se podía justi fi car como empresa exclusivamente evangelizadora y siempre que fuera pací fi ca.

  • España recibió la doble in fl uencia italiana y fl amenca: la primera, a través de la Corona de Aragón; y la segunda, a través de Castilla, cuyos contactos con los Países Bajos fueron frecuentes, sobre todo desde el matrimonio de Juana con Felipe el Hermoso.

  • Esta medida fue insu fi ciente por estar limitada a ciertas zonas de Castilla, y fracasó en sus propósitos por la corrupción de las oligarquías municipales encargadas de aplicarla.

  • Existían Cortes independientes en Aragón, Cataluña y Valencia, y nunca llegaron a unirse como ocurrió con las de Castilla y León, aunque a veces se convocaban juntas como Cortes Generales.

  • Fernando VI: el Catastro de Ensenada Fernando VI pretendió implantar una reforma fi scal en Castilla, según un proyecto elaborado por su ministro el marqués de la Ensenada .

  • La inauguración del ferrocarril de Aranjuez es el primer paso que da la capital de la monarquía hacia el mar; es el anuncio seguro de que tarde o temprano los ricos productos de Castilla, de La Mancha y de algunas provincias meridionales, estancados hoy, y ahogando en su improductiva abundancia a su mismo productor, impidiendo la creación de capitales, y dejando yermos campos feraces que podrían alimentar a la mitad de Europa, lograran vaciarse en los grandes mercados del mundo, y cambiarse por los productos que necesitamos y de que carecemos.

  • La versión española es el llamado Gótico isabelino o estilo Reyes Católicos, ya que las obras más importantes, como San Juan de los Reyes (Toledo), surgieron durante su reinado y en Castilla, que se había ido recuperando de la crisis de la centuria anterior, mientras Cataluña atravesaba uno de los peores momentos de su historia.

  • La aventura colombina era, por tanto, la única alternativa que se le ofrecía a Castilla para establecer una ruta directa con Oriente, capaz de competir con la travesía africana de Portugal.

  • La Corona de Castilla era el territorio que más contribuía al mantenimiento de la monarquía, ya que las aportaciones de los restantes territorios apenas llegaban, en algunos casos, a cubrir los gastos de su propia administración y defensa.

  • La Corona de Castilla: hacia la monarquía absoluta En la Corona de Castilla la autoridad de la monarquía se fortaleció de modo considerable en la Baja Edad Media (siglos xiv y xv ).

  • La derrota del movimiento comunero consolidó una estrecha alianza entre la monarquía (poder político) y la alta nobleza (poder económico y social), que dejaría a Castilla anclada en un conservadurismo social y económico, más orientado a los valores de la Edad Media que a los tiempos modernos.

  • La Iglesia y la nobleza explotaban directamente solo una pequeña parte de sus tierras, y el resto las arrendaban a campesinos, en pequeñas parcelas, a cambio del pago de una renta y por un plazo limitado (diez años como máximo en Castilla).

  • La población, la agricultura y la industria Un sector con dificultades: la siderurgia En cuanto al sector lanero, que era el más importante de la industria textil del Antiguo Régimen porque aprovechaba la materia prima local, a lo largo del siglo xix pasó a un segundo plano, relegado por la industria algodonera, y se desplazó de los centros tradicionales en las zonas ganaderas de Castilla y León (Béjar, Segovia, Ávila, Palencia), para concentrarse en industrias modernas en las ciudades de Sabadell y Tarrasa, cuya proximidad a Barcelona les confería indudables ventajas: a El fácil intercambio de obreros, ingenieros y empresarios con las fábricas algodoneras de la región.

  • La restauración del orden social La Liga de la Santa Hermandad en Castilla Para restaurar el orden y la paz social en Castilla, Isabel retomó una práctica surgida en la Baja Edad Media por iniciativa propia de algunas ciudades, que consistía en la organización de milicias locales o hermandades para protegerse de bandidos y delincuentes en sus respectivos territorios.

  • Las de Castilla y León se fusionaron tras la unión de ambos reinos en el siglo xiii, pero en la Corona de Aragón se mantuvieron separadas las Cortes de Aragón, Cataluña y Valencia (el Reino de Mallorca nunca tuvo Cortes propias).

  • Las Germanías de Valencia La sublevación de las Germanías fue casi simultánea a la de las Comunidades en Castilla.

  • Las raíces del fracaso económico español Castilla desaprovechó la posición privilegiada que le ofrecía el monopolio comercial con América y la oportunidad de convertirse en una potencia económica.

