Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

12 oraciones y frases con casarse

Las oraciones con casarse que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar casarse en una frase. Se trata de ejemplos con casarse gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar casarse en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Cuando fue mayor, Perseo defendió a Dánae contra Polidectes, que había intentado obligarla a casarse con él.

  • Cuando se hizo mayor, y para aclarar el misterio de su nacimiento, Edipo fue a consultar al oráculo de Delfos, quien le aconsejó que no volviera a su país, bajo pena de matar a su padre y casarse con su madre.

  • De los veinte a los treinta años, tenían que casarse, aunque vivían en los campamentos hasta los treinta.

  • En coherencia con lo anterior, la Iglesia no puede aceptar las uniones a prueba, que consisten en mantener relaciones sexuales prematrimoniales cuando existe intención de casarse.

  • Gracias al amor de Medea, que le proporcionó una ayuda preciosa a cambio de casarse con ella, domó a los toros de pezuñas de bronce y consiguió adormecer al dragón que protegía el vellocino de oro.

  • Habrá llegado, entonces, el momento de casarse y formar una familia.

  • La edad legal para casarse era de doce años para las chicas y catorce para los chicos.

  • Las atribuciones de la mujer quedaban reducidas al ámbito doméstico: casarse, tener hijos y ocuparse de las tareas del hogar.

  • Mientras tanto, en su casa, en Ítaca, una multitud de pretendientes cortejaban a su esposa, Penélope, para casarse; pero ella, muchos años después, continuaba esperando el regreso de su marido.

  • Para los griegos y los romanos, las atribuciones de la mujer quedaban reducidas, por lo tanto, al ámbito doméstico : casarse, tener hijos, atender a la familia y ocuparse de las tareas del hogar.

  • Tenían derechos civiles limitados, ya que no podían ser propietarios de bienes inmuebles (casas o tierras) ni casarse con ciudadanas atenienses, y no tenían derechos políticos.

  • Una vez pasados los treinta años, podían abandonar el sacerdocio y casarse.