Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

11 oraciones y frases con cabello

Las oraciones con cabello que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar cabello en una frase. Se trata de ejemplos con cabello gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar cabello en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • De cualquier manera, aunque parezca una obviedad, hay que seguir las instrucciones del fabricante sobre su uso: proximidad del secador al cabello, grado de secado previo con la toalla, etc. Por lo que respecta al precio, en este caso hemos elegido uno de los secadores más baratos del mercado.

  • El más corriente en las estaciones meteorológicas escolares y en algunos hogares es el higrómetro de cabello.

  • En cambio, mantenían otros rasgos en común con los kouroi, como el tratamiento geométrico del cabello, la inexpresividad del rostro o la sonrisa arcaica.

  • En el detalle, Atenea prende del cabello al gigante Alcioneo para separarlo de la Tierra, su madre, que es la fuente de su vigor.

  • Fundamentalmente, la técnica consiste en la inyección de un solo espermatozoide dentro del ovocito con ayuda de unos microcapilares, tan finos como un cabello.

  • La variación de longitud del cabello de un higrómetro se comunica a una aguja que nos indica directamente la humedad relativa del aire en tantos por ciento.

  • La estilización del cabello, que a menudo adopta formas geométricas.

  • La labor de trépano en su cabello y la presencia de las serpientes.

  • La madre percibe cabello de la cabeza, pestañas y cejas.

  • Las superficies presentan un modelado suave, sin acusados entrantes y salientes, que se limitan a ciertos detalles del cabello de ambas figuras y a los pliegues de las telas.

  • Los que tenían tiempo libre podían escoger entre frecuentar los gimnasios y las palestras; pasear por las tiendas y por el ágora, la plaza pública en la que actuaban magos, malabaristas y todo tipo de artistas de calle; ir al barbero a arreglarse el cabello, la barba y las uñas de manos y pies, mientras charlaban y se informaban de noticias y rumores, o practicar juegos de azar, como el de los dados, a los que los griegos eran muy aficionados.