Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

61 oraciones y frases con cabe

Las oraciones con cabe que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar cabe en una frase. Se trata de ejemplos con cabe gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar cabe en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Qué otro recurso les cabe que negar, que sentirse asustados de su propio crimen por las consecuencias que él les acarrea en el concierto de la humanidad?

  • Además, sostuvo que en los actos de habla cabe diferenciar el acto locucionario (el hecho de decir algo), el acto ilocucionario (lo que el hablante hace al decir algo) y el perlocucionario (los efectos que se producen en la emisión).

  • Ahora bien, la ciencia parece contradecir a la moral, pues versa sobre leyes físicas en las que no cabe la libertad (se cumplen de un modo necesario).

  • Al acotar arcos o circunferencias, la línea principal de cota se puede colocar como un radio o un diámetro con la cifra de cota fuera si no cabe.

  • Al acotar arcos o circunferencias, la línea principal de cota se puede colocar como un radio o un diámetro con la cifra de cota fuera, si no cabe.

  • Al ir añadiendo vapor de agua a una determinada masa de aire, su humedad absoluta no puede aumentar indefinidamente, pues llega un momento en que ya no cabe más; entonces se dice que el aire está saturado.

  • Al mismo tiempo, la distinción de una idea implica que es tan precisa y diferente de todas las demás, que no cabe confundirla con ninguna otra.

  • Ante semejante diversidad, cabe preguntarse qué es lo que mantiene unida a una sociedad, es decir, cuáles son los principios de cohesión social.

  • Así pues, lo primero que cabe pensar es que se trata de una recreación de un despertador clásico.

  • Así, la tecnología se relaciona también con lo sensorial (ha de resultar cómoda en su uso), con lo estético (tiene que ser, en lo posible, agra-dable y proporcionada en sus formas) y con lo vital (facilita el logro de posibilidades antes impensables en salud, fuerza o flexibilidad).Entre los valores humanos íntimamente relacionados con la tecnolo-gía, cabe destacar el valor de «la unidad».

  • Aun en el caso de que todos mis pensamientos fueran erróneos, no cabe dudar de que exista un yo que formula esos pensamientos.

  • Aunque la creatividad artística es personal, cabe descubrir puntos en común entre las obras y los autores.

  • Cabe a fi rmar que no se opuso a la razón, sino a los excesos del racionalismo; tampoco se opuso a la vida, sino al vitalismo irracionalista que reducía la vida a vida instintiva.

  • Cabe a fi rmar que, con este método, Galileo vinculó el conocimiento sensible con las demostraciones necesarias.

  • Cabe decir, por ejemplo, que Dios es sabio y que lo es en grado máximo; por consiguiente, no es sabio como los hombres, sino que es la misma sabiduría in fi nita.

  • Cabe distinguir dos clases de imperativos: hipotéticos y categóricos.

  • Cabe preguntarse por qué el movimiento que cumple con la anterior ecuación es un movimiento periódico.

  • Cabe preguntarse si el ateísmo conduce hacia la liberación o hacia la desesperanza.

  • Distinguió entre las sociedades totalitarias o cerradas —consideradas perfectas e incompatibles con la libertad; por tanto, no se pueden reformar— y las sociedades abiertas —imperfectas, pero en las que cabe mejora a través de reformas democráticas —. Fragmento de La sociedad abierta y sus enemigos.

  • El fi lósofo de Königsberg estimó que las categorías son condiciones necesarias para el conocimiento de los fenómenos empíricos, pues solo mediante ellas cabe uni fi car la pluralidad de las intuiciones sensibles.

  • El suelo es y seguirá siendo en un futuro previsible la base de la producción alimentaria, pero cabe pre guntarse si bastará para alimentar una población dos veces mayor que la existente a partir de la próxima generación.

  • El único criterio, según el positivismo lógico, es el principio de verificación: solo es posible conocer el signi fi cado de una proposición si se sabe cómo se puede veri fi car, es decir, si cabe determinar qué es lo que permite que la percibamos como verdadera (su valor de verdad).

  • En cambio, si hay un buen qué, se puede aguantar cualquier cómo: siempre cabe encontrar razones para enfrentarse a lo arduo.

  • En cualquier caso, no cabe duda de que la globalización y las tecnologías de la comunicación del mundo actual están teniendo una repercusión directa en toda la producción artística contemporánea y en la forma en que esta puede llegar a todo el mundo (piénsese en las posibilidades que ofrece Internet, por ejemplo).

  • En esta moral solo cabe el imperativo categórico, que es absoluto e incondicionado.

  • En la reproducción sexual cabe resaltar que las esponjas son hermafroditas, es decir, un mismo individuo produce gametos masculinos y femeninos.

  • En resumen, cabe afirmar lo siguiente: • El margen de incertidumbre de una medición es un intervalo entre cuyos extremos se encuentra la cantidad medida.

  • En un sabio no cabe duda acerca de esto.

  • Entre las cuestiones más importantes que se plantea, cabe destacar dos: la existencia de Dios y el problema de los universales.

