Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

46 oraciones y frases con carecen

Las oraciones con carecen que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar carecen en una frase. Se trata de ejemplos con carecen gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar carecen en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Decidimos algunos —los seres humanos sanos y conscientes— sobre la vida o la muerte de otros seres humanos que, además, son débiles, carecen de voz o están enfermos? Fragmento de de V. E. Frankl.

  • A veces se dice que los artrópodos, como los insectos, carecen de esqueleto.

  • Además, cada año se descubren nuevas especies que lógicamente carecen de nombre vul gar.

  • Algunas especies parásitas carecen de aparato digestivo porque toman los nutrientes directamente del animal que parasitan, a través de la piel, como por ejemplo la tenia.

  • Así, los usos sociales (protocolos, reglas de urbanidad…) se nos presentan como obligatorios pero, a diferencia de los jurídicos, carecen de coacción —o del poder directo por parte de las autoridades— para forzar su cumplimento.

  • Carecen de flores, frutos y semillas.

  • Carecen de aparato respiratorio.

  • Carecen de humedad, por lo que en una zona sobre la que se sitúa un anticiclón escasean las precipitaciones.

  • Carecen de plastos.

  • Con el conocimiento sensible percibimos gran variedad de objetos individuales en el espacio y el tiempo, pero no los entendemos y no sabemos qué son porque carecen de unidad.

  • De este modo, se dice, quienes todavía no han pensado, o quienes han dejado de hacerlo, pueden ser humanos, pero todavía no son personas (o ya no lo son) y, por tanto, carecen de dignidad humana.

  • El enfriamiento es tan brusco que los minerales que forman parte de la lava no pueden cristalizar y se originan rocas que carecen de cristales o estos son microscópicos, como la obsidiana o el basalto.

  • El oro y la plata carecen de valor, y se usan para fi nes despreciables, por ejemplo, para fabricar las cadenas de los prisioneros.

  • Esta Tanto los musgos como los helechos carecen de flores y para reproducirse dependen del agua, ya que los gametos masculinos deben nadar hasta los femeninos y unirse a ellos, fecundándolos.

  • Esto, sin embargo, no era posible para Ockham ya que, para él, las cosas carecen de estas propiedades.

  • Estos relieves, por tanto, carecen de naturalismo y las figuras no se rigen por ningún sistema de proporciones.

  • Estos carecen de tejidos conductores para el transporte de nutrientes y los gametos masculinos necesitan agua para realizar la fecundación.

  • Estos hechos les identifican como lo que son, como verdaderos monstruos de pesadilla, como entes que carecen de la conciencia del bien y del mal.

  • Frente al mármol, que se rompe con facilidad si las partes que sobresalen carecen de apoyo suficiente, el bronce admite una amplísima gama de posturas, por su mayor ligereza y fuerza tensora.

  • Indica qué orgánulos celulares carecen de membrana.

  • La Luna y los asteroides, por ejemplo, carecen de atmósfera porque su masa es demasiado pequeña.

  • La mayor parte de los no metales no son buenos conductores de la electricidad ni del calor, y carecen de brillo metálico.

  • Las columnas que rodean el templo, así como las del pronaos y el opistodomos, se rigen por el orden dórico que define al edificio en su conjunto: carecen de basa, sus fustes tienen estrías de arista viva, y sus capiteles son sencillos, con equino y ábaco.

  • Las figuras y objetos, por tanto, carecen de volumen; este se insinúa mediante trazos negros u oscuros (grafismo) que delimitan superficies de colores planos, y no por gradación tonal a partir de la combinación de luces y sombras.

  • Los cnidarios (pólipos y medusas) carecen de cerebro.

  • Los conceptos universales son solo términos o voces ( fl atus vocis) compuestas de letras y sílabas, pero carecen de realidad fuera de la mente.

  • Los cuerpos, por el contrario, carecen de esta actividad mental, por lo que identi fi có la sustancia pensante con el alma o el espíritu, cuyo atributo esencial es el pensamiento.

  • Los muros exteriores carecen de función sustentante, por lo que a partir de un basamento de cuatro metros de altura se suceden dos series de ventanales: una primera de veinte metros y, por encima de ella, otra de diez metros.

  • Los musgos poseen tejido epidérmico, que evita que se sequen, pero carecen de tejidos conductores.

  • Los musgos son plantas sin flores que carecen de tejidos conductores, por eso, el agua y las sales minerales que absorben del suelo tienen que pasar de una célula a otra.

  • Los soldados carecen por completo de rasgos individuales y apenas son perceptibles los de las víctimas, pues al autor no le interesan sus identidades, sino lo que representan.

  • Muchas lagunas y algunos lagos carecen de esta zona, al no alcanzar suficiente profundidad.

  • Muchos de ellos presentan una concha plana (por ejemplo, las lapas) o enrollada en espiral (los caracoles) y otros carecen de ella (por ejemplo, las babosas).

  • Muchos de ellos presentan una concha plana (por ejemplo, las lapas) o enrollada en espiral (los caracoles), y otros carecen de ella (por ejemplo, las babosas).

  • Observamos un orden o fi nalidad en el universo, pues hasta los entes que carecen de inteligencia tienden a un fi n. Pero todo lo que está ordenado a un fi n ha de tener su causa en alguien que sea inteligente.

  • Pero entonces, ¿cómo distinguen entre el bien y el mal quienes carecen de fe?

  • Si se observa con detenimiento, los elementos arquitectónicos (pilastras, ménsulas, nichos, vanos) carecen, en su mayoría, de una función arquitectónica real (sustentar u ordenar el espacio) y su principal cometido es dotar de plasticidad al muro, como si fueran un complemento de las esculturas que allí se iban a albergar.

  • Sin embargo, las proposiciones que no son empíricas, como las de la metafísica, carecen absolutamente de sentido y se han de rechazar.

  • Son las que carecen de núcleo celular diferenciado.

  • Son los animales que carecen de columna vertebral.

  • Sus composiciones sueltas y equilibradas superan la rigurosa simetría de Jan van Eyck, del que también se diferencia en que sus obras son más fáciles de comprender, pues carecen del simbolismo intelectual de aquel.

  • Sus mandatos carecen de validez universal, al no buscarse por el deber mismo.

  • También habría que indicar si existe gradación tonal en los motivos o, por el contrario, carecen de volumen porque se han aplicado tintas planas (igual tono o muy similar en toda la superficie de un mismo color).

  • También pueden ser portadoras de enfermedades que contagian a las especies nativas que carecen de sistemas de defensa contra ellas, por lo que reducen su número y pueden provocar su extinción.

  • Tanto los musgos como los helechos carecen de flores y para reproducirse dependen del agua, ya que los gametos masculinos deben nadar hasta los femeninos y unirse a ellos, fecundándolos.

  • Un suelo maduro y completo tiene cuatro horizontes, pero es habitual encontrar suelos con un menor número e incluso algunos, como los de las zonas polares, que carecen de ellos.