  • Los conflictos exteriores Los con fl ictos exteriores de tan vasto Imperio ocasionaron enormes gastos militares que absorbieron gran parte de la riqueza económica de Castilla.

  • Los demás asuntos los seguía tratando el Consejo Real, que estaba por encima de todos los demás y que acabó denominándose Consejo de Castilla, como clara manifestación del predominio de esta Corona sobre el conjunto de la monarquía.

  • Los principales escenarios de la guerra fueron, una vez más, el medio rural de las Vascongadas, Navarra y Cataluña ; y con menor incidencia, Aragón, Valencia y Castilla.

  • No obstante, se ha considerado tradicionalmente que las Cortes de la Corona de Aragón y las de Navarra tuvieron mayor protagonismo político que las de Castilla, con un papel de relativa importancia en la propuesta o aprobación de leyes.

  • No obstante, en la Corona de Castilla, donde era más acentuada la tendencia de los reyes al fortalecimiento de su autoridad, se produjo desde la Baja Edad Media una creciente intervención de la monarquía sobre los municipios con el fi n de controlarlos: a A principios del siglo xiv se instituyó el regimiento como forma de organización municipal, formado por un número reducido de regidores nombrados por el rey con carácter vitalicio, generalmente entre los miembros de la oligarquía local.

  • Pero Felipe II adoptó también toda una serie de medidas para preservar a España de la herejía : se prohibió cursar estudios en universidades extranjeras y la importación de libros extranjeros, se público un índice de libros prohibidos y se exigió licencia del Consejo de Castilla para editar libros religiosos.

  • Pero para establecer la cuantía correspondiente a cada súbdito era necesario, previamente, efectuar un recuento detallado de todos los habitantes de Castilla así como de sus propiedades.

  • Pero, ante el avance cristiano, fueron sucumbiendo todos, excepto el de Granada, que consiguió sobrevivir, aunque sometido al vasallaje de Castilla.

  • Poco tiempo después Alfonso V de Portugal invadió Castilla y reivindicó esta corona para Juana la Beltraneja, con la que se había comprometido en matrimonio.

  • Por consiguiente, los mejores ejemplos se encuentran en la Corona de Castilla durante los siglos y .

  • Por otra parte, la ganadería experimentó en Castilla un gran desarrollo, en especial la oveja merina, cuya lana de enorme calidad era codiciada dentro y fuera de la Península.

  • Sin embargo, esto solo es cierto respecto a las Cortes de la Corona de Aragón, porque las de Castilla, más fáciles de dominar por la monarquía, fueron reunidas con cierta frecuencia, e incluso se promulgaron numerosas leyes ante ellas y con su consentimiento, para darles mayor solemnidad, a pesar de que estas carecían de función legislativa.

  • Sin embargo, aunque Isabel y Fernando, después conocidos como los Reyes Católicos, decidieron gobernar conjuntamente en todos sus territorios, según lo establecido entre ellos en la Concordia de Segovia tras proclamarse reina Isabel, la unión de Castilla y Aragón fue meramente dinástica, ya que cada reino conservó sus propias leyes e instituciones.

  • Sin embargo, cuando fi nalizó la guerra de Granada y Castilla se liberó de los costes que acarreaba, los reyes decidieron apostar por el dudoso plan de Colón, probablemente porque se perdía poco si fracasaba, y en cambio se podían obtener grandes benefi cios si se culminaba con éxito la empresa.

  • Sin embargo, en la Unión de Armas la distribución de la carga estaba muy lejos de ser ajustada y proporcional a la población real de los distintos territorios: a Castilla le correspondía una aportación de hombres solo tres veces superior a la de Cataluña, cuando tenía una población quince veces mayor.

  • Todo ello provocó en Castilla un movimiento de abierta hostilidad hacia el nuevo rey, al que se veía como un extranjero solo preocupado por satisfacer sus ambiciones europeas.

  • Tras este intento fallido, se dirigió a Castilla, donde buscó el apoyo de personas in fl uyentes para que persuadieran a los Reyes Católicos de la conveniencia de respaldar su proyecto, pero de nuevo sus teorías fueron rechazadas por los expertos y los reyes se desentendieron.

  • Tras la unión de fi nitiva de los reinos de Castilla y de León, se produjo también la fusión de fi nitiva de sus Cortes, que pasaron a ser únicas para toda la Corona.

  • Y entre ellas destaca el conjunto de esculturas realizado para la iglesia de la Cartuja de Miraflores en Burgos, fundada por Juan II de Castilla a mediados del siglo .