  • Entre las reclamaciones principales cabe destacar: a El regreso de Carlos a España.

  • Entre los diversos fines, cabe destacar: • Evaluación de recursos naturales, sus límites de uso y su capa cidad de renovación.

  • Es el asunto más general en el que cabe enmarcar el texto, frecuentemente sintetizado en una sola palabra.

  • Estas tienen valor en sí mismas y son seres dotados de libertad, por lo que no cabe reducirlas a meros instrumentos.

  • Existen múltiples puntos de vista —modos de vida— entre los que no cabe el acuerdo.

  • Finalmente, cabe añadir que el planteamiento orteguiano sobre la vida estuvo muy relacionado con las corrientes vitalistas europeas, cuyo máximo exponente fue Nietzsche.

  • La ciencia en el mundo antiguo y medieval Ya en Babilonia y Egipto se dieron algunos avances que cabe calificar como «científicos»: los babilonios fueron pacientes escrutadores de los cielos y recogieron meticulosamente el resultado de sus observaciones en registros de los que se beneficiaron después muchos astrónomos.

  • La conmoción existencial La costumbre y una vida absorbida por metas inmediatas y pragmáticas pueden sumirnos en una especie de anestesia en la que no cabe el asombro ni, por tanto, los interrogantes.

  • Las ideas de Kant acerca de la sociedad, el derecho y la política, se hallan en Metafísica de las costumbres y en varios ensayos, entre los que cabe resaltar Sobre la paz perpetua .

  • Lo mismo cabe decir de los demás motivos, que reproducen sus formas reales con un considerable detalle, aunque sin llegar a la minuciosidad de la pintura flamenca, entre otras razones porque la técnica aquí empleada, el fresco, no ofrece las mismas posibilidades que el óleo.

  • Mediante la razón podemos examinar las circunstancias de una acción concreta, pero una vez hecho este análisis, solo cabe experimentar un sentimiento de alabanza o censura, a consecuencia del cual cabe decir que esa acción es meritoria o delictiva.

  • No cabe duda de que pueden sufrir magulladuras, pero se sentirán más alegres que si se los mantiene encadenados.

  • No cabe, por lo tanto, el relativismo que promovían los so fi stas, porque todo el mundo puede conocerlas como son en sí, mediante la razón, con independencia de lo que cada uno pueda entender.

  • Observa el procedimiento para medir el volumen de un objeto que no cabe en la probeta.

  • Pensadores humanistas Es amplísimo el conjunto de pensadores que, de una u otra manera, se pueden considerar humanistas: hay fi lósofos, pero también cientí fi cos, poetas, ensayistas, etc. No obstante, cabe destacar a dos: Erasmo de Rotterdam y Juan Luis Vives.

  • Pero cabe destacar que la aportación de Bohr fue crucial para establecer el concepto de cuantización de la energía en el ámbito de la estructura de la materia.

  • Pero cabe preguntarse: ¿cuándo un móvil es lo suficientemente pequeño como para que podamos considerarlo un móvil puntual?

  • Pero como las leyes son expresión de la voluntad del pueblo entero, cabe decir que la soberanía consiste en el ejercicio de la voluntad general.

  • Pero, en algunos aspectos, ese mismo éxito de la ciencia también ha llevado a la idea de que, como podemos comprender los mecanismos del universo sin contar con Dios, cabe concluir con garantías que no hubo Dios alguno que diseñara y creara el universo (lo cual es una falacia, como podemos ver en la analogía siguiente).

  • Por eso, solo cabe la llamada teología negativa.

  • Por otro lado, también cabe citar las críticas al neodarwinismo realizadas desde el campo de las matemáticas y las basadas en el registro fósil.

  • Por un lado, cabe mencionar el realismo político de Nicolás Maquiavelo y, por otro, el género de las utopías, mediante el que se trata de responder a problemas sociales y políticos concretos a través de relatos fi cticios sobre lugares ideales, como la Utopía de Tomás Moro.

  • Si el cuerpo que queremos medir no cabe en la probeta, entonces se utiliza un método indirecto.

  • Si las galaxias se están alejando cada vez más, cabe pensar que en algún momento anterior estuvieron más juntas.

  • Si queremos representarla con las medidas reales, no nos cabe.

  • Sin embargo, cabe señalar algunas ideas recurrentes en su obra.

  • Solo cabe al negar la relación necesaria del efecto respecto a la causa —principio de causalidad—, solo puede haber evidencia de que una cosa o una acción ha prece determinar mediante la observación.

  • Tal vez sea una afirmación exagerada, pero no cabe duda de que su figura destaca notablemente.

  • También cabe destacar la gran solubilidad del nitrato de plata.

  • También cabe la posibilidad de que otras especies colonicen las áreas quemadas (especies colonizadoras), en las que encuentran sus condiciones óptimas.

  • También cabe recordar que un conflicto suele tener dos caras, como la luna: la iluminada y la oscura.

  • También los hijos demandan esa exclusividad: no cabe sustituir plenamente a los padres por otras personas (las que, por ejemplo, aparecen tras una ruptura).